Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Mi libro de historias bíblicas

 HISTORIA 65

El reino se divide

El reino se divide

¿SABES por qué este hombre está rompiendo en pedazos este vestido? Jehová le dijo que hiciera eso. Este es Ahías el profeta de Dios. ¿Sabes lo que es un profeta? Es alguien a quien de antemano Dios le dice lo que va a pasar.

Aquí Ahías está hablando con Jeroboán. Jeroboán es un hombre a quien Salomón le encargó hacer parte de su trabajo de construcción. Cuando Ahías se encuentra con Jeroboán aquí en el camino, hace una cosa rara. Se quita el vestido nuevo que lleva y lo parte en 12 pedazos. Le dice a Jeroboán: ‘Toma 10 pedazos para ti.’ ¿Sabes por qué le da 10 pedazos a Jeroboán?

Ahías explica que Jehová le va a quitar el reino a Salomón. Dice que Dios le va a dar 10 tribus a Jeroboán. Esto quiere decir que solo quedarán dos tribus para que Roboam el hijo de Salomón las gobierne.

Cuando Salomón oye lo que Ahías le ha dicho a Jeroboán, se enoja mucho. Trata de matar a Jeroboán, pero éste huye a Egipto. Después, Salomón muere. Fue rey por 40 años, pero ahora su hijo Roboam es rey. En Egipto Jeroboán oye que Salomón ha muerto, de modo que vuelve a Israel.

Roboam no es buen rey. Es más cruel con la gente de lo que había sido su padre Salomón. Jeroboán y otros hombres importantes van a ver a Roboam y le piden que sea mejor con la gente. Pero él no escucha. Hasta se hace más cruel que antes. Por eso la gente pone a gobernar como rey sobre 10 tribus a Jeroboán, pero las dos tribus de Benjamín y Judá siguen teniendo a Roboam como rey.

Jeroboán no quiere que su pueblo vaya a Jerusalén a adorar en el templo de Jehová. Por eso hace dos becerros de oro y hace que la gente del reino de 10 tribus los adore. Pronto el país se llena de delito y violencia.

También hay dificultades en el reino de las dos tribus. Menos de cinco años después que Roboam llega a ser rey, el rey de Egipto viene a pelear contra Jerusalén. Se lleva muchos tesoros del templo de Jehová. Así que el templo no queda por mucho tiempo como al principio.

1 Reyes 11:26-43; 12:1-33; 14:21-31.