Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

¿Qué enseña realmente la Biblia?

APÉNDICE

¿Qué es “Babilonia la Grande”?

¿Qué es “Babilonia la Grande”?

EL LIBRO de Revelación, o Apocalipsis, contiene expresiones que no deben entenderse al pie de la letra (Revelación 1:1). Por ejemplo, habla de una prostituta que lleva escrito en la frente el nombre “Babilonia la Grande”. También dice que se sienta sobre “muchedumbres y naciones” (Revelación 17:1, 5, 15). Eso no podría hacerlo ninguna mujer de carne y hueso, de modo que Babilonia la Grande tiene que ser un símbolo. La cuestión es: ¿qué representa?

En Revelación 17:18 se explica que es “la gran ciudad que tiene un reino sobre los reyes de la tierra”. La palabra “ciudad” nos hace pensar en un grupo organizado de personas. Además, esta “gran ciudad” controla a “los reyes de la tierra”. Por lo tanto, Babilonia la Grande tiene que ser una organización que ejerza una gran influencia por todo el planeta. Bien puede decirse que es un imperio mundial. Pero ¿de qué clase? Se trata de un imperio religioso. Veamos cómo nos llevan a esta conclusión algunos pasajes del libro de Revelación.

Los imperios pueden ser de tipo político, comercial o religioso. Sabemos que Babilonia la Grande no puede ser un imperio político porque la Palabra de Dios dice que “los reyes de la tierra [los sistemas políticos de este mundo] cometieron fornicación” con ella. El que cometa fornicación con los gobernantes de la Tierra simboliza que hace alianzas con ellos. Es comprensible, por lo tanto, que se la llame “la gran ramera” (Revelación 17:1, 2; Santiago 4:4).

La Biblia dice que cuando esta mujer sea destruida, lo lamentarán los “comerciantes [...] de la tierra”, o sea, el sistema mercantil. Así, queda claro que Babilonia la Grande no es un imperio comercial. De hecho, los textos bíblicos indican que tanto los reyes como los comerciantes se quedarán mirándola desde “lejos” (Revelación 18:3, 9, 10, 15-17). Por lo tanto, es lógico concluir que Babilonia la Grande no es un imperio ni político ni comercial, sino religioso.

Hay otra prueba de que se trata de un imperio religioso: se afirma expresamente que engaña a las naciones con su “práctica espiritista” (Revelación 18:23). Todas las variedades de espiritismo tienen su origen en la religión y en los demonios. Por eso no sorprende que la Biblia llame a Babilonia la Grande “lugar de habitación de demonios” (Revelación 18:2; Deuteronomio 18:10-12). Además, vemos que este imperio se opone con empeño a la religión verdadera, pues persigue a los “profetas” y a los “santos” (Revelación 18:24). Tanto odia a la religión verdadera, que persigue con violencia a “los testigos de Jesús” y llega a matarlos (Revelación 17:6). No cabe duda: Babilonia la Grande representa el imperio mundial de la religión falsa, el cual incluye a todas las religiones opuestas a Jehová Dios.