ARTÍCULO DE ESTUDIO 8

Por qué demostrar que estamos agradecidos

Por qué demostrar que estamos agradecidos

“Muéstrense agradecidos” (COL. 3:15).

CANCIÓN 2 Gracias, Jehová

AVANCE *

1. ¿Cómo demostró su agradecimiento un samaritano al que Jesús curó?

AQUELLOS diez hombres tenían lepra y se sentían desesperados. Habían oído que Jesús, el Gran Maestro, era capaz de curar cualquier enfermedad y estaban convencidos de que también podía curarlos a ellos. Así que, cuando un día lo vieron de lejos, le dijeron a gritos: “¡Jesús, Instructor, ten misericordia de nosotros!”. Él escuchó su súplica y los curó por completo a los diez. Seguro que todos estaban muy agradecidos * por lo que había hecho por ellos. Pero solo uno se lo demostró con palabras. Aquel hombre, que era samaritano, se sintió motivado a dar alabanza a Dios en voz alta (Luc. 17:12-19).

2, 3. a) ¿Qué puede hacer que no demostremos nuestro agradecimiento? b) ¿Qué veremos en este artículo?

2 Igual que aquel hombre, sin duda deseamos expresar nuestro agradecimiento a quienes hacen cosas buenas por nosotros. Sin embargo, puede que a veces olvidemos demostrarlo con palabras o acciones.

3 En este artículo, veremos por qué es importante que seamos agradecidos. También repasaremos el caso de varios personajes bíblicos que lo fueron y el de otros que no lo fueron. Luego, mencionaremos maneras concretas de demostrar nuestro agradecimiento.

POR QUÉ DEBEMOS DEMOSTRAR QUE ESTAMOS AGRADECIDOS

4, 5. ¿Por qué debemos demostrar que estamos agradecidos?

4 Jehová nos pone el ejemplo en demostrar agradecimiento. Lo hace, entre otras maneras, recompensando a los que lo agradan (2 Sam. 22:21; Sal. 13:6; Mat. 10:40, 41). Y la Biblia nos manda: “Háganse imitadores de Dios, como hijos amados” (Efes. 5:1). Así que una razón importante para demostrar que estamos agradecidos es que deseamos ser como Jehová.

5 Una segunda razón puede explicarse con este ejemplo. El agradecimiento es como una buena comida, que se disfruta más cuando se comparte. Sentir el agradecimiento de otros nos hace felices a nosotros. Pero expresar el agradecimiento que sentimos hace felices a los demás. ¿Por qué? Porque se dan cuenta de que sus esfuerzos por ayudarnos o por darnos algo que necesitábamos valieron la pena. Como consecuencia, nuestra amistad con ellos se hace más fuerte.

6. ¿En qué se parecen unas palabras de agradecimiento a unas manzanas de oro?

6 Las palabras de agradecimiento son algo muy valioso. La Biblia dice: “Como manzanas de oro en entalladuras de plata es una palabra hablada al tiempo apropiado” (Prov. 25:11). ¿Verdad que una manzana de oro con adornos de plata sería muy hermosa? Y, desde luego, tendría mucho valor. ¿Cómo nos sentiríamos si nos hicieran un regalo así? Pues bien, dedicarle a alguien unas palabras de gratitud puede ser igual de valioso. Además, tal como nosotros atesoraríamos una manzana de oro durante mucho tiempo, es posible que la persona a la que le damos las gracias atesore nuestras palabras durante el resto de su vida.

SIERVOS DE DIOS QUE DEMOSTRARON SU AGRADECIMIENTO

7. a) Según el Salmo 27:4, ¿cómo expresó su gratitud David? b) ¿Cómo lo hicieron los descendientes de Asaf?

7 David fue uno de los muchos siervos de Dios del pasado que demostraron su agradecimiento (lea Salmo 27:4). Mostró con acciones que valoraba de corazón el honor de servir a Jehová. Por ejemplo, contribuyó una fortuna para la construcción del templo. Otro caso es el de los descendientes de Asaf. Expresaron su gratitud componiendo salmos, es decir, canciones de alabanza a Dios. En una de ellas, le dieron las gracias a Jehová y expresaron su admiración por sus “maravillosas obras” (Sal. 75:1). Está claro que tanto David como los descendientes de Asaf querían mostrarle a Jehová cuánto apreciaban todas las bendiciones que les había dado. Y nosotros, ¿de qué maneras podemos imitarlos?

¿Qué nos enseña la carta de Pablo a los cristianos de Roma sobre demostrar que estamos agradecidos? (Vea los párrafos 8 y 9). *

8, 9. a) ¿Cómo demostró el apóstol Pablo que valoraba a sus hermanos? b) ¿Cuál debió ser el resultado?

8 El apóstol Pablo valoraba a sus hermanos y lo demostraba en lo que decía sobre ellos. Por ejemplo, siempre le daba las gracias a Dios por ellos en sus oraciones personales. Y en las cartas que les envió puso por escrito cuánto los apreciaba. Veamos un caso. En Romanos 16:1-15, mencionó por nombre a 27 cristianos. Recordó, por ejemplo, que Prisca y Áquila habían arriesgado “su propio cuello” por él y dijo que Febe fue “defensora de muchos”, entre los que se encontraba él mismo. De modo que Pablo les dedicó palabras de elogio a aquellos queridos hermanos que tanto se esforzaban.

9 Él sabía que sus hermanos eran imperfectos. Aun así, en la conclusión de la carta a los cristianos de Roma se centró en sus buenas cualidades. Así que, cuando la carta se leyó a la congregación, aquellos hermanos debieron sentirse muy felices al escuchar lo que Pablo decía sobre ellos. Y seguro que su amistad con él se fortaleció. ¿Somos nosotros como Pablo y les damos con frecuencia las gracias a los hermanos de la congregación por lo que dicen y hacen?

10. ¿Qué podemos aprender de que Jesús expresara el aprecio que sentía por sus seguidores?

10 En los mensajes de Jesús a algunas congregaciones de Asia Menor, él expresó su reconocimiento por la labor de sus seguidores. Por ejemplo, comenzó el mensaje a la congregación de Tiatira con estas palabras: “Conozco tus hechos, y tu amor y fe y ministerio y aguante, y que tus hechos recientes son más que los de antes” (Apo. 2:19). No solo dijo que habían aumentado su actividad, sino que los felicitó por las cualidades que motivaban su buen trabajo. Es verdad que tuvo que corregir a algunos cristianos de esta congregación, pero aun así comenzó y terminó su mensaje con palabras de ánimo (Apo. 2:25-28). Jesús es cabeza de todas las congregaciones, de modo que tiene mucha autoridad sobre ellas. Por tanto, no está obligado a agradecernos lo que hacemos por él. Pese a ello, se asegura de expresar su reconocimiento. No cabe duda de que es un magnífico ejemplo para los ancianos.

PERSONAJES BÍBLICOS QUE NO DEMOSTRARON SU AGRADECIMIENTO

11. Como indica Hebreos 12:16, ¿qué actitud tuvo Esaú hacia las cosas sagradas?

11 Tristemente, algunos personajes de la Biblia no demostraron gratitud. Veamos el caso de Esaú. Aunque sus padres amaban y respetaban a Jehová, él no valoraba las cosas sagradas (lea Hebreos 12:16). ¿Cómo demostró esta actitud? Se apresuró a vender su derecho de primogénito a su hermano menor, Jacob, por un simple plato de lentejas (Gén. 25:30-34). Más tarde, lamentó lo que había hecho y se quejó con amargura por no recibir la bendición que le correspondía como primogénito. Pero no tenía motivos para quejarse, pues había demostrado que no valoraba lo que tenía.

12, 13. ¿Cómo demostraron los israelitas su falta de agradecimiento, y con qué resultados?

12 Los israelitas tenían muchas razones para demostrar su agradecimiento. Jehová había traído diez plagas sobre Egipto para liberarlos de la esclavitud. Y, poco después, les había salvado la vida aniquilando al ejército egipcio en el mar Rojo. Ellos se sintieron tan agradecidos que le dedicaron a Dios una canción de victoria. Pero ¿cuánto les duró la gratitud?

13 En cuanto se toparon con nuevas dificultades, olvidaron todo lo que Dios había hecho por ellos y demostraron su falta de agradecimiento (Sal. 106:7). La Biblia dice que “toda la asamblea de los hijos de Israel empezó a murmurar contra Moisés y Aarón”, lo que significaba murmurar contra Jehová mismo (Éx. 16:2, 8). Él quedó tan decepcionado con ellos que más adelante dijo que toda aquella generación moriría en el desierto, con la excepción de Josué y Caleb (Núm. 14:22-24; 26:65). ¿Cómo podemos evitar estos malos ejemplos y copiar los buenos? Veamos.

CÓMO PODEMOS DEMOSTRAR HOY QUE ESTAMOS AGRADECIDOS

14, 15. a) ¿Cómo pueden demostrarse los cónyuges su agradecimiento? b) ¿Cómo pueden enseñar los padres a sus hijos a ser agradecidos?

14 A la familia. Toda la familia se beneficia cuando cada uno de sus miembros es agradecido. Cuantas más muestras de agradecimiento se dediquen los cónyuges, más unidos estarán y más fácil se les hará perdonarse sus errores. El esposo que valora a su esposa no solo se fija en las cosas buenas que ella dice y hace, sino que también “se levanta, y la alaba” (Prov. 31:10, 28). Y la esposa sabia le dice a su esposo las cosas concretas que valora de él.

15 Padres, ¿cómo pueden enseñar a sus hijos a ser agradecidos? Recuerden que ellos imitarán lo que ustedes digan y hagan. Por tanto, pónganles un buen ejemplo dándoles las gracias cuando hagan algo por ustedes. Además, enséñenles a dar las gracias cuando otros hagan algo por ellos. Ayúdenlos a comprender que la gratitud sale del corazón y que sus palabras pueden ayudar mucho a los demás. Por ejemplo, una hermana llamada Clary dice: “Cuando mi madre tenía 32 años, de la noche a la mañana tuvo que empezar a criar sola a sus tres hijos. Cuando yo cumplí esa edad, me puse a pensar en lo difícil que tuvo que ser para ella. Así que le dije cuánto valoraba todo lo que sacrificó para criarnos. Hace poco, me dijo que llevaba mis palabras grabadas en el corazón, que piensa en ellas con frecuencia y que siempre le alegran el día”.

Enseñemos a nuestros hijos a ser agradecidos. (Vea el párrafo 15). *

16. Dé un ejemplo de cómo puede animar a los hermanos que les demostremos nuestro agradecimiento.

16 A los hermanos de la congregación. Animamos a los hermanos cuando les demostramos nuestro agradecimiento. Veamos el caso de un anciano de 28 años llamado Jorge. Debido a que se enfermó de gravedad, pasó un mes sin poder ir a las reuniones. Y, una vez que empezó a asistir de nuevo, aún no era capaz de presentar discursos. Él reconoce: “Me sentía inútil por estar tan limitado y no poder atender mis deberes en la congregación. Pero, un día, un hermano me dijo después de la reunión: ‘Quiero darte las gracias por el buen ejemplo que le has dado a mi familia. No tienes ni idea de cuánto nos han gustado tus discursos todos estos años. Nos han hecho crecer en sentido espiritual’. En ese momento, se me hizo un nudo en la garganta y se me llenaron los ojos de lágrimas. Era justo lo que necesitaba oír”.

17. ¿Cómo podemos agradecerle a Jehová su generosidad, tal como nos manda Colosenses 3:15?

17 A nuestro generoso Dios. Jehová nos da una gran cantidad de alimento espiritual. Por ejemplo, recibimos información útil mediante nuestras reuniones, revistas y páginas de Internet. ¿Verdad que alguna vez hemos disfrutado de un discurso, un artículo o un programa del canal JW Broadcasting y hemos pensado que era justo lo que necesitábamos? Entonces, ¿cómo le podemos demostrar a Jehová nuestro agradecimiento por estos regalos? (Lea Colosenses 3:15). Una manera es dándole las gracias con regularidad en nuestras oraciones (Sant. 1:17).

Participar en la limpieza del Salón del Reino es una buena manera de demostrar nuestra gratitud. (Vea el párrafo 18).

18. ¿De qué formas demostramos que valoramos nuestro Salón del Reino?

18 Otra manera de demostrarle a Jehová nuestro agradecimiento es manteniendo limpio y ordenado el lugar donde nos reunimos para adorarlo. Por eso, participamos con regularidad en limpiar y dar mantenimiento a nuestro Salón del Reino. Además, quienes usan los aparatos de audio y video de la congregación los manejan con cuidado. El buen mantenimiento contribuye a que nuestros salones duren más y necesiten menos reparaciones importantes. De ese modo, disponemos de más fondos para construir y renovar otros salones por todo el mundo.

19. ¿Qué aprendemos de lo que les pasó a un superintendente de circuito y su esposa?

19 A los que trabajan duro por nosotros. Las palabras de agradecimiento pueden hacer que los demás vean con otros ojos los problemas a los que se enfrentan. Veamos lo que les pasó a un superintendente de circuito y su esposa. Después de un largo día de invierno en el ministerio, regresaron agotados a su alojamiento. Hacía tanto frío que ella se fue a dormir con el abrigo puesto. A la mañana siguiente, le dijo a su esposo que se sentía incapaz de seguir en la obra de circuito. Esa misma mañana, llegó una carta de la sucursal dirigida a ella. La carta la felicitaba con cariño por su servicio y su aguante, y admitía lo difícil que debía ser mudarse de un sitio a otro semana tras semana. Él cuenta: “Aquellas palabras le llegaron tan hondo que nunca más volvió a hablar de dejar la obra de circuito. De hecho, en las ocasiones en que a mí me pasó por la cabeza renunciar, fue ella quien me animó a seguir”. Este matrimonio permaneció en esta obra durante casi cuarenta años.

20. ¿Qué debemos esforzarnos por hacer todos los días, y por qué?

20 Esforcémonos todos los días por demostrar nuestro agradecimiento. Nuestras palabras y acciones sinceras pueden ser justo lo que alguien necesita para seguir adelante en este mundo ingrato. Además, al expresar nuestra gratitud, podemos forjar lazos de amistad que duren para siempre. Y lo más importante de todo es que imitaremos a nuestro generoso y agradecido Padre, Jehová.

CANCIÓN 148 Entregaste a tu amado Hijo

^ párr. 5 ¿Qué nos enseñan sobre ser agradecidos los ejemplos de Jehová, Jesús y un samaritano leproso? En este artículo, veremos estos y otros ejemplos, así como por qué es tan importante demostrar nuestro agradecimiento y algunas maneras de hacerlo.

^ párr. 1 IDEA IMPORTANTE: Ser agradecidos significa valorar lo que otros hacen por nosotros y expresar lo que sentimos.

^ párr. 55 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Los cristianos de la congregación de Roma escuchan la lectura de la carta que Pablo les escribió; Áquila, Priscila, Febe y otros hermanos se alegran cuando oyen sus nombres.

^ párr. 57 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Una madre ayuda a su hija a demostrarle a una hermana mayor cuánto valora su buen ejemplo.