Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Podemos ser amigos de Dios

 LECCIÓN 2

Dios es el mejor amigo que podemos tener

Dios es el mejor amigo que podemos tener

Ser amigo de Dios es lo mejor que pudiera pasarle. Dios le enseñará cómo conseguir felicidad y seguridad; lo librará de muchas creencias equivocadas y hábitos que hacen daño. Escuchará sus oraciones. Le dará paz interior y confianza en sí mismo (Salmo 71:5; 73:28). Dios le ayudará cuando pase por momentos difíciles (Salmo 18:18). Además, Dios le ofrece el regalo de la vida eterna (Romanos 6:23).

Cuando nos acercamos a Dios, nos acercamos a los amigos de Dios. Los amigos de Dios llegarán a ser también amigos suyos. En realidad, serán para usted como hermanos. Se alegrarán de enseñarle acerca de Dios, le ayudarán y animarán.

No somos iguales a Dios. Al buscar la amistad de Dios, debemos entender algo importante: la amistad con Dios no es una amistad de igual a igual. Él tiene muchísimos más años que nosotros y es mucho más sabio y poderoso. Es el único que tiene el derecho de ser nuestro Gobernante. Por eso, si queremos ser amigos suyos, tenemos que escucharle y hacer lo que nos pide. Obedecer a Dios siempre será para nuestro bien (Isaías 48:18).