Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

Resúmenes del libro ¿Qué nos enseña la Biblia?

15. El modo correcto de adorar a Dios

15. El modo correcto de adorar a Dios

1 SOLO HAY UNA RELIGIÓN VERDADERA

“Angosta es la puerta y estrecho el camino que conduce a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:14).

¿Por qué sabemos que Dios no acepta todas las religiones?

  • Mateo 7:21-23

    Dios no acepta las religiones que no hacen lo que él quiere.

  • Mateo 7:13, 14

    La religión verdadera nos lleva a la vida eterna. La religión falsa nos lleva a la destrucción eterna.

  • Mateo 7:16, 17

    Podemos saber cuál es la religión verdadera por los resultados que produce. No hace falta investigar todas las religiones, basta con estudiar lo que dice la Biblia.

2 HAY UNA MANERA CORRECTA DE ADORAR A DIOS

  • 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Timoteo 3:16, 17

    Crea y enseñe solo lo que dice la Biblia.

  • Mateo 4:10; Juan 17:6

    Adore a Jehová y use su nombre.

  • Juan 13:35

    Ame a los que también sirven a Dios.

  • Juan 3:36; Hechos 4:12

    Obedezca a Jesús. Dios nos salva por medio de Jesús.

  • Juan 18:36; Hechos 5:29

    No se meta en temas políticos.

  • Mateo 6:10; 24:14

    Enseñe a otras personas que el Reino de Dios es la única solución a nuestros problemas.

3 HAY QUE HACER LO QUE DIOS DICE

¿Qué debe hacer usted para que Dios acepte su adoración?

  • Santiago 2:19

    No basta con creer en Dios. Hay que obedecer lo que dice Jehová en la Biblia.

  • Isaías 52:11; Revelación (Apocalipsis) 17:5

    La religión falsa o “Babilonia la Grande” enseña a las personas a adorar a Dios de una manera que él no quiere. Por ejemplo, algunas enseñanzas falsas son la Trinidad, la inmortalidad del alma y el infierno.

  • Revelación 18:4, 8

    Jehová pronto destruirá todas las religiones falsas. Usted debe rechazar todo lo que se relacione con la adoración falsa.

  • Marcos 10:28-30

    Puede que otros se opongan a que usted sirva a Jehová, pero él nunca lo abandonará.