Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Mi libro de historias bíblicas

 HISTORIA 42

Un asna habla

Un asna habla

¿HAS oído alguna vez de un asno que hable? ‘No,’ dirás. ‘Los animales no hablan.’ Pero la Biblia dice que un asna habló. Vamos a ver cómo pasó eso.

Los israelitas están casi listos para entrar en la tierra de Canaán. Balac, el rey de Moab, teme a los israelitas. Por eso, manda a buscar a un hombre listo llamado Balaam para que venga y maldiga a los israelitas. Le promete mucho dinero, así que Balaam sube sobre su asna y sale a ver a Balac.

Jehová no quiere que Balaam maldiga a Su pueblo. Por eso, envía a un ángel con una espada larga para que se pare en el camino y detenga a Balaam. Balaam no puede ver al ángel, pero su asna lo ve. El asna sigue tratando de alejarse del ángel, y finalmente se acuesta en el camino. Balaam se enoja mucho, y la golpea con un palo.

Entonces Jehová hace que Balaam oiga que el asna le habla. ‘¿Qué te he hecho para que me des golpes?’ le pregunta el asna.

‘Has hecho que yo parezca un tonto,’ le dice Balaam. ‘¡Si tuviera una espada, te mataría!’

‘¿Te he tratado así antes?’ pregunta el asna.

‘No,’ contesta Balaam.

Entonces Jehová deja que Balaam vea al ángel con la espada parado en el camino. El ángel dice: ‘¿Por qué has golpeado a tu asna? He venido a cerrarte el camino, porque no debes ir a maldecir a Israel. Si tu asna no te hubiera apartado de mí, yo te hubiera matado, pero no hubiera hecho daño a tu asna.’

Balaam dice: ‘He pecado. No sabía que estabas en el camino.’ El ángel deja ir a Balaam, y Balaam sigue para ver a Balac. Todavía trata de maldecir a Israel, pero Jehová le hace bendecir a Israel tres veces.

Números 21:21-35; 22:1-40; 23:1-30; 24:1-25.