Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

¿Quiénes hacen la voluntad de Jehová en nuestros días?

LECCIÓN 10

¿Qué es la adoración en familia?

¿Qué es la adoración en familia?

Corea del Sur

Brasil

Australia

Guinea

Desde la antigüedad, Jehová ha querido que los miembros de las familias pasen tiempo juntos a fin de fortalecer su espiritualidad y los lazos que los unen (Deuteronomio 6:6, 7). Por esta razón, los testigos de Jehová reservamos una porción de tiempo cada semana para adorar a Dios en familia analizando, en un ambiente informal, cuestiones espirituales que se adapten a las necesidades de cada cual. Incluso quienes viven solos pueden emplear bien ese momento que le dedican a Dios investigando algún tema bíblico de su elección.

Una oportunidad para acercarse más a Jehová. “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.” (Santiago 4:8.) Conocemos mejor a Jehová cuando aprendemos acerca de su personalidad y sus actos en las páginas de su Palabra. Una manera sencilla de iniciar su estudio en familia es leyendo la Biblia en voz alta, quizás siguiendo el programa semanal de la reunión Vida y Ministerio. Cada uno puede leer una porción; luego todos comentan las cosas que han aprendido de las Escrituras.

Una oportunidad para estrechar el vínculo familiar. Los esposos y las esposas, así como los padres y los hijos, profundizan sus lazos cuando estudian la Biblia juntos. Esta ocasión debe ser de felicidad y sosiego, una que todos esperen. Tal vez los padres deseen analizar temas prácticos tomados de La Atalaya y ¡Despertad! o del sitio jw.org, según las edades de los hijos. O quizás quieran abordar alguna dificultad a la que estos se enfrenten en la escuela y la manera de resolverla. ¿Y qué tal ver un programa de JW Broadcasting y comentarlo en familia? También pueden practicar las canciones que se entonarán en las reuniones y disfrutar de un refrigerio al final.

El tiempo especial que dedicamos cada semana a adorar a Jehová juntos contribuye a que su Palabra sea un deleite para toda la familia, y él recompensará con creces nuestros esfuerzos (Salmo 1:1-3).

  • ¿Por qué reservamos un tiempo para adorar a Dios en familia?

  • ¿Qué pueden hacer los padres para que esta ocasión sea del agrado de todos?