NUESTRA VIDA CRISTIANA

“Pablo dio gracias a Dios y cobró ánimo”

“Pablo dio gracias a Dios y cobró ánimo”

Cuando los hermanos de la congregación de Roma se enteraron de que Pablo estaba de camino, algunos de ellos viajaron unos 64 kilómetros (40 millas) para encontrarse con él. ¿Qué efecto tuvo en Pablo esta expresión de amor abnegado? Al verlos, “dio gracias a Dios y cobró ánimo” (Hch 28:15). Aunque normalmente era Pablo quien animaba a las congregaciones, en esta ocasión era él quien necesitaba que lo animaran, porque estaba preso (2Co 13:10).

En la actualidad, los superintendentes de circuito visitan las congregaciones para animar a los hermanos. A veces, como nos pasa a todos, ellos también están cansados, preocupados o desanimados. ¿Qué podemos hacer para animar al superintendente de circuito y a su esposa, y lograr así que sus visitas sean un verdadero “intercambio de estímulo”? (Ro 1:11, 12).

  • Apoyar las reuniones para salir a predicar. Al superintendente de circuito le anima mucho ver los sacrificios que hacemos para apoyar esa semana especial (1Te 1:2, 3; 2:20). Intentemos hacer el precursorado auxiliar durante el mes de la visita. ¿Podríamos hacer planes para predicar con el superintendente de circuito o con su esposa, o para que nos acompañen a dar un curso de la Biblia? No piense que usted lleva muy poco tiempo predicando o que no lo hace bien, a ellos les gusta salir con todos los publicadores de la congregación.

  • Ser hospitalarios. ¿Podríamos alojarlos en casa o invitarlos a comer? Esta es una buena manera de demostrarles que los queremos. Además, ellos no esperan nada muy elaborado (Lu 10:38-42).

  • Escuchar sus consejos y ponerlos en práctica. El superintendente de circuito nos ayuda con cariño a servir mejor a Jehová. Puede que a veces tenga que aconsejarnos con firmeza (1Co 5:1-5). Si somos obedientes y sumisos, realizará su labor con alegría (Heb 13:17).

  • Darles las gracias. Dígales al superintendente de circuito y a su esposa cuánto le ha animado lo que han hecho por usted. Puede decírselo en persona o mediante una tarjeta o una nota (Col 3:15).