Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Podemos ser amigos de Dios

 LECCIÓN 11

Rechacemos la religión falsa

Rechacemos la religión falsa

Satanás y sus demonios no quieren que sirvamos a Dios. Tratan de alejar de Dios a cuantas personas sea posible. ¿Cómo? Un modo de lograrlo es la religión falsa (2 Corintios 11:13-15). Una religión es falsa si no enseña la verdad de la Biblia. La religión falsa es como el dinero falso: puede parecer verdadera y no valer nada. Es más, puede traernos muchos problemas.

La falsedad religiosa no puede agradarle a Jehová, el Dios de la verdad. Cuando Jesús estuvo en la Tierra, los guías religiosos de aquel tiempo quisieron matarlo. Estos pensaban que su modo de adorar era el correcto. Decían: “Tenemos un solo Padre, Dios”. Pero ¿estuvo de acuerdo con eso Jesús? No. Él les respondió: “Ustedes proceden de su padre el Diablo” (Juan 8:41, 44). Hoy en día, muchas personas creen que están adorando a Dios, pero en realidad están sirviendo a Satanás y sus demonios (1 Corintios 10:20).

 Como un árbol podrido produce malos frutos, la religión falsa produce personas que hacen cosas malas. El mundo está lleno de problemas debido a las cosas malas que hace la gente. Hay inmoralidad, peleas, robos, opresión, asesinatos y violaciones. Muchas de las personas que hacen estas cosas tienen su religión, pero esta religión no los mueve a hacer lo que es bueno. No pueden ser amigos de Dios a no ser que dejen de hacer cosas malas (Mateo 7:17, 18).

La religión falsa enseña a la gente a orar a ídolos. Dios nos dice que no debemos orar a ídolos. Esto es razonable. ¿Nos gustaría que alguien nunca hablase con nosotros pero sí hablara con nuestra fotografía? ¿Podría ser esa persona nuestra amiga? No, no podría. Jehová quiere que las personas le hablen a él, no a una estatua ni a un cuadro sin vida (Éxodo 20:4, 5).

La religión falsa enseña que se puede matar a otras personas en tiempo de guerra. Jesús dijo que los amigos de Dios se amarían unos a otros. No matamos a las personas que amamos (Juan 13:35). Ni siquiera está bien que matemos a la gente mala. Cuando los enemigos de Jesús fueron a arrestarlo, él no dejó que sus discípulos lucharan para protegerlo (Mateo 26:51, 52).

La religión falsa enseña que las personas malas sufrirán en el infierno. Sin embargo, la Biblia enseña que el pecado lleva a la muerte (Romanos 6:23). Jehová es un Dios de amor. ¿Torturaría para siempre a la gente un Dios amoroso? Por supuesto que no. En el Paraíso habrá solo una religión, la religión que Jehová aprueba (Revelación 15:4). Todas las demás religiones que se basan en las mentiras de Satanás habrán desaparecido.