Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Mi libro de historias bíblicas

 HISTORIA 60

Abigaíl y David

Abigaíl y David

¿CONOCES a la bella joven que viene a ver a David? Se llama Abigaíl. Ella sabe pensar bien, y evita que David haga algo malo. Pero antes de ver qué fue, vamos a ver lo que le ha estado pasando a David.

Después que David huye de Saúl, se esconde en una cueva. Sus hermanos y el resto de su familia vienen a donde él. Unos 400 hombres vienen a él, y David llega a ser su líder. David va entonces a donde el rey de Moab y dice: ‘Por favor, deja que mi padre y mi madre se queden contigo hasta que yo vea lo que me pasa.’ Después, David y sus hombres empiezan a esconderse en los montes.

Tiempo después, David conoce a Abigaíl. El esposo de ella, Nabal, es un hombre rico que tiene muchas tierras. Tiene 3.000 ovejas y 1.000 cabras. Nabal es cruel. Pero su esposa Abigaíl es muy bonita. También, sabe hacer lo que es correcto. Una vez hasta salva a su familia. Vamos a ver cómo.

David y sus hombres han sido bondadosos con Nabal. Han ayudado a proteger sus ovejas. Un día David envía a sus hombres a pedirle un favor a Nabal. Ellos llegan a donde está Nabal mientras él y sus ayudantes recortan lana de las ovejas. Es un día de fiesta, y Nabal tiene muchas cosas de comer buenas. Así que los hombres de David dicen: ‘Hemos sido buenos contigo. No te hemos robado ninguna oveja, pero te ayudamos a cuidarlas. Por favor, ahora danos algún alimento.’

‘No voy a dar alimento a hombres como ustedes,’ dice Nabal. Habla con crueldad, y dice cosas malas acerca de David. Cuando los hombres le dicen esto a David, él se enoja mucho. ‘¡Pónganse las espadas!’ les dice. Y salen a matar a Nabal y sus hombres.

Uno de los hombres de Nabal, al oír las palabras crueles de Nabal, le dice a Abigaíl lo que ha pasado. Enseguida Abigaíl prepara algún alimento, lo pone sobre unos asnos y sale. Cuando se encuentra con David, se baja de su asno, se inclina y dice: ‘Por favor, señor, no prestes atención a mi esposo Nabal. Él es tonto, y hace cosas tontas. Aquí tienes un regalo. Acéptalo, por favor, y perdónanos lo que ha pasado.’

‘Eres sabia,’ contesta David. ‘Has evitado que yo mate a Nabal en pago por su crueldad. Vuelve a tu casa ahora en paz.’ Después, cuando Nabal muere, Abigaíl llega a ser una de las esposas de David.

1 Samuel 22:1-4; 25:1-43.