Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

¿Qué enseña realmente la Biblia?

 CAPÍTULO 18

El bautismo y nuestra relación con Dios

El bautismo y nuestra relación con Dios
  • ¿Cómo se realiza el bautismo cristiano?

  • ¿Qué pasos debe dar usted para poder bautizarse?

  • ¿Cómo se dedica alguien a Dios?

  • ¿Cuál es la principal razón para querer bautizarse?

1. ¿Por qué pidió un funcionario de Etiopía ser bautizado?

“¡MIRA! Agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?”, dijo un funcionario de la corte de Etiopía del siglo primero. Un cristiano llamado Felipe le acababa de demostrar con las Escrituras que Jesús era el Mesías prometido. Al funcionario le impresionó tanto lo que había aprendido que pidió ser bautizado (Hechos 8:26-36).

2. ¿Por qué debería pensar seriamente en el bautismo?

2 Si ha estudiado con detenimiento los anteriores capítulos de este libro con un testigo de Jehová, puede que usted también se sienta preparado para preguntar: “¿Qué impide que yo sea bautizado?”. Ya ha aprendido que la Biblia promete que los seres humanos vivirán para siempre en el Paraíso (Lucas 23:43; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). También conoce el verdadero estado en que se encuentran los muertos y la esperanza de la resurrección (Eclesiastés 9:5; Juan 5:28, 29). Probablemente lleva algún tiempo asistiendo a las reuniones de una congregación de los testigos de Jehová y ha visto que ellos practican la religión verdadera (Juan 13:35). Y más importante aún, es muy probable que haya comenzado a cultivar una relación personal con Jehová Dios.

3. a) ¿Qué mandato dio Jesús a sus seguidores? b) ¿Cómo se efectúa el bautismo cristiano?

3 ¿Cómo puede demostrar que desea servir a Dios? Jesús mandó a sus seguidores: “Vayan [...] y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos” (Mateo 28:19). El propio Jesús nos dio el ejemplo, pues él también se bautizó. Pero no lo rociaron con agua ni derramaron agua sobre su cabeza (Mateo 3:16). El verbo bautizar viene de una palabra griega que significa “sumergir”. Por lo tanto, el bautismo cristiano se realiza sumergiendo completamente a la persona en agua.

4. ¿Qué demuestra uno cuando se bautiza?

4 Todos los que quieran tener una buena relación con Jehová tienen que bautizarse. Cuando uno se bautiza, demuestra públicamente que desea servir a Dios y que disfruta haciendo la voluntad de él (Salmo 40:7, 8). No obstante, para poder bautizarse hay que dar varios pasos.

SE NECESITA CONOCIMIENTO Y FE

5. a) ¿Cuál es el primer paso para poder bautizarse? b) ¿Por qué son importantes las reuniones cristianas?

5 Usted ya ha comenzado a dar el primer paso. ¿Cómo? Adquiriendo conocimiento sobre Jehová Dios y Jesucristo, probablemente con un curso de estudio de la Biblia (Juan 17:3). Pero aún puede aprender más. Los cristianos desean que Dios “les llene del conocimiento exacto de su voluntad” (Colosenses 1:9). Las reuniones de los testigos de Jehová le pueden ayudar muchísimo en este sentido. Por eso es importante que no se las pierda (Hebreos 10:24, 25). Si asiste a las reuniones regularmente, aumentará su conocimiento de Dios.

Un paso importante para poder bautizarse es adquirir conocimiento exacto de la Palabra de Dios

6. ¿Cuánto debe saber de la Biblia para poder bautizarse?

6 Está claro que para poder bautizarse no tiene que aprenderse toda la Biblia. Sin embargo, recuerde que aunque el funcionario etíope tenía algunos conocimientos, necesitó que lo ayudaran a entender ciertas partes de las Escrituras (Hechos 8:30, 31). De igual modo, a usted aún le queda mucho por aprender. De hecho, jamás dejará de aprender cosas acerca de Dios (Eclesiastés 3:11). No obstante, para poder bautizarse debe conocer y aceptar al menos las enseñanzas básicas de la Biblia (Hebreos 5:12). Debe saber, por ejemplo, en qué estado se encuentran los muertos y qué importancia tiene el nombre de Dios y su Reino.

7. Al estudiar la Biblia, ¿qué debería llegar a tener usted?

7 Sin embargo, no basta solo con el conocimiento, pues “sin fe es imposible” ser del “agrado [de Dios]” (Hebreos 11:6). La Biblia cuenta lo que hicieron algunos habitantes de la antigua ciudad de Corinto: cuando escucharon lo que predicaban los cristianos, “empezaron a creer y a bautizarse” (Hechos 18:8). Es de esperar que ocurra algo parecido en su caso. Al estudiar la Biblia, usted debería llegar a tener fe plena en que es la Palabra inspirada de Dios. También debería llegar a tener fe en que Dios cumplirá sus promesas y en que puede salvarlo gracias al sacrificio de Jesús (Josué 23:14; Hechos 4:12; 2 Timoteo 3:16, 17).

HABLE DE LAS VERDADES DE LA BIBLIA

8. ¿Qué lo impulsará a hablar de lo que ha aprendido?

8 Cuanto más profunda sea su fe, más trabajo le costará callarse lo que ha aprendido (Jeremías 20:9). Verá cómo se siente impulsado a hablar de Dios y sus propósitos (2 Corintios 4:13).

La fe debería impulsarle a hablar de sus creencias

9, 10. a) ¿A quiénes podría comenzar a hablar de las verdades bíblicas? b) ¿Qué debe hacer si quiere participar en la predicación que realizan organizadamente los testigos de Jehová?

9 Para empezar, pudiera explicar con tacto algunas verdades bíblicas a sus familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo. Con el tiempo, es muy probable que quiera participar en la predicación que realizan organizadamente los testigos de Jehová. Cuando llegue ese momento, hable con toda confianza con el Testigo que le está enseñando la Biblia. Si él cree que usted reúne los requisitos para predicar públicamente, se harán los planes oportunos para que ustedes dos se reúnan con dos ancianos de la congregación.

10 Así conocerá mejor a algunos ancianos cristianos, los pastores del rebaño de Dios (Hechos 20:28; 1 Pedro 5:2, 3). Ellos se fijarán en si usted comprende las enseñanzas básicas de la Biblia y cree en ellas, si está viviendo de acuerdo con los principios divinos y si desea sinceramente ser testigo de Jehová. Si así es, le harán saber que reúne los requisitos para ser publicador no bautizado de las buenas nuevas, lo que le permitirá predicar públicamente.

11. ¿Qué cambios tal vez tengan que hacer algunas personas antes de poder predicar públicamente?

11 Por otra parte, a veces los ancianos observan que la persona debe hacer ciertos cambios en su vida para poder predicar públicamente. Por ejemplo, tal vez tenga que dejar alguna práctica que haya mantenido en secreto. Por eso, antes de pedir que se le nombre publicador no bautizado, es necesario que usted lleve una vida libre de pecados graves, como la inmoralidad sexual, la borrachera y el consumo de drogas (1 Corintios 6:9, 10; Gálatas 5:19-21).

ARREPENTIMIENTO Y CONVERSIÓN

12. ¿Por qué es necesario arrepentirse?

12 Para poder bautizarse, usted debe dar más pasos. El apóstol Pedro dijo: “Arrepiéntanse [...] y vuélvanse para que sean borrados sus pecados” (Hechos 3:19). Cuando alguien se arrepiente de verdad, lamenta sinceramente lo que ha hecho. Pero no son solo las personas que han llevado una vida inmoral las que deben mostrar arrepentimiento, sino también las que han llevado una vida relativamente limpia. ¿Por qué? Porque todos los seres humanos somos pecadores y necesitamos el perdón de Dios (Romanos 3:23; 5:12). Antes de estudiar la Biblia, usted no sabía cuál era la voluntad de Dios. Por tanto, no podía llevar una vida que estuviera totalmente de acuerdo con dicha voluntad, ¿no es cierto? Como ve, es necesario arrepentirse.

13. ¿Qué es la conversión?

13 Después del arrepentimiento viene la conversión. Cuando usted se convierte, ‘se vuelve’ del camino que ha seguido. En otras palabras, no solo lamenta lo que ha hecho, sino que abandona su estilo de vida anterior. Debe estar totalmente decidido a hacer lo que está bien a partir de ese momento. El arrepentimiento y la conversión son dos pasos que deben darse antes del bautismo.

DEDICACIÓN PERSONAL A DIOS

14. ¿Qué otro paso importante debe dar antes del bautismo?

14 Hay otro paso importante que debe dar antes del bautismo: dedicarse a Jehová Dios.

¿Ha hecho una oración para dedicarse a Dios?

15, 16. ¿Qué significa dedicarse a Dios, y qué nos impulsará a hacerlo?

15 La dedicación consiste en una oración sincera en la que uno le promete a Jehová que siempre le dará devoción solo a él (Deuteronomio 6:15). Pero ¿por qué querría alguien hacer un compromiso de esa clase? Pues bien, supongamos que un hombre le dice a una mujer que quiere conocerla mejor. Cuanto más la trata y más observa sus buenas cualidades, más atraído se siente hacia ella. Lo normal es que llegue un momento en que le proponga matrimonio. Claro, al casarse tendrá más responsabilidades. Pero el amor que siente por ella lo impulsará a dar ese paso tan importante.

16 Cuando llegamos a conocer y amar a Jehová, nos sentimos impulsados a servirle sin reservas, sin poner límites a nuestra adoración. La persona que desee seguir al Hijo de Dios, Jesucristo, tiene que ‘repudiarse a sí misma’ (Marcos 8:34). Nos repudiamos cuando nunca dejamos que nuestros propios deseos y metas nos impidan obedecer a Dios. Así pues, antes de bautizarse, usted debe haberse puesto como principal objetivo en su vida hacer la voluntad de Jehová (1 Pedro 4:2).

CÓMO SUPERAR EL MIEDO AL FRACASO

17. ¿Por qué no se deciden algunos a dedicarse a Dios?

17 Algunas personas no se deciden a dedicarse a Jehová porque temen dar un paso tan serio. Quizá les asuste la idea de que tengan que rendir cuentas a Dios como cristianos dedicados. Piensan que tal vez pudieran cometer algún error que decepcione a Jehová y que por eso es mejor no dedicarse a él.

18. ¿Qué lo impulsará a dedicarse a Jehová?

18 Cuando se profundice el amor que usted siente por Jehová, se sentirá impulsado a dedicarse a él y a esforzarse al máximo por cumplir con su dedicación (Eclesiastés 5:4). Después de dedicarse, sin duda querrá andar “de una manera digna de Jehová a fin de [agradarle] plenamente” (Colosenses 1:10). El amor a Dios hará que no le parezca muy difícil cumplir con su voluntad. Lo más probable es que esté de acuerdo con estas palabras del apóstol Juan: “Esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos”, es decir, no son una carga (1 Juan 5:3).

19. ¿Por qué no debe tener miedo de dedicarse a Dios?

19 Dios no exige que la persona que se dedique a él sea perfecta. Jehová conoce nuestras limitaciones y nunca espera que hagamos más de lo que podemos (Salmo 103:14). Él le dará a usted todo su apoyo, pues quiere que le vaya bien en la vida (Isaías 41:10). Puede estar seguro de que si confía en Jehová con todo su corazón, él “hará derechas [sus] sendas” (Proverbios 3:5, 6).

SIMBOLICE SU DEDICACIÓN BAUTIZÁNDOSE

20. Después de dedicarse a Jehová, ¿por qué no debe seguir siendo su dedicación un asunto privado?

20 Al pensar en lo que hemos analizado, tal vez decida dedicarse a Jehová en privado mediante una oración. Pero todos los que aman realmente a Dios deben dar un paso más: tienen que presentar “declaración pública para salvación” (Romanos 10:10). ¿Cómo se hace eso?

El bautismo indica que “morimos”, es decir, que abandonamos nuestro estilo de vida anterior, y comenzamos a vivir para hacer la voluntad de Dios

21, 22. ¿De qué maneras puede usted hacer “declaración pública” de su fe?

21 Dígale al coordinador del cuerpo de ancianos de su congregación que desea bautizarse. Él se encargará de que varios ancianos repasen con usted una serie de preguntas sobre las enseñanzas básicas de la Biblia. Si estos ancianos ven que reúne los requisitos para bautizarse, le dirán que puede hacerlo en la próxima asamblea. * Cuando se realizan los bautismos, suele pronunciarse un discurso en el que se explica el significado de este paso. Al final de dicho discurso, el orador hace dos preguntas sencillas a los candidatos al bautismo, y estos las contestan en voz alta. Esta es una manera de hacer “declaración pública” de la fe.

22 El bautismo es el paso que indica públicamente que usted se ha dedicado a Dios y ha pasado a ser testigo de Jehová. A los candidatos al bautismo se les sumerge por completo en agua para mostrar ante todos que se han dedicado a Jehová.

EL SIGNIFICADO DE SU BAUTISMO

23. ¿Qué significa bautizarse “en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo”?

23 Jesús dijo que sus discípulos se bautizarían “en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo” (Mateo 28:19). Esto significa que los que se van a bautizar reconocen la autoridad de Jehová Dios y Jesucristo (Salmo 83:18; Mateo 28:18). También reconocen la función del espíritu santo de Dios, es decir, de su fuerza activa (Gálatas 5:22, 23; 2 Pedro 1:21).

24, 25. a) ¿Qué simboliza el bautismo? b) ¿Qué pregunta hay que contestar?

24 Bautizarse es algo más que sumergirse en agua. Es un acto simbólico muy importante. El hecho de que usted se sumerja simbolizará que “muere”, es decir, que abandona su estilo de vida anterior. Y el que salga del agua indicará que a partir de ese momento vive para hacer la voluntad de Dios. Nunca deberá olvidar que se ha dedicado al propio Jehová Dios, y no a una obra, una causa, un ser humano o una organización. Su dedicación y su bautismo son el comienzo de una amistad íntima con Dios, de una estrecha relación con él (Salmo 25:14).

25 Pero el bautismo no garantiza la salvación. El apóstol Pablo escribió: “Sigan obrando su propia salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12). El bautismo es solo el comienzo. Ahora bien, surge la pregunta: ¿cómo podemos seguir unidos a Dios y permanecer en su amor? El último capítulo de este libro da la respuesta.

^ párr. 21 Normalmente, los bautismos tienen lugar en las diversas asambleas que celebran todos los años los testigos de Jehová.