Familias cristianas, manténganse despiertas

Familias cristianas, manténganse despiertas

 Familias cristianas, manténganse despiertas

“Quedémonos despiertos y mantengamos nuestro juicio.” (1 TES. 5:6)

1, 2. ¿Qué se requiere para que las familias cristianas se mantengan espiritualmente despiertas?

REFIRIÉNDOSE a “la venida del día de Jehová, grande e inspirador de temor”, Pablo les dijo a los cristianos de Tesalónica: “Hermanos, ustedes no están en oscuridad, para que aquel día los alcance como alcanzaría a ladrones, porque todos ustedes son hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no pertenecemos ni a la noche ni a la oscuridad”. Luego, el apóstol añadió: “No sigamos durmiendo como los demás, sino quedémonos despiertos y mantengamos nuestro juicio” (Joel 2:31; 1 Tes. 5:4-6).

2 Estas palabras de Pablo a los tesalonicenses son particularmente oportunas para quienes vivimos en “el tiempo del fin” (Dan. 12:4). En efecto, hacemos bien en prestarles atención y mantenernos alerta. ¿Por qué? Porque el fin de este malvado sistema es inminente, y Satanás está empeñado en descarriar a tantos siervos de Dios como le sea posible. ¿Cómo evitarán las familias cristianas que eso les suceda? Únicamente si cada uno de sus miembros cumple con el papel que Jehová le ha asignado. Veamos cómo pueden contribuir el esposo, la esposa y los hijos a que la familia entera esté espiritualmente despierta.

Esposos, imiten al “pastor excelente”

3. Según 1 Timoteo 5:8, ¿cuál es una de las obligaciones del cabeza de familia?

3 Las Escrituras indican que “la cabeza de la mujer es el varón” (1 Cor. 11:3). ¿Qué debe hacer el hombre para cumplir con su función de cabeza del hogar? La Biblia señala una de sus obligaciones: “Si alguno no provee para los que son suyos, y especialmente para los que son miembros de su casa, ha repudiado la fe y es peor que una persona sin fe” (1 Tim. 5:8). En efecto, se espera que el padre cuide de la familia. Pero no basta con que atienda sus necesidades materiales. Si quiere que todos se mantengan espiritualmente despiertos, debe ayudarlos a fortalecer su fe y su relación con Dios (Pro. 24:3, 4). ¿Cómo puede lograrlo?

4. ¿Qué debe hacer el esposo para fortalecer la espiritualidad de su familia?

4 “El esposo es cabeza de su esposa [tal] como el Cristo [...] es cabeza de la congregación.” Por ese motivo debe analizar el modo en que Jesús guía a la congregación e imitarlo al dirigir a su familia (Efe. 5:23). Pensemos en cómo ilustró Jesús la relación que tiene con sus discípulos (léase Juan 10:14, 15). Él se identificó como “el pastor excelente” de las ovejas. Por lo tanto, el esposo que desea fortalecer la espiritualidad de su familia debe estudiar las palabras y acciones de Cristo y seguir “sus pasos con sumo cuidado y atención” (1 Ped. 2:21).

5. ¿Hasta qué punto conoce el Pastor Excelente a la congregación?

5 Entre el pastor y las ovejas de la comparación existe una relación basada en el conocimiento y la confianza. El pastor conoce perfectamente a las ovejas, y estas lo conocen a él y le tienen confianza; por eso distinguen su voz y la obedecen. Bien lo dijo Jesús: “Conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen a mí”. El conocimiento que él tiene de la congregación no es en absoluto superficial. De hecho, el verbo griego que se traduce “conocer” conlleva la idea de “conocimiento profundo e íntimo”. El Pastor Excelente sabe todo sobre cada una de sus ovejas: sus necesidades, virtudes y defectos. Nada escapa a su vista. Por su parte, las ovejas lo conocen bien y confían en su dirección.

6. ¿Cómo puede el esposo imitar al Pastor Excelente?

6 ¿Cómo puede el esposo imitar a Jesús al dirigir a su casa? Viéndose a sí mismo como un pastor y a los integrantes de su familia como ovejitas que necesitan su cuidado. Ha de esforzarse por conocerlos a fondo. ¿Es eso posible? Sí, pero para ello tiene que mantener una buena comunicación con cada miembro del hogar y saber escuchar sus inquietudes. Además, debe preocuparse por darles un buen ejemplo y tomar decisiones acertadas en cuanto a las actividades en que van a participar todos, como la adoración en familia, la asistencia a las reuniones, la predicación y el entretenimiento. Si sus decisiones se basan en los principios bíblicos y en el conocimiento que tiene de cada miembro de la familia, será más fácil que ellos confíen en él y le den la satisfacción de mantenerse unidos sirviendo a Jehová.

7, 8. ¿Cómo puede el esposo imitar el cariño con que el Pastor Excelente trata a sus ovejas?

7 Además de conocer a sus ovejas, el buen pastor les tiene cariño. ¿Y qué descubrimos al leer los relatos de la vida y el ministerio de Jesús? Vemos el conmovedor afecto con que trataba a sus discípulos. Incluso llegó al punto de entregar “[su] alma a favor de las ovejas”. El esposo que desea el favor de Dios ha de seguir ese ejemplo y ser cariñoso con su familia. En vez de ser dominante y cruel con su esposa, la ama “tal como el Cristo también amó a la congregación” (Efe. 5:25). Le habla con amabilidad y consideración, pues ella es digna de todo su respeto (1 Ped. 3:7).

8 Al inculcar en sus hijos los principios bíblicos, el padre debe ser firme, pero también cariñoso. Así es, la disciplina tiene que administrarse con amor. Hay niños que tardan más que otros en comprender lo que se espera de ellos. En esos casos, el padre debe ejercer especial paciencia. Si se esfuerza por imitar en todo momento el ejemplo de Jesús, creará un ambiente de paz y seguridad en el hogar, y su familia disfrutará de la protección espiritual de la que habló el salmista (léase Salmo 23:1-6).

9. Al igual que Noé, ¿qué responsabilidad tienen los esposos cristianos, y qué les ayudará a cumplirla?

9 Pensemos en el caso de Noé. Él presenció los últimos días del mundo antiguo y fue protegido junto con “otras siete personas cuando [Jehová] trajo un diluvio sobre un mundo de gente impía” (2 Ped. 2:5). Como cabeza de su hogar, Noé tenía la obligación de ayudar a los suyos a sobrevivir a aquella catástrofe. Esa misma responsabilidad tienen los padres de familia en estos últimos días (Mat. 24:37). ¿Cuál es la clave para cumplirla? Estudiar el modelo que fijó el Pastor Excelente y esmerarse en imitarlo.

Esposas, edifiquen su casa

10. ¿Qué implica el mandato: “Que las esposas estén en sujeción a sus esposos”?

10 “Que las esposas estén en sujeción a sus esposos como al Señor”, escribió el apóstol Pablo (Efe. 5:22). Este mandato no es de ningún modo denigrante. Antes de formar a la primera mujer, Eva, Jehová dijo: “No es bueno que el hombre continúe solo. Voy a hacerle una ayudante, como complemento de él” (Gén. 2:18). Ser una ayudante y un complemento —es decir, apoyar al esposo en su papel de cabeza de familia— es sin duda una labor honorable.

11. ¿Cómo “ha edificado su casa” la mujer sabia?

11 La esposa ejemplar contribuye de manera activa al bienestar de los suyos (léase Proverbios 14:1). A diferencia de la mujer tonta de la que habló Salomón, no desprecia el principio de autoridad; al contrario, lo respeta de corazón. Lejos de adoptar la actitud rebelde e independiente de este mundo, sigue la guía de su cónyuge (Efe. 2:2). La mujer tonta no duda en criticar a su marido. En cambio, la mujer sabia hace todo lo posible para que sus hijos y otras personas lo miren con respeto. Además, tiene mucho cuidado de no socavar su autoridad con críticas y discusiones constantes. ¿Y qué hay del presupuesto familiar? La mujer imprudente derrocha los recursos que tanto trabajo cuesta obtener. En cambio, la sabia coopera con su esposo siendo ahorrativa y juiciosa, y no le exige que trabaje horas extras.

12. ¿Qué puede hacer la esposa para que la familia se mantenga espiritualmente despierta?

12 La cristiana ejemplar colabora con su esposo para educar a sus hijos en los caminos de Jehová y de ese modo contribuye a que toda la familia se mantenga espiritualmente despierta (Pro. 1:8). Siempre apoya la Noche de Adoración en Familia. Además, cuando su marido aconseja o disciplina a los hijos, le da su respaldo. ¡Qué distinta es de la mujer poco cooperadora que tanto daño físico y espiritual les causa a sus hijos!

13. ¿Por qué es importante que la cristiana apoye a su esposo en sus responsabilidades teocráticas?

13 ¿Cómo se siente una buena esposa al ver que su marido participa activamente en la congregación? La llena de alegría verlo trabajar por los hermanos, sea como siervo ministerial o anciano, en un Comité de Enlace con los Hospitales, en un Comité Regional de Construcción o en cualquier otra asignación. Sin duda, el apoyo que le da, tanto de palabra como de obra, requiere sacrificios de su parte. No obstante, sabe que valen la pena, pues si él se mantiene ocupado en las actividades cristianas, la familia se mantendrá espiritualmente despierta.

14. a) ¿Qué desafío podría presentársele a la esposa, y cómo puede superarlo? b) ¿Cómo puede contribuir la esposa al bienestar de toda la familia?

14 A la esposa podría hacérsele difícil colaborar con su marido cuando no está de acuerdo con sus decisiones. Con todo, manifiesta un “espíritu quieto y apacible” y coopera para que las cosas salgan bien (1 Ped. 3:4). Además, sigue el ejemplo de mujeres devotas del pasado como Sara, Rut, Abigail y María, la madre de Jesús (1 Ped. 3:5, 6). Y también imita a las hermanas mayores de hoy día que son “reverentes en su comportamiento” (Tito 2:3, 4). Amando y respetando a su esposo, contribuye a una buena relación de pareja, al bienestar de su familia y a que reine un ambiente de paz y seguridad en el hogar. Para el hombre espiritual, una mujer de esa clase no tiene precio (Pro. 18:22).

Hijos, mantengan la vista fija en las cosas que no se ven

15. ¿Cómo pueden los jóvenes cooperar con sus padres para que la familia se mantenga despierta?

15 ¿Cómo puedes tú, joven, cooperar con tus padres para que toda la familia se mantenga espiritualmente despierta? Piensa en el premio que Jehová ha puesto delante de ti. Desde pequeño, tus padres probablemente te han mostrado dibujos que ilustran cómo será el Paraíso, y conforme has crecido, han empleado la Biblia y las publicaciones cristianas para ayudarte a visualizar cómo será la vida eterna en el nuevo mundo. Si mantienes la vista fija en el servicio a Jehová y lo conviertes en el centro de tu vida, te será mucho más fácil seguir despierto.

16, 17. ¿Qué pueden hacer los jóvenes para ganar la carrera de la vida?

16 Sigue el consejo del apóstol Pablo que se encuentra en 1 Corintios 9:24 (léase). Corre la carrera de la vida con la determinación de ganarla. Elige el camino que te llevará a alcanzar el premio de la vida eterna. Muchos jóvenes han perdido de vista ese objetivo tratando de conseguir riquezas. Pero eso es absurdo. Vivir para hacer dinero no produce verdadera felicidad. Además, las posesiones no duran para siempre. Es mucho mejor fijar nuestra mirada en “las cosas [...] que no se ven”. ¿Por qué? Porque esas “son eternas” (2 Cor. 4:18).

17 Entre “las cosas [...] que no se ven” se encuentran las bendiciones que ofrece el Reino. Planea tu futuro de modo que puedas alcanzarlas. Si quieres ser realmente feliz, emplea tu vida para servir a Jehová. Hay muchas metas, tanto a corto como a largo plazo, que puedes plantearte. * Si te pones objetivos realistas, podrás mantenerte concentrado en tu servicio a Dios, con los ojos fijos en el premio de la vida eterna (1 Juan 2:17).

18, 19. ¿Cómo se puede saber si un joven está viviendo la verdad?

18 El primer paso en el camino a la vida es abrazar de corazón la verdad. ¿Ya has dado ese paso? Pregúntate: “¿Participo en las actividades de la congregación porque de verdad deseo hacerlo, o porque me lo piden mis padres? ¿Estoy cultivando cualidades que agraden a Dios? ¿Me esfuerzo por ser constante en la oración, el estudio, las reuniones, la predicación y otras actividades cristianas? ¿Tengo una amistad íntima con Jehová?” (Sant. 4:8).

19 Medita en el ejemplo de Moisés. A pesar de que se le impuso una cultura distinta a la suya, decidió identificarse como siervo de Jehová y no como hijo de la hija del faraón (léase Hebreos 11:24-27). Recuerda que tú necesitas esa misma resolución si quieres servir fielmente a Jehová. Así tendrás una mejor calidad de vida, verdadera felicidad y la esperanza de alcanzar “la vida que realmente [es vida]” (1 Tim. 6:19).

20. ¿Quiénes recibirán el premio en la carrera de la vida?

20 En las competiciones de las que habló Pablo solo había un ganador. Pero la carrera de la vida es distinta. La voluntad de Dios es que “hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad” (1 Tim. 2:3, 4). Antes de ti ha habido muchos que han ganado la carrera, y hay otros que están corriendo a la par contigo (Heb. 12:1, 2). El premio será para quienes no se den por vencidos. Tú puedes alcanzarlo.

21. ¿Qué analizaremos en el siguiente artículo?

21 La llegada del “día de Jehová, grande e inspirador de temor”, es inevitable (Mal. 4:5). Las familias cristianas no pueden permitir que las tome por sorpresa. Es vital que todos sus miembros cumplan con el papel que Dios les ha asignado. Ahora bien, ¿hay algo más que debamos hacer para mantenernos alerta y fortalecer nuestra relación con Jehová? Sí. El siguiente artículo presentará tres factores que contribuyen al bienestar espiritual de la familia entera.

[Nota]

^ párr. 17 Véanse La Atalaya del 15 de noviembre de 2010, páginas 12 a 16, y del 15 de julio de 2004, páginas 21 a 23.

¿Recuerda estos puntos?

• ¿Por qué es esencial que las familias cristianas se mantengan despiertas?

• ¿Cómo puede el esposo imitar al Pastor Excelente?

• ¿De qué manera apoya la esposa ejemplar a su marido?

• ¿Cómo pueden contribuir los hijos a que la familia se mantenga despierta?

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 9]

Para el hombre espiritual, una esposa cooperadora no tiene precio