Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Mi libro de historias bíblicas

 HISTORIA 86

Siguen una estrella

Siguen una estrella

¿PUEDES ver la brillante estrella señalada por uno de estos hombres? Cuando ellos salieron de Jerusalén, la estrella apareció. Ellos vienen del Oriente, y estudian las estrellas. Creen que esta nueva estrella los lleva a alguien importante.

Cuando los hombres llegaron a Jerusalén, preguntaron: ‘¿Dónde está el niño que va a ser rey de los judíos?’ “Judíos” es otro nombre para israelitas. ‘Vimos primero su estrella en el Oriente,’ dicen los hombres, ‘y venimos a adorarlo.’

Cuando Herodes, rey en Jerusalén, supo esto, se agitó. Él no quería que otro rey tomara el lugar de él. Así que preguntó a los sacerdotes principales: ‘¿Dónde nacerá el rey prometido?’ Ellos contestaron: ‘La Biblia dice que en Belén.’

Así que Herodes dijo a los hombres del Oriente: ‘Busquen al niñito. Cuando lo encuentren, déjenmelo saber. Yo también quiero ir a adorarlo.’ ¡Pero en realidad Herodes quería matar al niño!

Entonces la estrella se mueve delante de los hombres hasta Belén, y se detiene sobre el lugar donde está el niño. Cuando los hombres entran en la casa, encuentran a María y al pequeño Jesús. Dan regalos a Jesús. Pero después Jehová les advierte en un sueño que no vuelvan a Herodes. Por eso se van a su propio país por otro camino.

Cuando Herodes oye que los hombres se han ido, se enoja mucho. Manda matar a los nenes de Belén de dos años de edad y menos. Pero Jehová le da aviso a José antes en un sueño, y José se va con su familia a Egipto. Después, cuando José oye que Herodes ha muerto, lleva a María y Jesús de vuelta a Nazaret. Es aquí en Nazaret donde Jesús crece.

¿Quién crees que hizo que aquella nueva estrella brillara? Recuerda, los hombres fueron primero a Jerusalén al ver aquella estrella. Satanás el Diablo quería matar al Hijo de Dios, y sabía que el rey Herodes de Jerusalén trataría de matarlo. Así que Satanás tiene que haber hecho que aquella estrella brillara.

Mateo 2:1-23; Miqueas 5:2.