Ir al contenido

Ir al índice

 B1

El mensaje de la Biblia

CAMBIAR VISTA

Jehová tiene el derecho de gobernar. Su forma de gobernar es la mejor. Tiene un propósito para la tierra y la humanidad, y lo cumplirá sin falta.

Después del año 4026 a.e.c.

“La serpiente” pone en duda el derecho que tiene Jehová de gobernar y su forma de hacerlo. Jehová promete que, un día, una “descendencia” o “simiente” aplastará a la serpiente, Satanás (Génesis 3:1-5, 15; nota). Pero por un tiempo permite que los seres humanos se gobiernen a sí mismos bajo la influencia de Satanás.

Año 1943 a.e.c.

Jehová le garantiza a Abrahán que uno de sus descendientes será la “descendencia” prometida (Génesis 22:18).

Después del año 1070 a.e.c.

Jehová le asegura al rey David, y luego a su hijo Salomón, que la “descendencia” prometida saldrá de su familia (2 Samuel 7:12, 16; 1 Reyes 9:3-5; Isaías 9:6, 7).

Año 29 e.c.

Jehová revela que Jesús es la “descendencia” prometida y el heredero del trono de David (Gálatas 3:16; Lucas 1:31-33; 3:21, 22).

 Año 33 e.c.

Satanás, la serpiente, hace que asesinen a Jesús, y así le causa una herida temporal a la “descendencia” prometida. Jehová resucita a Jesús, lo devuelve a los cielos y acepta el valor de su vida perfecta. Con esto último sienta las bases para perdonar los pecados y para que los descendientes de Adán puedan vivir eternamente (Génesis 3:15; Hechos 2:32-36; 1 Corintios 15:21, 22).

Alrededor del año 1914 e.c.

Jesús arroja a la tierra a la serpiente, Satanás, y la obliga a permanecer allí por un poco de tiempo (Apocalipsis 12:7-9, 12).

Futuro

Jesús encierra por 1.000 años a Satanás y finalmente lo destruye. De esta manera le aplasta simbólicamente la cabeza. Entonces se cumple el propósito original para la tierra y la humanidad, el nombre de Dios por fin queda limpio de toda acusación y también queda demostrado que su forma de gobernar es la mejor (Apocalipsis 20:1-3, 10; 21:3, 4).