Jehová sabe librar a su pueblo

Jehová sabe librar a su pueblo

 Jehová sabe librar a su pueblo

“Jehová sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa.” (2 PED. 2:9)

¿POR QUÉ PODEMOS ESTAR SEGUROS DE ESTAS REALIDADES?

Jehová conoce el horario de los sucesos que cumplirán su propósito.

Jehová usará su poder para librar a su pueblo.

Jehová sabe cómo se desarrollarán los sucesos más trascendentales.

1. ¿Qué condiciones reinarán durante la “gran tribulación”?

CUANDO Dios ejecute su sentencia contra este sistema dominado por Satanás, lo hará de forma totalmente repentina (1 Tes. 5:2, 3). Durante “el gran día de Jehová”, este mundo se hundirá en el caos (Sof. 1:14-17). Las dificultades y privaciones estarán a la orden del día. De hecho, existirá una angustia “como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora” (léase Mateo 24:21, 22).

2, 3. a) ¿A qué situación se enfrentará el pueblo de Dios durante la “gran tribulación”? b) ¿Qué nos dará las fuerzas para soportar lo que se avecina?

2 Al ir acercándose la “gran tribulación” a su punto culminante, “Gog de la tierra de Magog” atacará al pueblo de Dios con todos los medios a su alcance. En efecto, se valdrá de “una numerosa fuerza militar [...] como nubes para cubrir el país” (Eze. 38:2, 14-16). En ese momento no saldrá a socorrernos ninguna de las instituciones de este mundo. Nuestra supervivencia dependerá exclusivamente de la intervención divina. ¿Cómo reaccionaremos al vernos cara a cara frente al exterminio?

3 Todos los siervos de Jehová deberíamos preguntarnos: “¿De verdad creo que él nos conservará vivos durante la gran tribulación?”. Recordemos estas palabras del apóstol Pedro: “Jehová sabe librar de la prueba a personas de devoción piadosa, pero reservar a personas injustas para el día del juicio para que sean cortadas de la existencia” (2 Ped. 2:9). Si meditamos en los actos de liberación que realizó en el pasado, podremos afrontar el futuro con más entereza. Veamos tres ejemplos que fortalecerán nuestra confianza en que Jehová tiene el poder para salvar a su pueblo.

SOBREVIVIERON AL DILUVIO UNIVERSAL

4. ¿Por qué era tan importante el horario en el caso del Diluvio?

4 Pensemos en primer lugar en el Diluvio. En este caso, el horario era de suma importancia para el cumplimiento de la voluntad divina. Antes de que se produjera la gran inundación, tenía que llevarse a cabo la colosal tarea de construir el arca y guardar en su interior a los animales. Jehová no esperó a que esta quedara terminada para decidir cuándo caerían las aguas. No dejó abierta la fecha por si la construcción se retrasaba. Más bien, el libro de Génesis muestra que mucho antes de mandarle a Noé que construyera el arca, Dios ya había fijado el momento en que empezaría el Diluvio. ¿Cómo lo sabemos?

5. ¿Qué indicó la sentencia divina registrada en Génesis 6:3, y cuándo se dictó?

5 La Biblia señala que Jehová dictó en los cielos la sentencia que hallamos en Génesis 6:3: “No obrará mi espíritu para con el hombre por tiempo indefinido, ya que él también es carne. Por consiguiente, sus días tendrán que llegar a ser ciento veinte años”. ¿Estaba indicando con estas palabras el promedio de vida del ser humano? No. Más bien, lo que estaba dictaminando era cuándo intervendría para borrar la maldad de toda la Tierra. * Dado que el Diluvio tuvo lugar en el año 2370 antes de nuestra era, es lógico concluir que Dios hizo esta declaración en el 2490. Para entonces, Noé ya tenía 480 años de edad (Gén. 7:6). Y dos décadas más tarde, en el 2470, nació el primero de sus tres hijos (Gén. 5:32). Faltaban unos cien años para que llegara el Diluvio, y Jehová aún no le había revelado a Noé que desempeñaría una función esencial en la supervivencia del género humano. ¿Cuánto esperó antes de decírselo?

6. ¿Cuándo recibió Noé el mandato de construir el arca?

6 Todo indica que Noé no supo lo que iba a hacer Dios sino hasta décadas después. ¿En qué nos basamos para afirmarlo? En la crónica inspirada, la cual señala que cuando se le mandó construir el arca, sus hijos ya eran adultos y estaban casados. Jehová le dijo: “Establezco mi pacto contigo; y tienes que entrar en el arca, tú y tus hijos y tu esposa y las esposas de tus hijos” (Gén. 6:9-18). Por ello, es posible que cuando Noé recibió la comisión de hacer el arca solo quedaran cuarenta o cincuenta años para el Diluvio.

7. a) ¿De qué manera demostraron fe Noé y su familia? b) ¿Cuándo le comunicó Dios a Noé la fecha exacta del Diluvio?

7 Al ir avanzando la construcción, Noé y su familia deben de haberse preguntado cómo se realizaría el propósito divino y cuándo se desataría el Diluvio. Pero su desconocimiento de los detalles no les impidió terminar el arca. Dicen las Escrituras: “Noé procedió a hacer conforme a todo lo que le había mandado Dios. Hizo precisamente así” (Gén. 6:22). Fue tan solo siete días antes de comenzar la inundación —el tiempo justo para que Noé y su familia introdujeran a los animales en el arca⁠— cuando Jehová le reveló la fecha exacta del Diluvio. De este modo, todo estuvo listo “en el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes, en el día diecisiete del mes”, el día en que “las compuertas de los cielos fueron abiertas” (Gén. 7:1-5, 11).

8. ¿Cómo fortalece el relato del Diluvio nuestra confianza en que Jehová sabe cuándo tiene que liberar a sus siervos?

8 El relato del Diluvio no solo da fe de la capacidad de Jehová como Señor del Tiempo, sino también como Libertador. Cada vez falta menos para el fin de este mundo, y podemos estar seguros de que todo lo que él se ha propuesto se cumplirá en su momento, sí, en el mismo “día y hora” que ha establecido (Mat. 24:36; léase Habacuc 2:3).

LIBERADOS EN EL MAR ROJO

9, 10. ¿De qué manera usó Jehová a su pueblo como un cebo para conducir a los ejércitos egipcios a una trampa?

9 Hasta ahora hemos visto que Jehová controla a la perfección el horario de los sucesos relacionados con su propósito. El segundo ejemplo nos mostrará otra razón por la que podemos confiar en que él librará a su pueblo: empleará su infinito poder para que su voluntad se cumpla sin falta. La capacidad de Jehová de liberar a sus siervos está tan asegurada que en ocasiones los ha utilizado como cebo para atraer a sus enemigos a una trampa. Este fue el caso cuando liberó a los israelitas de la esclavitud en Egipto.

10 Es probable que salieran de Egipto unos tres millones de israelitas. Por orden de Jehová, Moisés los dirigió de tal modo que Faraón creyó que andaban perdidos y confusos (léase Éxodo 14:1-4). Sin poder resistirse, Faraón mordió el anzuelo y se lanzó con su ejército detrás de sus anteriores esclavos, acorralándolos en la orilla del mar Rojo, donde no parecían tener escapatoria (Éxo. 14:5-10). La realidad era que los israelitas no corrían el menor peligro. ¿Por qué no? Porque Dios mismo iba a intervenir a favor de su pueblo.

11, 12. a) ¿Cómo intervino Jehová a favor de su pueblo? b) ¿Qué sucedió al final, y qué nos enseña acerca de Jehová este relato?

11 “La columna de nube” que iba delante de los israelitas indicándoles por dónde ir se colocó detrás de ellos, impidiendo que el ejército de Faraón los atacara y dejándolo a oscuras. En cambio, para los israelitas fue una fuente de luz nocturna (léase Éxodo 14:19, 20). Entonces Jehová dividió el mar valiéndose de un poderoso viento del este que llevó a que “la cuenca del mar se convirtiera en suelo seco”. Seguramente, el proceso tomó su tiempo, pues el relato señala que el viento sopló “durante toda la noche” y que “por fin los hijos de Israel fueron por en medio del mar sobre tierra seca”. En comparación con los soldados de Faraón y sus carros de guerra, los israelitas se movían a paso lento. Pero era imposible que los alcanzara aquel ejército, pues Jehová peleaba a favor de ellos. De hecho, “empezó a poner en confusión el campamento de los egipcios. Y siguió quitándoles ruedas a sus carros, de modo que los conducían con dificultad” (Éxo. 14:21-25).

12 Una vez que todos los israelitas se encontraron a salvo en la otra orilla, Moisés recibió esta orden: “Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas se vuelvan sobre los egipcios, sus carros de guerra y sus soldados de caballería”. Aunque trataron de escapar del muro de agua que se les venía encima, “Jehová sacudió a los egipcios, echándolos en medio del mar”. La huida fue imposible. “No se dejó que quedara ni siquiera uno solo de entre ellos.” (Éxo. 14:26-28.) De este modo, Dios dejó muy claro que posee el poder necesario para librar a su pueblo de cualquier amenaza.

ESCAPARON DE LA DESTRUCCIÓN DE JERUSALÉN

13. ¿Qué instrucciones dio Jesús a sus seguidores, y posiblemente qué se preguntaron ellos?

13 Jehová sabe perfectamente cómo se desarrollarán los sucesos para que se cumpla su propósito. Este hecho es de suma importancia, como lo ilustra el tercer ejemplo que vamos a examinar: el asedio de Jerusalén en el siglo primero. A través de su Hijo, Jehová dio instrucciones a los cristianos de Jerusalén y Judea para que escaparan de la destrucción de la ciudad, ocurrida en el año 70. Jesús les dijo: “Cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo, [...] los que estén en Judea echen a huir a las montañas” (Mat. 24:15, 16). Ahora bien, ¿cómo se darían cuenta los seguidores de Jesús de que se estaba cumpliendo esa profecía?

14. ¿Cómo se fueron aclarando las instrucciones de Jesús por el rumbo que tomaron los acontecimientos?

14 El propio rumbo de los acontecimientos aclaró qué había querido decir Jesús. En el año 66, los ejércitos romanos capitaneados por Cestio Galo llegaron a Jerusalén para sofocar una revuelta judía. Los rebeldes, conocidos por el nombre de celotes, se refugiaron en la fortaleza del templo, y los romanos se pusieron a socavar la muralla del recinto. Los cristianos que se habían mantenido alerta vieron claro el significado de aquellos sucesos: “la cosa repugnante que causa desolación” (el ejército pagano con sus estandartes idólatras) había llegado hasta el “lugar santo” (los muros del templo). Era el momento de que los discípulos de Cristo echaran a “huir a las montañas”. Pero ¿cómo lograrían salir de una ciudad bajo asedio? Estaba a punto de producirse un giro inesperado en la situación.

15, 16. a) ¿Qué instrucciones concretas dio Jesús, y por qué era esencial que sus discípulos las siguieran? b) ¿De qué dependerá nuestra liberación?

15 Sin razón aparente, Cestio Galo y sus tropas emprendieron la retirada, y los celotes se pusieron a perseguirlos. De pronto, con todos los combatientes fuera de Jerusalén, a los seguidores de Cristo se les presentó la oportunidad de escapar. Jesús les había dicho claramente que dejaran atrás sus bienes materiales y partieran sin demora (léase Mateo 24:17, 18). ¿Era necesaria tanta urgencia? La respuesta no tardaría en quedar manifiesta. A los pocos días, los celotes regresaron y empezaron a obligar a los habitantes de Jerusalén y Judea a apoyarlos en su rebelión. A medida que los distintos bandos judíos luchaban por el poder, las condiciones de vida en la ciudad se deterioraron rápidamente. La huida se hizo cada vez más difícil, hasta que con el regreso de los romanos en el año 70 resultó imposible (Luc. 19:43). Los que se habían demorado acabaron atrapados. Sin embargo, los cristianos que habían obedecido las instrucciones de Jesús de huir a las montañas salvaron su vida. Pudieron constatar personalmente que Jehová sabe librar a sus siervos. ¿Qué lección extraemos de este relato?

16 Durante la gran tribulación, cuando vayan ocurriendo los diversos sucesos predichos, los cristianos tendremos que seguir las indicaciones que Dios nos haya dado a través de su Palabra y su organización. Tomemos como ejemplo el mandato de Jesús: “Echen a huir a las montañas”. Aunque tendrá aplicación en nuestros tiempos, todavía no sabemos de qué forma deberemos huir. * Sin embargo, podemos estar seguros de que Jehová aclarará las instrucciones cuando llegue el momento. Ya que nuestra liberación dependerá de que obedezcamos, hacemos bien en preguntarnos: “¿Cómo suelo reaccionar a la guía que da Jehová hoy a sus siervos? ¿La obedezco de inmediato, o lo pienso dos veces?” (Sant. 3:17).

DIOS NOS FORTALECE PARA LO QUE SE AVECINA

17. ¿Qué revela la profecía de Habacuc acerca del ataque que se lanzará contra el pueblo de Dios?

17 Volvamos ahora al ataque de Gog que mencionamos al principio. En una profecía relacionada con este suceso, Habacuc dijo: “Oí, y mi vientre empezó a agitarse; al sonido mis labios temblaron; podredumbre empezó a entrar en mis huesos; y en mi situación estuve agitado, para esperar calladamente el día de la angustia, para [la] subida [que hará Jehová a fin de enfrentarse] al pueblo [es decir, a los ejércitos atacantes], para hacer él incursión contra ellos” (Hab. 3:16). Como vemos, bastó con que el profeta se enterara de lo que sucedería durante el venidero ataque contra el pueblo de Dios para que su estómago se agitara, sus labios temblaran y sus fuerzas flaquearan. La reacción de Habacuc nos permite comprender lo difícil que parecerá nuestra situación cuando las hordas de Gog arremetan contra nosotros. No obstante, al igual que el profeta, debemos esperar y mantener la confianza, seguros de que en su gran día Jehová liberará a su pueblo (Hab. 3:18, 19).

18. a) ¿Por qué no tenemos motivos para temer el ataque que se avecina? b) ¿Qué veremos la semana próxima?

18 Los tres ejemplos que acabamos de repasar demuestran sin ningún género de dudas que Jehová sabe librar a su pueblo. Es imposible que su propósito quede sin cumplirse. Tiene la victoria asegurada. Ahora bien, si queremos participar en ese glorioso triunfo, tenemos que permanecer fieles hasta el fin. Pero ¿cómo nos ayuda Jehová a mantenernos íntegros en la actualidad? Este es el tema que trataremos en el próximo artículo.

[Notas]

^ párr. 5 Véase La Atalaya del 15 de diciembre de 2010, páginas 30 y 31.

^ párr. 16 Véase La Atalaya del 1 de mayo de 1999, página 19.

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 24]

¿Eran los ejércitos de Faraón una verdadera amenaza para los israelitas?