Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

La Biblia y su mensaje

 SECCIÓN 21

Jesús resucita

Jesús resucita

Jesús se aparece a sus discípulos para animarlos y darles nuevas instrucciones

AL TERCER día de haber muerto Cristo, varias discípulas suyas fueron a la tumba y la hallaron abierta. Alguien había retirado la piedra que tapaba la entrada, y la tumba estaba vacía.

Entonces aparecieron dos ángeles. Uno de ellos les informó: “Ustedes buscan a Jesús el Nazareno [...]. Fue levantado” (Marcos 16:6). De inmediato, las mujeres corrieron a contárselo a los apóstoles. En el camino se encontraron con Jesús, quien les dijo: “¡No teman! Vayan, informen a mis hermanos, para que se vayan a Galilea; y allí me verán” (Mateo 28:10).

Más tarde, mientras dos discípulos iban de Jerusalén a Emaús, un desconocido se les acercó y les preguntó de qué hablaban. Era el propio Jesús, pero no lo reconocieron porque había adoptado una apariencia distinta. Respondieron con tristeza que venían hablando de su Maestro, y el hombre se puso a explicarles todo lo que las Escrituras decían sobre el Mesías. En realidad, Jesús había cumplido hasta el último detalle de las profecías mesiánicas. * Cuando se dieron cuenta de que hablaban con Cristo, quien ahora era un espíritu, este desapareció.

Los dos discípulos volvieron a Jerusalén y fueron a ver a los apóstoles, que se hallaban reunidos a puerta cerrada. Mientras contaban lo sucedido, todos los presentes se quedaron atónitos al ver a Jesús aparecerse de nuevo. “[¿]Por qué se suscitan dudas en su corazón?”, les preguntó. Y añadió: “Está escrito que el Cristo sufriría y se levantaría de entre los muertos al tercer día” (Lucas 24:38, 46).

Durante cuarenta días, Jesús fue visto varias veces. En cierta ocasión, lo vieron más de quinientas personas. Tal vez fue en ese momento cuando encomendó a sus seguidores esta importante misión: “Vayan [...] y hagan discípulos de gente de todas las naciones, [...] enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas” (Mateo 28:19, 20).

La última vez que se reunió con sus once apóstoles fieles les prometió: “Recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes, y serán testigos de mí [...] hasta la parte más distante de la tierra” (Hechos 1:8). A continuación comenzó a subir al cielo, y una nube fue ocultándolo de la vista de todos.

(Basado en el capítulo 28 de Mateo, el capítulo 16 de Marcos, el capítulo 24 de Lucas, los capítulos 20 y 21 de Juan y 1 Corintios 15:5, 6.)

^ párr. 6 Hallará ejemplos de profecías mesiánicas cumplidas por Jesús en la sección 14, la sección 15 y la sección 16 de este folleto, así como en la sección “Jesucristo, el Mesías prometido” en el apéndice del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?