Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

Lecciones que aprendo de la Biblia

LECCIÓN 8

Abrahán y Sara obedecen a Dios

Abrahán y Sara obedecen a Dios

No muy lejos de Babel había otra ciudad, que se llamaba Ur. Allí la gente no adoraba a Jehová, sino a muchos otros dioses. Pero había un hombre en Ur que sí adoraba a Jehová, su nombre era Abrahán.

Jehová le dijo a Abrahán: “Deja tu casa y a tus familiares, y ve al lugar que yo te mostraré”. Luego, Dios le prometió: “Te convertirás en una gran nación. Y por medio de ti haré cosas buenas para la gente de toda la tierra”.

Abrahán no sabía adónde lo quería enviar Jehová, pero confiaba en él. Abrahán; su esposa, Sara; su padre, Taré, y su sobrino Lot obedecieron a Dios. Prepararon sus cosas y empezaron el largo viaje.

Abrahán tenía 75 años cuando él y su familia llegaron a la tierra que Jehová quería que vieran. El lugar se llamaba Canaán. Allí, Jehová le hizo esta promesa: “Toda esta tierra que ves, voy a dársela a tus hijos”. Pero Abrahán y Sara ya eran mayores y no tenían hijos. Así que ¿cómo cumpliría Jehová su promesa?

“Por su fe, Abrahán obedeció [...] y salió hacia un lugar que iba a recibir como herencia. Salió aunque no sabía adónde iba” (Hebreos 11:8).