El matrimonio y los hijos en el tiempo del fin

El matrimonio y los hijos en el tiempo del fin

 El matrimonio y los hijos en el tiempo del fin

“El tiempo que queda está reducido.” (1 COR. 7:29.)

1. a) ¿Qué cambios sociales llevarían a situaciones “difíciles de manejar” en nuestros tiempos? b) ¿Por qué nos preocupan los cambios en los valores familiares?

LA Biblia predijo que “el tiempo del fin” estaría marcado por las guerras, los terremotos, el hambre y las enfermedades (Dan. 8:17, 19; Luc. 21:10, 11). También advirtió que en ese período decisivo de la historia de la humanidad se producirían importantes transformaciones en la sociedad. Por ejemplo, tendrían lugar cambios drásticos en los valores familiares, que llevarían a situaciones “difíciles de manejar” en estos críticos “últimos días” (2 Tim. 3:1-4). ¿Por qué nos preocupan tales cambios? Porque son tan profundos y están tan extendidos que fácilmente podrían afectar nuestro punto de vista sobre el matrimonio y los hijos. ¿De qué forma?

2. ¿Qué concepto del matrimonio y del divorcio tiene la gente en general?

2 Hoy en día resulta muy fácil divorciarse; de hecho, en una gran cantidad de países se ha disparado el número de divorcios. No obstante, debemos recordar que Jehová Dios tiene un concepto del matrimonio y del divorcio completamente distinto al de la mayoría de la gente de este mundo. ¿Qué piensa él al respecto?

3. ¿Cómo ven Jehová y Jesús el matrimonio?

3 Jehová espera que los casados cumplan lealmente sus votos matrimoniales. Cuando él unió en matrimonio a la primera pareja humana, dijo lo siguiente: “El hombre [...] tiene que adherirse a su esposa, y tienen que llegar a ser una sola carne”. Más adelante, Jesucristo repitió esas palabras y añadió: “Por lo tanto, lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre. [...] Cualquiera que se divorcie de su esposa, a no ser por motivo de fornicación, y se case con otra, comete adulterio” (Gén. 2:24; Mat. 19:3-6, 9). Así pues, Jehová y Jesús ven el matrimonio como un vínculo permanente, el cual solo se rompe cuando muere uno de los cónyuges (1 Cor. 7:39). En efecto, el matrimonio es una unión sagrada. Por esta razón, los cristianos no debemos ver el divorcio como una salida fácil. La Biblia indica que Jehová odia los divorcios que se realizan sin base bíblica (léase Malaquías 2:13-16; 3:6). *

Actitud responsable hacia el matrimonio

4. ¿Por qué se arrepienten algunos cristianos de haberse casado muy jóvenes?

4 El mundo corrupto en el que vivimos está obsesionado con el sexo, lo que explica el bombardeo de imágenes sensuales a las que nos vemos sometidos a diario. Los cristianos no podemos minimizar la influencia que tales imágenes pueden tener en cada uno de nosotros y, en particular, en nuestros queridos jóvenes. La realidad es que pueden despertar deseos sexuales, aunque uno no lo quiera. ¿Cómo deberían reaccionar los jóvenes ante esa influencia malsana? Algunos se casan a una edad muy temprana, creyendo que eso los protegerá de caer en la inmoralidad sexual, pero al poco tiempo se arrepienten de haber dado ese paso. ¿Por qué? Porque, cuando se acaba la novedad del matrimonio y se enfrentan a la vida diaria, se dan cuenta de que tienen poco en común con su cónyuge. De más está decir que tales parejas se encaran a un serio problema.

5. ¿Qué puede ayudar a las parejas a cumplir fielmente con sus votos matrimoniales? (Véase también la nota.)

5 Estar casado con alguien que, aun siendo cristiano, resulta ser muy diferente de lo que uno esperaba puede constituir toda una prueba (1 Cor. 7:28). En efecto, un matrimonio infeliz es fuente de muchos problemas. Pero los verdaderos cristianos saben que, por difícil que sea la situación, el divorcio sin base bíblica es una solución inaceptable. Quienes hacen todo lo posible por cumplir fielmente con sus votos matrimoniales merecen el respeto, el cariño y la ayuda de la congregación cristiana. *

6. ¿Qué deben tener presente los jóvenes cristianos que ya han pensado en la posibilidad de casarse?

6 Si eres joven y ya has pensado en la posibilidad de casarte, ¿qué debes tener presente? Que para iniciar una relación romántica con un cristiano del otro sexo, conviene que esperes a estar física, mental y espiritualmente listo para casarte, pues así te ahorrarás muchos dolores de cabeza. Claro, la Biblia no te dice que si quieres casarte, debes hacerlo a una edad en particular. * Pero sí te dice que deberías esperar a que pase el período en que los deseos sexuales son más intensos (1 Cor. 7:36). ¿Por qué? Porque los impulsos sexuales pueden nublarte el juicio y llevarte a tomar decisiones desacertadas que te traerían graves problemas más adelante. Recuerda que los sabios consejos que Jehová da sobre el matrimonio son para tu bienestar y felicidad (léase Isaías 48:17, 18).

Actitud responsable hacia los hijos

7. ¿A qué situación se enfrentan algunas parejas jóvenes, y cómo afecta a su matrimonio?

7 Algunas parejas se convierten en padres cuando ellos mismos apenas acaban de salir de la adolescencia. Todavía no han tenido suficiente tiempo para conocerse bien el uno al otro cuando llega el bebé. Como el recién nacido necesita atención las veinticuatro horas, lógicamente la madre se concentra en atenderlo, y eso a veces hace que el joven esposo sienta celos. Además, las noches sin dormir los deja agotados, lo que aumenta las tensiones en su relación. La joven pareja de repente se da cuenta de que ha perdido gran parte de su libertad. Ya no pueden ir a lugares adonde iban antes o hacer cosas que hacían antes. Ahora bien, ¿cómo deberían ver su nueva situación?

8. ¿Cómo debe verse la paternidad, y por qué?

8 Al igual que el matrimonio, la paternidad debe verse como un don divino que trae consigo gran responsabilidad. Es cierto que la llegada del bebé exige cambios en la vida familiar, pero los padres cristianos hacen frente a la nueva situación de manera responsable. Consideran a su hijo recién nacido como “una herencia de parte de Jehová”, pues fue Dios mismo quien otorgó a los seres humanos la facultad de procrear (Sal. 127:3). El padre y la madre se esfuerzan siempre por cumplir con las obligaciones que conlleva ser “padres en unión con el Señor” (Efe. 6:1).

9. a) ¿Qué implica criar a un hijo? b) ¿Qué puede hacer el cabeza de familia para que su esposa no se debilite espiritualmente?

9 Criar a un hijo implica años de sacrificios. Implica invertir mucho tiempo y energías. El esposo cristiano debe tener presente que durante los primeros años de la vida del niño, su esposa probablemente se distraerá durante las reuniones y tendrá menos oportunidades de estudiar la Biblia y meditar en ella, lo que pudiera debilitar su espiritualidad. Por eso, el padre responsable hace todo lo que está en su mano para ayudarla a cuidar del niño. Además, después de las reuniones procura comentar con ella algunos puntos tratados en el programa para compensar lo que se haya perdido. Y en ocasiones se encarga del niño para que su esposa pueda disfrutar de la predicación (léase Filipenses 2:3, 4).

10, 11. a) ¿Qué implica criar a los hijos en la “regulación mental de Jehová”? b) ¿Por qué merecen muchos padres cristianos que los felicitemos?

10 Criar a los hijos de manera responsable exige mucho más que proporcionarles alimento, ropa, cobijo y atención médica. En este peligroso tiempo del fin, los niños tienen que aprender desde temprana edad principios morales por los cuales regirse. Tienen que ser criados “en la disciplina y regulación mental de Jehová” (Efe. 6:4). Dicha “regulación mental” implica inculcar en su mente la forma de pensar de Jehová desde la más tierna infancia hasta que terminan los difíciles años de la adolescencia (2 Tim. 3:14, 15).

11 Cuando Jesús mandó a sus seguidores que hicieran “discípulos de gente de todas las naciones”, sin duda también se refería a que los padres debían ayudar a sus hijos a hacerse discípulos (Mat. 28:19, 20). Hay que reconocer que no es tarea fácil, pues este mundo somete a los jóvenes a muchas presiones. Por tal razón, los padres que logran que sus hijos lleguen a ser cristianos dedicados merecen que todos los felicitemos sinceramente. Son en verdad padres fieles y responsables que con su fe han vencido la influencia del mundo (1 Juan 5:4).

Deciden quedarse solteros o no tener hijos con un propósito noble

12. ¿Por qué algunos cristianos deciden quedarse solteros por algún tiempo?

12 Como “el tiempo que queda está reducido” y “la escena de este mundo está cambiando”, la Palabra de Dios nos anima a pensar en las ventajas de la soltería (1 Cor. 7:29-31). De ahí que muchos cristianos hayan decidido quedarse solteros por unos cuantos años o para toda la vida. Tales hermanos son dignos de elogio porque no utilizan con fines egoístas la libertad que les brinda su situación; más bien, la utilizan para servir a Jehová “sin distracción” (léase 1 Corintios 7:32-35). Por eso hay un buen número de cristianos solteros que son precursores o betelitas. Otros asisten a la Escuela de Entrenamiento Ministerial, impulsados igualmente por el deseo de ser más útiles en la organización de Jehová. Con el tiempo, algunos de esos hermanos deciden casarse y, cuando lo hacen, se dan cuenta de lo útil que les resulta en su vida de casados todo lo que aprendieron mientras eran solteros y servían en el ministerio de tiempo completo.

13. ¿Por qué deciden no tener hijos algunas parejas cristianas?

13 En diversas partes del mundo, la estructura familiar está cambiando, pues son muchas las parejas que deciden no tener hijos. ¿Qué las impulsa a tomar esa decisión? En algunos casos la falta de recursos económicos y en otros el deseo de dedicarse de lleno a una profesión lucrativa. En el caso de las parejas cristianas, la razón suele ser disponer de más tiempo para servir a Jehová. Pero eso no significa que estos matrimonios no disfruten de una vida normal de casados. La única diferencia es que están dispuestos a renunciar a ciertas bendiciones del matrimonio para poner los intereses del Reino en primer lugar (1 Cor. 7:3-5). Algunos de ellos sirven a Jehová y a sus hermanos en Betel o en la obra de circuito o distrito, mientras que otros son precursores o misioneros. Podemos estar seguros de que Jehová no olvidará su obra ni el amor que le muestran a su nombre (Heb. 6:10).

“Tribulación en la carne”

14, 15. ¿Qué “tribulación en la carne” pudieran sufrir los padres cristianos?

14 El apóstol Pablo advirtió que los cristianos casados tendrían “tribulación en la carne” (1 Cor. 7:28). Eso pudiera incluir problemas de salud de ellos mismos, de sus hijos o de sus padres mayores. Pero también pudiera incluir dificultades y disgustos relacionados con la crianza de los hijos. Como se mencionó al comienzo de este artículo, la Biblia predijo que “en los últimos días se presentar[ían] tiempos críticos, difíciles de manejar”, y entre las situaciones difíciles de manejar estaría la desobediencia de los hijos (2 Tim. 3:1-3).

15 Como nadie es inmune a los efectos de estos “tiempos críticos”, la crianza de los hijos se ha convertido en todo un reto para los padres cristianos. Estos tienen que luchar sin tregua contra la dañina influencia que el “sistema de cosas de este mundo” ejerce en sus hijos (Efe. 2:2, 3). Y lamentablemente, no siempre ganan la batalla, pues a veces los hijos dejan de servir a Jehová. Para los padres que han hecho todo lo posible por criar a sus hijos en la verdad divina, esta es sin duda una causa de “tribulación” (Pro. 17:25).

“Habrá gran tribulación”

16. ¿Qué clase de “tribulación” predijo Jesús?

16 Toda “tribulación” actual debida a problemas en el matrimonio o en la crianza de los hijos va a ser sobrepasada por otra mucho mayor. En su profecía sobre su presencia y la conclusión del sistema de cosas, Jesús afirmó: “Entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder” (Mat. 24:3, 21). Más tarde, Jesús reveló que una gran muchedumbre sobreviviría a esa “gran tribulación”. Pero antes de eso, el sistema de Satanás lanzará un fuerte ataque final contra los pacíficos siervos de Jehová. No cabe duda de que serán momentos muy difíciles para todos nosotros, niños y adultos por igual.

17. a) ¿Por qué podemos afrontar el futuro con confianza? b) ¿Qué debería influir en lo que pensamos sobre el matrimonio y los hijos?

17 Sin embargo, no debemos preocuparnos excesivamente por el futuro. Quienes sean padres pueden confiar en que ellos y sus hijos pequeños serán protegidos si son fieles a Jehová (léase Isaías 26:20, 21; Sof. 2:2, 3; 1 Cor. 7:14). Mientras tanto, tengamos presente que vivimos en tiempos críticos y dejemos que ese hecho influya en lo que pensamos sobre el matrimonio y los hijos en este tiempo del fin (2 Ped. 3:10-13). Si así lo hacemos, todos nosotros —seamos solteros o casados, tengamos hijos o no— honraremos a Jehová y a la congregación cristiana con nuestro modo de vivir.

[Notas]

^ párr. 3 Véase la información que aparece en el libro Vivamos muy pendientes del día de Jehová bajo el subtítulo “Él ha odiado [la acción de] divorciarse”, pág. 125.

^ párr. 5 Los cristianos que tienen problemas matrimoniales encontrarán consejos útiles en La Atalaya del 15 de septiembre de 2003 y ¡Despertad! del 8 de enero de 2001.

^ párr. 6 Consulta el capítulo 30, titulado “¿Estoy preparado para casarme?”, del libro Lo que los jóvenes preguntan. Respuestas prácticas.

Repaso

• ¿Por qué no es bueno que los cristianos se casen a una edad muy temprana?

• ¿Qué implica criar a un hijo?

• ¿Por qué deciden muchos cristianos quedarse solteros o, si están casados, no tener hijos?

• ¿Qué “tribulación” pudieran sufrir los padres cristianos?

[Preguntas del estudio]

[Ilustración de la página 17]

¿Por qué no es sensato casarse a una edad muy temprana?

[Ilustración de la página 18]

El esposo puede hacer mucho para que su esposa participe de lleno en las actividades espirituales

[Ilustración de la página 19]

¿Por qué deciden no tener hijos algunas parejas cristianas?