“Van siguiendo al Cordero”

“Van siguiendo al Cordero”

 “Van siguiendo al Cordero”

“Estos son los que van siguiendo al Cordero no importa adónde vaya.” (APOC. 14:4)

1. ¿Cómo demostraron los verdaderos discípulos de Jesús que estaban decididos a seguirlo?

HABÍAN transcurrido unos dos años y medio desde el inicio del ministerio de Jesús. Al oír lo que enseñó “en asamblea pública en Capernaum”, muchos de sus discípulos se escandalizaron y “se fueron a las cosas de atrás, y ya no andaban con él”. Sin embargo, cuando Jesús les preguntó a sus doce apóstoles si ellos también querían marcharse, Simón Pedro respondió: “Señor, ¿a quién nos iremos? Tú tienes dichos de vida eterna; y nosotros hemos creído y llegado a conocer que tú eres el Santo de Dios” (Juan 6:48, 59, 60, 66-69). Los verdaderos discípulos de Jesús se negaron a abandonarlo. Y, más adelante, después de ser ungidos con espíritu santo, no dejaron de seguirlo (Hech. 16:7-10).

2. a) ¿Quién es “el esclavo fiel y discreto” y “el mayordomo fiel”? b) ¿Qué magnífica reputación se ha labrado el esclavo?

2 ¿Qué puede decirse de los cristianos ungidos de nuestros tiempos? En su profecía sobre “la señal de [su] presencia y de la conclusión del sistema de cosas”, Jesús llamó al conjunto de sus seguidores ungidos en la Tierra “el esclavo fiel y discreto” y “el mayordomo fiel” (Mat. 24:3, 45; Luc. 12:42). A nivel colectivo, este esclavo se ha labrado la magnífica reputación de “[seguir] al Cordero no importa adónde vaya” (léase Apocalipsis 14:4, 5). Sus miembros se han mantenido vírgenes en sentido espiritual al no contaminarse con las doctrinas y prácticas de “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa (Apoc. 17:5). “No se [halla] en su boca falsedad” religiosa alguna, y permanecen sin tacha del mundo de Satanás (Juan 15:19). Y en el futuro, los ungidos que quedan en la Tierra seguirán al Cordero hasta el cielo mismo (Juan 13:36).

3. ¿Por qué debemos confiar en el esclavo?

3 Jesús le ha encargado al esclavo fiel y discreto que les dé “su alimento al tiempo apropiado” a los “domésticos”, es decir, a cada uno de sus miembros individualmente. Además de nombrarlo sobre los “domésticos”, lo ha nombrado “sobre todos sus bienes” (Mat. 24:45-47). Entre estos bienes se halla la creciente “gran muchedumbre” de “otras ovejas” (Apoc. 7:9; Juan 10:16). ¿No deberían los ungidos individualmente y las “otras ovejas” confiar en el esclavo a quien Jesús ha nombrado sobre ellos? Este grupo merece nuestra confianza por muchas razones, pero sobre todo por estas dos: 1) Jehová confía en él y 2) Jesús también le otorga su confianza. Veamos las pruebas de que tanto Jehová como Jesucristo confían plenamente en el esclavo fiel y discreto.

Jehová confía en el esclavo

4. ¿Por qué podemos confiar en el alimento espiritual que proporciona el esclavo fiel y discreto?

4 ¿Qué hace posible que el esclavo fiel y discreto proporcione alimento espiritual oportuno y nutritivo? Jehová dice: “Te haré tener perspicacia, y te instruiré en el camino en que debes ir. Ciertamente daré consejo con mi ojo [puesto] sobre ti” (Sal. 32:8). Como vemos, es Jehová quien dirige al esclavo. Por eso podemos tener plena confianza en la perspicacia, entendimiento y guía que nos da el esclavo basándose en las Escrituras.

5. ¿Por qué es evidente que el espíritu de Dios está detrás del esclavo?

5 Además, Jehová bendice al esclavo fiel y discreto con su espíritu santo. Aunque esta fuerza es invisible, podemos ver los efectos que produce en las personas en quienes opera. Pensemos en lo que el esclavo ha logrado respecto a la comisión de dar testimonio sobre Jehová, su Hijo y el Reino. Los siervos de Jehová están proclamando el mensaje del Reino en más de doscientos treinta países y territorios. ¿No es esta predicación mundial una prueba irrefutable de que el espíritu de Dios está detrás del esclavo? (Léase Hechos 1:8.) Para dar alimento espiritual oportuno a los siervos de Jehová de todo el mundo, este grupo debe tomar importantes decisiones. Y tanto al tomarlas como al llevarlas a efecto demuestra amor, apacibilidad y otros aspectos del fruto del espíritu (Gál. 5:22, 23).

6, 7. ¿Hasta qué punto confía Jehová en el esclavo fiel?

6 A fin de comprender hasta qué punto confía Jehová en el esclavo fiel, pensemos en lo que ha prometido a quienes componen este grupo. El apóstol Pablo escribió: “Sonará la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles, y nosotros seremos cambiados. Porque esto que es corruptible tiene que vestirse de incorrupción, y esto que es mortal tiene que vestirse de inmortalidad” (1 Cor. 15:52, 53). Tras servir a Dios fielmente y morir en cuerpos humanos corruptibles, los seguidores ungidos de Cristo son resucitados como seres espirituales. Pero se les da algo más que vida eterna: se les da inmortalidad, es decir, una vida perdurable e indestructible. También reciben incorruptibilidad, pues se les dan cuerpos que no pueden corromperse y que, al parecer, son independientes de fuentes exteriores de energía. Apocalipsis 4:4 los representa sentados en tronos con coronas de oro sobre la cabeza, indicando así que les espera la gloria de ser reyes. Pero eso no es todo.

7 Apocalipsis 19:7, 8 declara: “Han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Sí, a ella se le ha concedido estar vestida de lino fino, brillante y limpio, porque el lino fino representa los actos justos de los santos”. Jehová ha elegido a los cristianos ungidos para que sean la futura novia de su Hijo. Como hemos visto, les ha concedido inmortalidad, incorruptibilidad, el privilegio de ser reyes y el honor de componer la novia del Cordero. Estos imponentes dones demuestran a las claras que Dios confía en los ungidos, quienes “van siguiendo al Cordero no importa adónde vaya”.

Jesús confía en el esclavo

8. ¿Cómo sabemos que Jesús confía en sus seguidores ungidos?

8 ¿Qué pruebas hay de que Jesús tiene absoluta confianza en sus seguidores ungidos? Veamos. En la última noche de su vida en la Tierra, él les dijo a sus once apóstoles fieles: “Ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas”. Y a continuación les hizo esta promesa: “Yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel” (Luc. 22:28-30). Este pacto que Jesús estableció con aquellos once apóstoles llegará a incluir a la totalidad de los 144.000 cristianos ungidos (Luc. 12:32; Apoc. 5:9, 10; 14:1). Pensemos por un momento: ¿se comprometería Jesús a compartir su poder real con ellos si no les tuviera confianza?

9. ¿Qué cosas figuran entre “todos [los] bienes” de Cristo?

9 Por otra parte, Jesucristo ha nombrado al esclavo fiel y discreto “sobre todos sus bienes”, o sea, sobre todos los intereses del Reino en la Tierra (Mat. 24:47). Entre estos figuran las instalaciones de la central mundial de los testigos de Jehová, las sucursales, los Salones de Asambleas y Salones del Reino de todo el mundo, así como la comisión de predicar el Reino y hacer discípulos. ¿Quién dejaría a alguien a cargo de sus posesiones valiosas si no confiara en él?

10. ¿Qué otra prueba hay de que Jesucristo apoya a sus seguidores ungidos?

10 Poco antes de ascender al cielo, Jesús, ya resucitado, se apareció a sus discípulos fieles y les dijo: “¡Miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas” (Mat. 28:20). ¿Ha cumplido Jesús su promesa? Pues bien, en los últimos quince años, la cantidad de congregaciones de testigos de Jehová ha aumentado más del cuarenta por ciento: de unas setenta mil a más de cien mil. ¿Y cuántos nuevos discípulos se han unido al pueblo de Dios? En esos mismos quince años se han bautizado casi cuatro millones y medio de personas, más de ochocientas por día. Estos espectaculares aumentos demuestran claramente que Cristo está dirigiendo a los ungidos en sus reuniones de congregación y que los apoya en la labor de hacer discípulos.

El esclavo es fiel y discreto

11, 12. ¿Cómo ha demostrado el esclavo que es fiel y discreto?

11 Puesto que Jehová Dios y Jesucristo tienen plena confianza en el esclavo, ¿no deberíamos tenerla nosotros? Al fin y al cabo, el esclavo ha sido fiel al cumplir con su comisión. Una prueba de ello es la revista La Atalaya, que lleva ciento treinta años publicándose. Y otra prueba son nuestras reuniones y asambleas, que tanto nos fortalecen la fe.

12 El esclavo fiel también es discreto. No actúa con falta de modestia adelantándose a Jehová, pero tampoco tarda en actuar cuando la guía divina sobre un asunto está clara. Veamos un ejemplo. Los líderes de la religión falsa aprueban tácita o abiertamente la conducta impía y egoísta de la gente. En cambio, el esclavo nos advierte de manera sabia y oportuna contra las trampas del malvado sistema de Satanás, y puede hacerlo porque cuenta con la bendición de Jehová Dios y de Jesucristo. Por eso merece toda nuestra confianza. Pero ¿cómo podemos demostrarla?

Vayamos con los ungidos mientras siguen al Cordero

13. Según el profeta Zacarías, ¿cómo podemos demostrar que confiamos en el esclavo fiel y discreto?

13 El libro bíblico de Zacarías habla de “diez hombres” que se acercan a “un hombre que [es] judío” y le dicen: “Iremos con ustedes” (léase Zacarías 8:23). Notemos que para dirigirse a él, emplean la expresión “ustedes”, lo que indica que ese “hombre” simboliza a un grupo de personas. En nuestro tiempo, ese “hombre” representa al resto de cristianos ungidos por espíritu, los cuales forman parte del “Israel de Dios” (Gál. 6:16). Por otro lado, los “diez hombres de todos los lenguajes de las naciones” representan a la gran muchedumbre de otras ovejas. Tal como los cristianos ungidos siguen a Jesús sin importar adónde vaya, la gran muchedumbre acompaña al esclavo fiel y discreto. Los miembros de la gran muchedumbre jamás deben avergonzarse de colaborar con los “participantes del llamamiento celestial” (Heb. 3:1). No olvidemos que Jesús no se avergüenza de llamar “hermanos” a los cristianos ungidos por espíritu (Heb. 2:11).

14. ¿Cómo podemos apoyar lealmente a los hermanos de Cristo?

14 Jesucristo dijo que cuando alguien ayuda a sus hermanos es como si lo ayudara a él (léase Mateo 25:40). ¿Y cómo pueden quienes tienen la esperanza terrenal ayudar a los hermanos de Cristo? Principalmente, apoyándolos en la predicación del Reino (Mat. 24:14; Juan 14:12). Mientras que la cantidad de ungidos en la Tierra ha disminuido a lo largo de las décadas, el número de las otras ovejas ha aumentado. Cuando los miembros de la gran muchedumbre predican el Reino, ayudan a los ungidos a cumplir su comisión de hacer discípulos. De hecho, si les es posible, los apoyan como evangelizadores de tiempo completo (Mat. 28:19, 20). Y no debemos pasar por alto las diversas maneras en que podemos colaborar económicamente con esta obra.

15. ¿Cómo debemos responder al alimento espiritual que nos da el esclavo y a las decisiones que toma en cuestiones de organización?

15 ¿Qué pensamos personalmente del alimento espiritual que el esclavo fiel dispensa al tiempo apropiado mediante las publicaciones bíblicas y las reuniones cristianas? ¿Lo recibimos con gratitud y ponemos en práctica enseguida lo que aprendemos? ¿Cómo respondemos a las decisiones sobre cuestiones de organización? Si seguimos de buena gana la guía del esclavo, demostramos que confiamos en Jehová y en su manera de hacer las cosas (Sant. 3:17).

16. ¿Por qué deben escuchar todos los cristianos a los hermanos de Cristo?

16 Jesús declaró: “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen” (Juan 10:27). Ciertamente, esto puede decirse de los cristianos ungidos. ¿Qué tienen que hacer, entonces, las otras ovejas? Tienen que escuchar a Jesús, pero también a los hermanos de Jesús, a quienes se les ha confiado el cuidado espiritual del pueblo de Dios. Ahora bien, ¿qué implica escuchar la voz de ellos?

17. ¿Qué implica escuchar a la clase del esclavo?

17 El esclavo fiel y discreto de nuestros días está representado por el Cuerpo Gobernante, que dirige y coordina la predicación del Reino a nivel mundial. Los miembros del Cuerpo Gobernante son ancianos ungidos de gran experiencia. De ellos en particular se puede decir que “llevan la delantera” (Heb. 13:7). Con más de siete millones de publicadores en más de cien mil congregaciones en toda la Tierra, estos superintendentes ungidos tienen “mucho que hacer en la obra del Señor” (1 Cor. 15:58). Por eso, escuchar a la clase del esclavo significa cooperar plenamente con su Cuerpo Gobernante.

Las bendiciones de escuchar al esclavo

18, 19. a) ¿Qué bendiciones reciben quienes escuchan al esclavo fiel y discreto? b) ¿A qué debemos resolvernos?

18 Desde que fue nombrado, el esclavo fiel y discreto ha estado “[trayendo] a los muchos a la justicia” (Dan. 12:3). Entre estos figuran las personas que abrigan la esperanza de sobrevivir a la destrucción del actual mundo malvado. ¡Qué bendición es disfrutar de tal condición justa ante Dios!

19 En el futuro, “la santa ciudad, la Nueva Jerusalén” (formada por los 144.000), descenderá “del cielo desde Dios” preparada “como una novia adornada para su esposo”. Cuando eso suceda, ¿qué bendiciones recibirán quienes hayan escuchado la voz del esclavo? La Biblia promete: “Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” (Apoc. 21:2-4). Por lo tanto, sigamos escuchando, no solo a Cristo, sino también a sus hermanos ungidos, pues ellos son dignos de toda nuestra confianza.

¿Qué ha aprendido?

• ¿Qué pruebas hay de que Jehová confía en el esclavo fiel y discreto?

• ¿Cómo sabemos que Jesucristo tiene plena confianza en la clase del esclavo?

• ¿Por qué merece nuestra confianza el mayordomo fiel?

• ¿Cómo demostramos que confiamos en el esclavo?

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 25]

¿Sabe usted a quiénes ha elegido Jehová para que sean la futura novia de su Hijo?

[Ilustraciones de la página 26]

Jesucristo ha confiado “sus bienes” al esclavo fiel y discreto

[Ilustración de la página 27]

Cuando predicamos el Reino, apoyamos a los cristianos ungidos por espíritu