Virtudes que debemos perseguir

Virtudes que debemos perseguir

 Virtudes que debemos perseguir

“Sigue tras la justicia, la devoción piadosa, la fe, el amor, el aguante, la apacibilidad.” (1 TIM. 6:11.)

1. ¿Qué ejemplos bíblicos le vienen a la mente al escuchar la palabra perseguir?

¿QUÉ ejemplos bíblicos le vienen a la mente al escuchar la palabra perseguir? Tal vez piense en lo que sucedió en los tiempos de Moisés, cuando los egipcios salieron en persecución de los israelitas, pero terminaron sepultados bajo las aguas del mar Rojo (Éxo. 14:23). O quizás piense en el peligro que corría el homicida involuntario en el antiguo Israel. Este tenía que huir sin demora a una de las seis ciudades designadas para refugio. ¿Por qué? La Biblia explica: “No sea que el vengador de la sangre [...] persiga al que causó la muerte, lo alcance [...] y lo mate” (Deu. 19:6, La Nueva Biblia Latinoamérica).

2. a) ¿Qué objetivo ha puesto Dios delante de algunos cristianos? b) ¿Qué oportunidad brinda Jehová al resto de los cristianos de la actualidad?

2 Pero además de perseguir físicamente a alguien, también es posible perseguir objetivos o metas. Pablo, por ejemplo, escribió: “Prosigo hacia [literalmente, “persigo”] la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios mediante Cristo Jesús” (Fili. 3:14). La Biblia muestra que 144.000 cristianos ungidos —entre ellos Pablo— recibirán el premio de la vida celestial y reinarán sobre la Tierra junto con Jesús durante el Milenio. ¡Qué maravilloso objetivo ha puesto Dios delante de estos hombres y mujeres! No obstante, la inmensa mayoría de los cristianos de la actualidad persiguen una meta distinta: vivir para siempre con salud perfecta en un paraíso terrestre. En su gran amor, Jehová les brinda esta oportunidad que Adán y Eva perdieron (Apoc. 7:4, 9; 21:1-4).

3. ¿Cómo podemos demostrarle a Dios que agradecemos su bondad inmerecida?

3 Como los humanos somos pecadores, todo esfuerzo por ganarnos la vida eterna resulta insuficiente (Isa. 64:6). La única manera de obtenerla es ejerciendo fe en el rescate que Jehová ofreció mediante Jesucristo. ¿Qué podemos hacer para demostrarle a Dios que agradecemos ese acto de bondad inmerecida? Entre otras cosas, obedecer este mandato: “Sigue tras la justicia, la devoción piadosa, la fe, el amor, el aguante, la apacibilidad” (1 Tim. 6:11). Es interesante notar que el verbo griego traducido “sigue tras” significa literalmente “persigue”. Pues bien, el análisis que haremos a continuación nos ayudará a perseguir estas virtudes y así demostrarlas “más plenamente” (1 Tes. 4:1).

“Sigue tras la justicia”

4. ¿Cómo sabemos que es importante buscar la justicia, y cuáles son los primeros pasos que se deben dar?

4 En sus dos cartas a Timoteo, el apóstol Pablo enumeró diversas cualidades que es necesario manifestar, y en ambos casos mencionó la justicia en primer lugar (1 Tim. 6:11; 2 Tim. 2:22). Otros pasajes bíblicos también nos animan a ir tras la justicia (Pro. 15:9; 21:21; Isa. 51:1). El primer paso que debe darse consiste en adquirir “conocimiento [del] único Dios verdadero, y de aquel a quien [él envió], Jesucristo” (Juan 17:3). Quienes empiezan de este modo a buscar la justicia se sienten impulsados a arrepentirse de sus pecados y ‘volverse’ para hacer lo que a Dios le agrada (Hech. 3:19).

5. ¿Qué debemos hacer para obtener la condición de justos ante Dios, y cómo podemos conservarla?

5 Millones de personas que buscan con sinceridad la justicia han dedicado su vida a Jehová y lo han demostrado públicamente bautizándose. Si usted ya se ha bautizado, ¿comprende que debe seguir buscando la justicia y que dicha búsqueda debe reflejarse en su modo de vivir? De seguro es así en su caso. Una forma de seguir tras la justicia consiste en usar la Biblia “para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” al tomar decisiones importantes (léase Hebreos 5:14). Por ejemplo, si usted está en edad de casarse, ¿entiende que está mal iniciar una relación romántica con alguien que no sea un cristiano bautizado? ¿Está completamente decidido a no hacerlo? Sin duda lo estará si su deseo es ir tras la justicia (1 Cor. 7:39).

6. ¿Qué implica ir tras la justicia?

6 Quien busca la justicia no debe sentirse moralmente superior a los demás o ser “justo en demasía” (Ecl. 7:16). Jesús dijo que está mal hacer alarde de justicia para parecer mejor que otras personas (Mat. 6:1). Ir tras la justicia implica moldear el corazón: corregir los malos pensamientos, actitudes, motivos y deseos. Si nos esforzamos por hacerlo, difícilmente caeremos en un pecado grave (léase Proverbios 4:23; compárese con Santiago 1:14, 15). Además, Jehová nos bendecirá y nos ayudará a adquirir otras virtudes cristianas igual de esenciales.

“Sigue tras [...] la devoción piadosa”

7. ¿A qué se refiere el término griego que se traduce “devoción piadosa”?

7 La devoción encierra un sentimiento de profundo amor, respeto y fidelidad hacia alguien o algo. Un diccionario bíblico señala que el término griego que se traduce “devoción piadosa” se refiere a “la acción de demostrar con cuidado el debido temor de Dios”. Hubo muchas ocasiones en las que los israelitas no demostraron devoción piadosa, pues desobedecieron a Dios a pesar de que él los había liberado de Egipto.

8. a) ¿Qué cuestión surgió cuando Adán pecó? b) ¿Cómo se reveló la respuesta a esta cuestión?

8 Adán, pese a ser perfecto, pecó, y eso hizo surgir la cuestión de si algún ser humano podría demostrar devoción piadosa a la perfección. Pasaron los siglos y ningún descendiente de Adán lo logró, pues todos eran imperfectos. Entonces, ¿quién lo lograría? Por miles de años, la respuesta formó parte de un “secreto sagrado”, pero en su debido momento, Jehová mismo la reveló. Transfirió la vida de su Hijo unigénito a la matriz de María de modo que este naciera como ser humano perfecto. Desde su nacimiento hasta su humillante muerte, Jesús demostró lo que significa tener un sentimiento de profundo amor, respeto y fidelidad hacia Jehová. Además, sus oraciones revelaron que sentía reverencia por su amoroso Padre celestial (Mat. 11:25; Juan 12:27, 28). Por eso, Dios inspiró a Pablo para que hablara de Jesús como el ejemplo perfecto de devoción piadosa (léase 1 Timoteo 3:16).

9. ¿Cómo podemos demostrar devoción piadosa?

9 Como nosotros somos pecadores, no podemos demostrar devoción piadosa a la perfección. Pero sí podemos demostrarla a mayor grado cada día. Para ello, hemos de imitar cuidadosamente el modelo que Jesús fijó (1 Ped. 2:21). De este modo evitaremos ser como los hipócritas que solo tienen “una forma [o “apariencia”, según Reina-Valera] de devoción piadosa, pero [resultan] falsos a su poder” (2 Tim. 3:5). Claro, lo anterior no significa que la devoción piadosa no deba reflejarse en la apariencia. Todo lo contrario. Por ejemplo, cuando vamos a escoger qué ropa ponernos —sea para ocasiones especiales, como el día de nuestra boda, o para actividades cotidianas, como ir de compras—, debemos recordar que nuestra apariencia siempre debe ser la de personas que “profesan reverenciar a Dios” (1 Tim. 2:9, 10). En efecto, para demostrar devoción piadosa, debemos tener presentes las justas normas divinas en todo momento.

“Sigue [...] tras la fe”

10. ¿Qué debemos hacer para tener una fe firme?

10 Léase Romanos 10:17. A fin de tener una fe firme, los cristianos debemos meditar a menudo sobre las inestimables verdades de la Palabra de Dios. Para ello contamos con instrumentos muy útiles: las muchas publicaciones editadas por “el esclavo fiel y discreto”. Entre estas se encuentran El hombre más grande de todos los tiempos, Aprendamos del Gran Maestro y “Ven, sé mi seguidor”, tres libros excepcionales que han sido concebidos con el fin de ayudarnos a conocer e imitar mejor a Cristo (Mat. 24:45-47). La clase del esclavo también prepara reuniones y asambleas, muchas de las cuales se centran en “la palabra acerca de Cristo”. ¿Se le ocurre alguna manera en la que podría aprovechar mejor todos estos recursos y así prestar “más de la acostumbrada atención a las cosas” de Dios? (Heb. 2:1.)

11. ¿Cómo nos ayudan la oración y la obediencia a fortalecer la fe?

11 La fe también se fortalece orando. En una ocasión, los discípulos de Jesús le rogaron a su Maestro: “Danos más fe”. Pidámosle nosotros lo mismo a Dios (Luc. 17:5). Roguémosle humildemente que nos dé su espíritu santo, pues la fe forma parte del fruto de dicho espíritu (Gál. 5:22). Otra manera de fortalecer la fe es obedeciendo los mandatos de Dios. Por eso, tratemos de pasar más tiempo en la predicación, lo cual además produce gran felicidad. Y reflexionemos en las recompensas que se reciben al buscar “primero el reino y la justicia de Dios”, pues así también se aviva la fe (Mat. 6:33).

“Sigue tras [...] el amor”

12, 13. a) ¿Cuál es el nuevo mandamiento que dio Jesús? b) ¿De qué maneras podemos demostrar amor cristiano?

12 Léase 1 Timoteo 5:1, 2Pablo dio consejos prácticos que nos ayudan a tratar con amor a los hermanos. La devoción piadosa debe impulsarnos a obedecer el nuevo mandamiento de Jesús de “[amarnos] los unos a los otros” como él nos amó (Juan 13:34). El apóstol Juan dijo: “Cualquiera que tiene los medios de este mundo para el sostén de la vida, y contempla a su hermano pasar necesidad, y sin embargo le cierra la puerta de sus tiernas compasiones, ¿de qué manera permanece el amor de Dios en él?” (1 Juan 3:17). ¿Puede usted recordar ocasiones en las que haya demostrado su amor con acciones?

13 Otra manera de demostrar amor es perdonar a nuestros hermanos y no guardarles resentimiento (léase 1 Juan 4:20). Sigamos este consejo inspirado: “Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros si alguno tiene causa de queja contra otro. Como Jehová los perdonó liberalmente a ustedes, así también háganlo ustedes” (Col. 3:13). ¿Hay alguien en la congregación con quien usted deba poner en práctica este consejo? Si así es, ¿lo hará?

“Sigue tras [...] el aguante”

14. ¿Qué podemos aprender de la congregación de Filadelfia?

14 No es lo mismo esforzarse por alcanzar una meta a corto plazo que una meta que está más lejos de lo esperado o que es difícil de alcanzar. No cabe duda de que perseguir la meta de la vida eterna exige aguante. El Señor Jesucristo dijo a la congregación de Filadelfia: “Porque guardaste lo que dije acerca del aguante, yo también te guardaré de la hora de prueba” (Apoc. 3:10; nota). Así es, Jesús habló de la necesidad de tener aguante, la virtud que nos ayuda a no rendirnos ante las pruebas y tentaciones. Los hermanos de la congregación de Filadelfia deben haber aguantado de manera ejemplar muchas pruebas de fe. Por eso, Jesús les aseguró que les ayudaría a enfrentar una prueba más severa que se avecinaba (Luc. 16:10).

15. ¿Qué dijo Jesús acerca del aguante?

15 Jesús sabía que sus discípulos serían odiados por familiares no creyentes y por el mundo en general, de modo que al menos en dos ocasiones les dio ánimos con estas palabras: “El que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo” (Mat. 10:22; 24:13). Además, Jesús les dijo cómo podrían obtener fuerzas para aguantar. En una ocasión comparó con un terreno pedregoso a quienes “reciben la palabra [de Dios] con gozo” pero no resisten las pruebas. Por otro lado, comparó con una tierra excelente a quienes se mantienen fieles, pues “retienen” la palabra de Dios y “llevan fruto con aguante” (Luc. 8:13, 15).

16. ¿Con qué ayuda para aguantar cuentan millones de personas?

16 ¿Notó cuál es el secreto del aguante? El secreto es retener la palabra de Dios, es decir, mantenerla viva en nuestra mente y corazón. Algo que nos ha hecho posible alcanzar ese objetivo es contar con la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, una traducción exacta y fácil de leer que está disponible cada vez en más idiomas. Si meditamos en alguna porción de la Palabra de Dios todos los días, tendremos las energías necesarias para continuar llevando “fruto con aguante” (Sal. 1:1, 2).

“Sigue tras [...] la apacibilidad” y la paz

17. a) ¿Por qué es importante que seamos apacibles? b) ¿Cómo demostró Jesús que era apacible?

17 A nadie le agrada que lo acusen de algo que no ha dicho o hecho. Ante las críticas injustas, muchas personas reaccionan con furia. Sin embargo, es mucho mejor reaccionar apaciblemente (léase Proverbios 15:1). Claro, para ello se necesita gran fortaleza. Jesús nos dejó un ejemplo perfecto de apacibilidad ante las críticas injustas. La Biblia señala: “Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia” (1 Ped. 2:23). Aunque no nos es posible imitar a la perfección la apacibilidad de Jesús, sí podemos esforzarnos por mejorar cada día en este aspecto.

18. a) ¿Qué beneficios obtenemos si somos apacibles? b) ¿Qué otra cualidad se nos anima a cultivar?

18 Imitemos a Jesús y estemos “siempre listos para presentar una defensa” de nuestras creencias, pero hagámoslo “con genio apacible y profundo respeto” (1 Ped. 3:15). Si somos apacibles, las diferencias de opinión con la gente del territorio o con los hermanos no se transformarán en discusiones acaloradas (2 Tim. 2:24, 25). Así es, la apacibilidad contribuye a la paz. Tal vez esa haya sido la razón por la que, en su segunda carta a Timoteo, Pablo incluyó la paz entre las cualidades que debemos cultivar (2 Tim. 2:22; compárese con 1 Timoteo 6:11). La paz es, efectivamente, otra de las virtudes tras las cuales la Biblia nos anima a seguir (Sal. 34:14; Heb. 12:14).

19. Después de estudiar estas siete cualidades, ¿qué objetivo se propone usted, y por qué?

19 En este artículo se nos ha animado a perseguir siete valiosas virtudes cristianas: la justicia, la devoción piadosa, la fe, el amor, el aguante, la apacibilidad y la paz. ¡Cuánto se beneficia la congregación cuando todos nos esforzamos por hacerlo! Esa actitud honra a Jehová y le permite moldearnos, lo cual resulta en que se le rinda la alabanza que merece.

Preguntas para meditar

• ¿Qué implica ir tras la justicia y la devoción piadosa?

• ¿Qué nos ayudará a seguir tras la fe y el aguante?

• ¿Por qué debemos tratar con amor a los hermanos?

• ¿Por qué necesitamos ir tras la apacibilidad y la paz?

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 12]

Jesús dijo que está mal hacer alarde de justicia para tratar de impresionar a los demás

[Ilustración de la página 13]

Fortalezcamos nuestra fe meditando en las verdades de la Palabra de Dios

[Ilustración de la página 15]

Sigamos tras el amor y la apacibilidad