¿Contribuye usted a que las reuniones cristianas sean edificantes?

¿Contribuye usted a que las reuniones cristianas sean edificantes?

 ¿Contribuye usted a que las reuniones cristianas sean edificantes?

“Cuando ustedes se junt[e]n, [...] efectúense todas las cosas para edificación.” (1 COR. 14:26)

1. Según el capítulo 14 de Primera a los Corintios, ¿cuál es un importante objetivo de las reuniones de congregación?

“¡QUÉ reunión tan buena y edificante!” Seguro que todos hemos dicho algo parecido después de una reunión en el Salón del Reino. Tales ocasiones son verdaderamente animadoras, y no nos extraña, pues —al igual que en los días de los primeros cristianos— un importante objetivo de las reuniones de congregación es fortalecer espiritualmente a los presentes. El apóstol Pablo lo recalca en su primera carta a los Corintios. En el capítulo 14 menciona una y otra vez que todo lo que se presenta en las reuniones debe ser siempre para “la edificación de la congregación” (léase 1 Corintios 14:3, 12, 26). *

2. a) ¿Por qué son tan edificantes las reuniones? b) ¿Qué pregunta contestaremos?

2 Sabemos que las reuniones son edificantes y provechosas gracias, ante todo, a la influencia del espíritu de Dios. Por eso empezamos cada reunión con una oración sincera en la que pedimos a nuestro Padre celestial que la bendiga con su espíritu santo. No obstante, reconocemos que todos los miembros de la congregación pueden contribuir a que el programa sea lo más edificante posible. ¿Qué pasos podemos dar personalmente para que las reuniones semanales que se celebran en nuestro Salón del Reino sean siempre alentadoras y fortalecedoras en sentido espiritual?

3. ¿Cuánta importancia tienen las reuniones cristianas?

3 Para contestar esa pregunta, examinaremos algunos aspectos de nuestras reuniones que deben tener presentes quienes las dirigen. También veremos cómo la congregación en conjunto puede contribuir a que estas les levanten el ánimo a todos los concurrentes. Este asunto merece nuestra atención porque nuestras reuniones son sagradas; de hecho, nuestra asistencia y participación son rasgos importantes de nuestra adoración a Jehová (Sal. 26:12; 111:1; Isa. 66:22, 23).

Una reunión ideada para estudiar la Biblia

4, 5. ¿Cuál es el objetivo del Estudio de La Atalaya?

4 Todos queremos beneficiarnos plenamente del Estudio de La Atalaya. Para ello, debemos entender bien el objetivo principal de esta reunión semanal. Con ese fin, repasemos algunos cambios que se han hecho a la revista La Atalaya y a los artículos de estudio.

5 A partir del primer número de la edición de estudio —el del 15 de enero de 2008— se incluyó algo importante en la portada. ¿Lo notó usted? Fíjese bien en la portada de la revista que tiene en la mano. Allí, en la base de la torre, hay una Biblia abierta, lo cual subraya la razón por la que celebramos el Estudio de La Atalaya: estudiar la Biblia con la ayuda de dicha revista. Así es, en esta reunión semanal se expone la Palabra de Dios y se le pone significado, tal como se hacía en los días de Nehemías (Neh. 8:8; Isa. 54:13).

6. a) ¿Qué cambio se hizo en los artículos de estudio de La Atalaya? b) ¿Qué debe tenerse presente en cuanto a los textos precedidos de la palabra léase?

6 Teniendo en cuenta que nuestro principal libro de texto es la Biblia, se hizo un cambio en los artículos de estudio: ahora algunos textos van precedidos de la palabra léase. Se anima a todos a seguir la lectura de estos versículos durante la reunión empleando su propia Biblia (Hech. 17:11). ¿Por qué? Cuando vemos los consejos de Dios en nuestra Biblia, nos causan una impresión más profunda (Heb. 4:12). Por eso, antes de que dichos textos se lean, el conductor debe dar a los presentes suficiente tiempo para encontrarlos y seguir su lectura.

Más tiempo disponible para expresar nuestra fe

7. ¿Qué oportunidad ofrece el Estudio de La Atalaya?

7 Otro cambio en los artículos de estudio es que ahora son más cortos. Al dedicar menos tiempo a leer los párrafos, queda más tiempo para ofrecer comentarios. Gracias a ello, más miembros de la congregación tienen la oportunidad de expresar públicamente su fe. Por ejemplo, pueden contestar una pregunta impresa, señalar la aplicación de un texto o relatar una breve experiencia que demuestre lo sabio que es seguir los principios de la Biblia. También debe utilizarse algo de tiempo para comentar las ilustraciones (léanse Salmo 22:22; 35:18, y 40:9).

8, 9. ¿Qué se espera del conductor del Estudio de La Atalaya?

8 Ahora bien, ese tiempo adicional para que haya una mayor participación durante el Estudio de La Atalaya solo se aprovechará si los comentarios del auditorio son breves y el conductor no interviene con demasiada frecuencia. ¿Qué ayudará al conductor a que sus comentarios complementen los de la congregación a fin de que la reunión sea edificante para todos?

9 Contestemos esa pregunta con una ilustración. Un Estudio de La Atalaya bien dirigido puede compararse a un hermoso ramo de flores. Tal como un ramo consta de muchas flores, el Estudio de La Atalaya consta de muchos comentarios. Y así como las flores varían en tamaño y color, los comentarios del auditorio varían en largura y en forma de presentarse. Y ¿a qué pueden compararse las intervenciones ocasionales del conductor? A las pocas ramitas de follaje que se añaden cuidadosamente a un ramo, no para que sean el elemento dominante, sino para darle estructura y cohesión. El conductor ha de recordar que sus intervenciones no deben predominar, sino complementar las palabras de alabanza que ofrezca la congregación. Cuando se combinan hábilmente los diversos comentarios de la congregación con las pocas y oportunas intervenciones del conductor, el resultado es un hermoso conjunto de expresiones que edifica a los presentes.

“Ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza”

10. ¿Cómo veían los primeros cristianos las reuniones de congregación?

10 Lo que Pablo dice sobre las reuniones cristianas en 1 Corintios 14:26-33 nos ayuda a comprender mejor cómo se llevaban a cabo en el siglo primero. Cierto biblista escribió lo siguiente sobre estos versículos: “Lo realmente característico del culto de la Iglesia Primitiva debe de haber sido que casi cualquier persona consideraba que tenía el privilegio y la obligación de contribuir con algo en él. Nadie iba con la única intención de escuchar pasivamente; sino más bien con la de recibir y aportar”. La verdad es que los primeros cristianos veían las reuniones de congregación como oportunidades de expresar su fe (Rom. 10:10).

11. a) ¿Qué contribuye en gran manera a que las reuniones sean edificantes, y por qué? b) ¿Qué sugerencias nos ayudarán a mejorar nuestros comentarios en las reuniones? (Véase la nota.)

11 Expresar nuestra fe en las reuniones contribuye en gran manera a “la edificación de la congregación”. Seguramente concordará en que, sin importar cuántos años llevemos asistiendo a las reuniones, sigue siendo un verdadero placer escuchar los comentarios de nuestros hermanos y hermanas. Nos conmueve la respuesta sincera de una fiel ancianita; nos anima la observación perspicaz de un superintendente amoroso, y no podemos evitar sonreír cuando un niño hace un comentario espontáneo que expresa su intenso amor por Jehová. Está claro que al ofrecer comentarios todos contribuimos a que las reuniones cristianas sean edificantes. *

12. a) ¿Qué aprendemos de los ejemplos de Moisés y Jeremías? b) ¿Cómo nos ayuda la oración a ofrecer comentarios?

12 No obstante, a quienes luchan con la timidez les puede ser muy difícil comentar. Si este es su caso, recuerde que no es el único. Hasta siervos fieles de Dios como Moisés y Jeremías reconocieron que no se sentían capaces de hablar en público (Éxo. 4:10; Jer. 1:6). Pero tal como Jehová los ayudó a ellos a alabarlo públicamente, a usted también le ayudará a ofrecer sacrificios de alabanza (léase Hebreos 13:15). ¿Qué puede hacer para que Dios le ayude a superar el temor a comentar? En primer lugar, prepárese bien para la reunión. Luego, antes de ir al Salón del Reino, pídale específicamente a Jehová que le dé el valor para comentar (Fili. 4:6). Como está solicitando algo “conforme a su voluntad”, puede estar seguro de que él contestará su oración (1 Juan 5:14; Pro. 15:29).

Reuniones que nos edifican, animan y confortan

13. a) ¿Qué efecto deben tener las reuniones en quienes asisten a ellas? b) ¿Qué pregunta es importante que se hagan los ancianos?

13 Pablo dice que las reuniones de congregación cumplen un importante propósito: edificar, animar y confortar a quienes asisten a ellas (1 Cor. 14:3). * Los ancianos cristianos hacen bien en preguntarse si sus intervenciones realmente levantan el ánimo de los hermanos y los confortan. Para averiguarlo, conviene analizar una reunión que Jesús dirigió poco después de su resurrección.

14. a) ¿Qué sucesos precedieron a una reunión que convocó Jesús? b) ¿Por qué debieron sentirse aliviados los apóstoles al ver que “Jesús se acercó y les habló”?

14 En primer lugar, fíjese en los sucesos que precedieron a esa reunión. Justo antes de que se diera muerte a Jesús, los apóstoles “lo abandonaron y huyeron”, y tal como se había predicho, fueron “esparcidos cada uno a su propia casa” (Mar. 14:50; Juan 16:32). Luego, tras su resurrección, Jesús invitó a sus desmoralizados apóstoles a una reunión especial. * En respuesta, “los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús les había ordenado”. Cuando llegaron, “Jesús se acercó y les habló” (Mat. 28:10, 16, 18). ¡Qué aliviados debieron sentirse al ver que Jesús tomó la iniciativa! Y ¿de qué les habló el Maestro?

15. a) ¿Qué dijo Jesús en aquella reunión, y qué no hizo? b) ¿Qué efecto tuvo dicha reunión en los apóstoles?

15 Jesús empezó comunicándoles lo siguiente a sus discípulos: “Toda autoridad me ha sido dada”. Luego, les dio una asignación: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos”. Finalmente, les dio esta amorosa garantía: “Estoy con ustedes todos los días” (Mat. 28:18-20). ¿Se fijó en lo que Jesús no hizo? No reprendió a sus apóstoles. No cuestionó sus motivos ni agravó sus sentimientos de culpa recordándoles que se les había debilitado su fe temporalmente. Lo que sí hizo fue confirmarles el amor que él y su Padre les tenían encomendándoles una asignación muy importante. ¿Qué efecto tuvo esto en sus apóstoles? Se sintieron tan edificados, animados y confortados que poco después de aquella reunión se les vio de nuevo “enseñando y declarando las buenas nuevas” (Hech. 5:42).

16. ¿Qué tienen que hacer los ancianos, en imitación de Jesús, para que las reuniones sean alentadoras?

16 Hoy día, los ancianos imitan a Jesús al ver las reuniones como oportunidades de confirmar a los hermanos que nada los separará del amor de Jehová (Rom. 8:38, 39). Por ello, durante sus intervenciones se enfocan en las virtudes de sus hermanos, no en sus debilidades. Y no cuestionan sus motivos. Más bien, sus palabras revelan que los consideran personas que aman a Jehová y que desean hacer lo que a él le agrada (1 Tes. 4:1, 9-12). Por supuesto, hay ocasiones en las que los ancianos quizás tengan que dar un consejo para corregir a la congregación en general, pero si solo hace falta aconsejar a unos cuantos, suele ser mejor hacerlo en privado (Gál. 6:1; 2 Tim. 2:24-26). Cuando los ancianos se dirigen a la entera congregación, procuran dar encomio siempre que sea oportuno (Isa. 32:2). Hacen lo posible por expresarse de tal manera que al concluir la reunión todos los presentes se sientan alentados y fortalecidos (Mat. 11:28; Hech. 15:32).

Un remanso de paz

17. a) ¿Por qué es más importante que nunca que las reuniones sean un remanso de paz? b) ¿Qué puede hacer usted para que las reuniones sean edificantes? (Véase el recuadro “Diez maneras de hacer que las reuniones sean edificantes para todos”.)

17 Como el mundo de Satanás se hace cada vez más opresivo, tenemos que asegurarnos de que las reuniones cristianas sean un remanso de paz, es decir, una fuente de consuelo para todos (1 Tes. 5:11). Una hermana que años atrás afrontó una prueba muy difícil junto con su esposo recuerda: “En el Salón del Reino, rodeados de nuestros hermanos, percibíamos el tierno cuidado de Jehová. Sentíamos que podíamos arrojarle nuestra carga, y eso nos daba paz” (Sal. 55:22). Queremos que todos los que asisten a nuestras reuniones se sientan igual de animados y confortados. Para que así sea, desempeñemos el papel que nos corresponde en hacer que las reuniones cristianas sean edificantes.

[Notas]

^ párr. 1 Se predijo que algunas de las características de las reuniones cristianas del siglo primero cesarían. Por ejemplo, ya no se hablaría en lenguas ni se profetizaría (1 Cor. 13:8; 14:5). Aun así, las instrucciones de Pablo nos ayudan a comprender mejor cómo deben celebrarse las reuniones en la actualidad.

^ párr. 11 En La Atalaya del 1 de septiembre de 2003, páginas 19 a 22, hallará sugerencias sobre cómo hacer mejores comentarios en las reuniones.

^ párr. 13 Respecto a la diferencia entre los términos griegos que se traducen por “animar” y “confortar”, el Diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo, de W. E. Vine, explica que la palabra que se traduce “confortar” conlleva un matiz “más entrañable” que la que se traduce “animar” (compárese con Juan 11:19).

^ párr. 14 Esta pudo haber sido la ocasión a la que Pablo se refirió posteriormente cuando dijo que Jesús “se apareció a más de quinientos” discípulos (1 Cor. 15:6).

¿Qué respondería?

• ¿Cuánta importancia tienen las reuniones cristianas?

• ¿Por qué contribuyen a “la edificación de la congregación” los comentarios que se hacen en las reuniones?

• ¿Qué se puede aprender de una reunión que celebró Jesús con sus seguidores?

[Preguntas del estudio]

[Ilustraciones y recuadro de las páginas 22 y 23]

DIEZ MANERAS DE HACER QUE LAS REUNIONES SEAN EDIFICANTES PARA TODOS

Prepárese de antemano. Si estudia en casa lo que se analizará en el Salón del Reino, las reuniones le resultarán más interesantes y la información se le quedará más grabada.

Asista con regularidad. Ya que una buena concurrencia anima a todos los reunidos, su presencia vale mucho.

Llegue a tiempo. Si está en su asiento antes de que empiece el programa, podrá unirse a los demás en el cántico y la oración de apertura, que son parte de nuestra adoración a Jehová.

Lleve las publicaciones necesarias. Si tiene la Biblia y las publicaciones que se utilizarán en la reunión, podrá seguir el programa y comprender mejor lo que se diga.

No se distraiga. Por ejemplo, no lea los mensajes de texto durante las reuniones. Hágalo en otro momento. Así mantendrá los asuntos personales en su debido lugar.

Participe. Cuando comentan muchos, más personas se sienten animadas y fortalecidas por la diversidad de expresiones de fe.

Haga comentarios breves. Así más hermanos tendrán la oportunidad de participar.

Cumpla con sus asignaciones. Cuando reciba una asignación en la Escuela del Ministerio Teocrático o en la Reunión de Servicio, prepárese bien, ensaye de antemano y procure no cancelarla.

Encomie a quienes participen. Diga a los que tuvieron intervenciones en la reunión o a quienes ofrecieron comentarios lo mucho que agradece su participación.

Relaciónese con los presentes. Los amables saludos y las edificantes conversaciones antes y después de las reuniones incrementan el placer y los beneficios de asistir a ellas.