Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

lengua de señas ecuatoriana

La Biblia y su mensaje

 SECCIÓN 2

Expulsados del Paraíso

Expulsados del Paraíso

Un ángel rebelde convence a Adán y Eva para que desobedezcan a Dios. Aparecen el pecado y la muerte

MUCHO antes de que existieran los seres humanos, Dios creó a los ángeles, unos espíritus invisibles. Uno de ellos —al que luego se llamó Satanás o el Diablo— se rebeló y engañó a Eva para que comiera del único árbol que Dios había prohibido.

Satanás hizo que una serpiente le hablara a Eva y le diera a entender que ella y su esposo se estaban perdiendo algo bueno por culpa de Dios. También le dijo que si comían del fruto prohibido no morirían; de este modo insinuó que Dios les había mentido. El Diablo les pintó la situación de color de rosa, afirmando que si desobedecían a Dios conseguirían un conocimiento especial y podrían hacer lo que quisieran. Pero todo era una gran mentira: la primera de la historia. En realidad, aquel impostor estaba planteando las siguientes cuestiones: ¿Tiene Dios el derecho de gobernar el universo? ¿Son justas sus normas? ¿Conviene obedecerlas?

Eva cayó en la trampa. Comenzó a desear el fruto, y terminó comiendo de él. Luego se lo ofreció a su esposo, y él también lo probó. Aunque pareciera algo sin importancia, aquello fue un acto de rebelión, un pecado. Ellos sabían exactamente lo que hacían: estaban rechazando la autoridad de su Creador, quien les había dado todo lo que tenían, incluso su vida perfecta.

“Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón.” (Génesis 3:15)

Dios pidió cuentas a los rebeldes por lo que habían hecho. Primero predijo que, en el futuro, un enviado suyo —la Descendencia prometida— destruiría a la serpiente, o sea, a Satanás. Después condenó a muerte a Adán y Eva, pero tuvo misericordia de los hijos que ellos tendrían y aplazó la ejecución. ¿Qué esperanza tendrían estos? Jehová prometió que su enviado borraría las trágicas consecuencias de la rebelión de Edén. Pero ¿quién sería este Salvador, y cómo cumpliría el propósito para el cual Dios lo enviaría? La respuesta fue aclarándose con el paso del tiempo, a medida que fue escribiéndose la Biblia.

Finalmente, Dios echó del Paraíso a Adán y Eva. Fuera del jardín, tendrían que ganarse el sustento trabajando la tierra con muchísimo esfuerzo. Fue entonces cuando Eva dio a luz a su primer hijo, Caín. Más tarde, Adán y Eva tuvieron más hijos e hijas, entre ellos Abel, y también Set, antepasado de Noé.

(Basado en los capítulos 3 a 5 de Génesis y Revelación 12:9.)