CAPÍTULO 14

Seamos honrados en todas las cosas

Seamos honrados en todas las cosas

“Deseamos comportarnos honradamente en todas las cosas” (HEBREOS 13:18).

1, 2. ¿Cómo se siente Jehová cuando nos esforzamos por ser honrados?

MIENTRAS regresa de la escuela, un niño encuentra en el suelo una billetera llena de dinero. ¿Qué hará? Podría quedársela. Pero, en lugar de eso, se la devuelve a su dueño. Cuando la madre se entera de lo que hizo su hijo, se siente muy orgullosa de él.

2 La mayoría de los padres se alegran cuando sus hijos actúan con honradez. Nuestro Padre celestial, Jehová, es “el Dios de la verdad” y también se alegra cuando somos honrados (Salmo 31:5). Queremos agradarle y “comportarnos honradamente en todas las cosas” (Hebreos 13:18). Analicemos cuatro campos en los que podría resultar difícil ser honrado. Después veremos algunos beneficios de serlo.

CON NOSOTROS MISMOS

3-5. a) ¿De qué manera podríamos engañarnos a nosotros mismos? b) ¿Qué nos ayudará a ser honestos con nosotros mismos?

3 Para ser honrados con los demás, primero tenemos que ser honrados con nosotros mismos. Y eso no siempre es fácil. En el siglo primero, los cristianos de la congregación de Laodicea se engañaban pensando que estaban haciendo la voluntad de Dios cuando en realidad no era así (Apocalipsis 3:17). Nosotros también podríamos engañarnos sobre la clase de persona que somos en realidad.

4 Una manera de engañarnos es pensar que, siempre que hagamos algunas cosas buenas, a Dios no le importa que seamos maleducados, hirientes o mentirosos. Pero el discípulo Santiago explicó: “Si a un hombre le parece que es adorador formal, y con todo no refrena su lengua, sino que sigue engañando su propio corazón, la forma de adoración de este hombre es vana” (Santiago 1:26). Entonces, ¿qué nos ayudará a ser honestos con nosotros mismos?

5 Cuando nos miramos en un espejo, vemos cómo somos por fuera. Pero, cuando leemos la Biblia, vemos cómo somos por dentro. La Biblia nos ayuda a conocer nuestros puntos fuertes y débiles. También nos ayuda a ver los cambios que debemos hacer en nuestra manera de pensar, actuar y hablar (lea Santiago 1:23-25). Pero, si creemos que no tenemos ningún defecto, entonces no podremos mejorar. Así que debemos usar la Biblia para examinarnos con honestidad (Lamentaciones 3:40; Ageo 1:5). Otra cosa que nos ayuda a vernos tal como somos es la oración. Pidámosle a Jehová que nos examine y que nos ayude a ver nuestros defectos para que podamos corregirlos (Salmo 139:23, 24). Sabemos que Jehová odia a las personas falsas, pero es amigo de los justos (Proverbios 3:32).

EN LA FAMILIA

6. ¿Por qué deben ser sinceros entre ellos el esposo y la esposa?

6 La honradez es muy necesaria en la familia. Cuando el esposo y la esposa son sinceros entre ellos, se sienten seguros y pueden confiar el uno en el otro. Hay muchas maneras en las que podríamos ser deshonestos en el matrimonio. Por ejemplo, alguien casado podría ver pornografía, coquetear o incluso llegar a tener una relación romántica en secreto con otra persona. Pero fíjese en lo que dijo un escritor bíblico: “No me he sentado con hombres de falsedad; ni entro con los que esconden lo que son” (Salmo 26:4). Tener pensamientos inmorales con otra persona es otra manera de ser deshonesto con su cónyuge, y eso dañará su matrimonio.

Rechace de inmediato cualquier cosa que pueda debilitar su matrimonio.

7, 8. ¿Cómo pueden los padres usar la Biblia para enseñar a sus hijos la importancia de ser honrados?

7 Los padres deben enseñar a los hijos la importancia de ser honrados, y para lograrlo pueden usar la Biblia. En ella se habla de personas que no fueron honradas. Por ejemplo, Acán se hizo ladrón, Guehazí mintió para conseguir dinero, y Judas robó dinero y más tarde traicionó a Jesús por 30 monedas de plata (Josué 6:17-19; 7:11-25; 2 Reyes 5:14-16, 20-27; Mateo 26:14, 15; Juan 12:6).

8 La Biblia también habla de personas honradas. Por ejemplo, Jacob les mandó a sus hijos que devolvieran el dinero que habían encontrado, Jefté y su hija cumplieron una promesa hecha a Dios, y Jesús dijo la verdad incluso en situaciones difíciles (Génesis 43:12; Jueces 11:30-40; Juan 18:3-11). Estos ejemplos pueden ayudar a sus hijos a ver que la honradez es muy importante.

9. ¿Por qué deben ser honrados los padres?

9 Los padres también deben recordar este importante principio bíblico: “Tú, sin embargo, el que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú, el que predicas: ‘No hurtes’, ¿hurtas?” (Romanos 2:21). Si los padres dicen una cosa y hacen otra, los hijos se dan cuenta. Si les enseñan que deben ser honrados pero ellos mismos no lo son, eso los confundirá. Si ven que sus padres mienten, aunque sea en cosas pequeñas, es probable que ellos también mientan (lea Lucas 16:10). En cambio, si ven que sus padres son honrados, es más probable que en el futuro ellos también sean padres honrados (Proverbios 22:6; Efesios 6:4).

EN LA CONGREGACIÓN

10. ¿Cómo podemos ser honestos al hablar con otros cristianos?

10 También debemos ser honestos al hablar con los hermanos de la congregación. Es fácil que una simple conversación se transforme en chisme, o incluso en calumnia. Si repetimos algo sin saber si es verdad, puede que estemos esparciendo una mentira. Por eso, es mucho mejor controlar lo que decimos (Proverbios 10:19). Ser honestos no significa que debamos decir todo lo que pensamos, sabemos o hemos oído. Aunque vayamos a decir algo que es cierto, puede que no sea asunto nuestro o que no sea necesario o amable repetirlo (1 Tesalonicenses 4:11). Algunas personas que dicen cosas hirientes se justifican diciendo que solo están siendo sinceras. Pero los siervos de Jehová queremos que nuestras palabras siempre sean amables y buenas (lea Colosenses 4:6).

11, 12. a) ¿Por qué debe decir la verdad alguien que ha cometido un pecado grave? b) Si descubrimos que un amigo nuestro ha cometido un pecado grave, ¿qué manera de pensar debemos evitar, y por qué? c) ¿Cómo podemos ser honrados con la organización de Jehová?

11 Jehová ha encargado a los ancianos la responsabilidad de ayudar a la congregación, y eso les resultará más fácil si somos honestos con ellos. ¿Por qué? Pensemos en una comparación. Si usted estuviera enfermo y fuera al doctor, ¿le ocultaría alguno de los síntomas? Si lo hiciera, ¿cómo podría ayudarlo el doctor? Del mismo modo, si cometemos un error grave, no debemos ocultarlo ni mentir sobre lo sucedido. Más bien, debemos acudir a los ancianos y contarles toda la verdad (Salmo 12:2; Hechos 5:1-11). Ahora imagine otra situación. ¿Qué haría usted si se enterara de que un amigo suyo ha cometido un pecado grave? (Levítico 5:1). ¿Pensaría: “Soy un buen amigo y debo guardarle el secreto”? ¿O recordaría que los ancianos pueden ayudar a su amigo a recuperar y fortalecer su relación con Jehová? (Hebreos 13:17; Santiago 5:14, 15).

12 También debemos ser honrados con la organización de Jehová al hacer el informe de predicación y al completar una solicitud para ser precursor o para participar en cualquier otra actividad teocrática (lea Proverbios 6:16-19).

13. ¿Cómo podemos ser honrados con otros cristianos en asuntos de trabajo?

13 Los cristianos no debemos mezclar los negocios con nuestra adoración. Por ejemplo, no hacemos negocios cuando estamos en el Salón del Reino o predicando. Tampoco nos aprovechamos de nuestros hermanos en asuntos comerciales o laborales. Si otros Testigos trabajan para usted, debe pagarles puntualmente, darles el sueldo que acordaron y proveerles los beneficios y prestaciones que dicta la ley. Estas podrían incluir el seguro médico o los días libres pagados (1 Timoteo 5:18; Santiago 5:1-4). Si usted trabaja para un hermano, no espere un trato especial (Efesios 6:5-8). Trabaje la cantidad de horas acordadas y haga el trabajo que se espera de usted (2 Tesalonicenses 3:10).

14. ¿Qué debemos hacer antes de empezar un negocio con un hermano?

14 ¿Cómo debemos actuar si hacemos negocios con otro cristiano? Podría tratarse de una inversión o de un préstamo. En esos casos, hay un principio bíblico muy útil: ponerlo todo por escrito. Cuando el profeta Jeremías compró un terreno, preparó dos copias del acuerdo, hizo que varios testigos firmaran una de ellas y guardó los dos documentos para consultarlos en el futuro (Jeremías 32:9-14; vea también Génesis 23:16-20). Algunos creen que poner los acuerdos por escrito podría dar la impresión de que no confían en los hermanos. Pero la verdad es que eso puede evitar muchos malentendidos, disgustos y discusiones. Incluso en asuntos de negocios, recordemos que la paz de la congregación es más importante que cualquier acuerdo comercial (1 Corintios 6:1-8; vea la nota 30).

EN NUESTRA VIDA DIARIA

15. ¿Qué piensa Jehová de la falta de honradez en los negocios?

15 Debemos ser honrados con todos, también con quienes no son Testigos. Para Jehová es muy importante que seamos honrados. Su Palabra nos dice: “Una balanza defraudadora es cosa detestable a Jehová, pero una pesa de piedra completa le es un placer” (Proverbios 11:1; 20:10, 23). En tiempos bíblicos, se usaban balanzas para hacer negocios. Pero algunos comerciantes engañaban a los clientes dándoles menos de lo acordado o cobrándoles más de lo debido. Tal como en tiempos bíblicos, la falta de honradez es algo muy común hoy día. Pero, igual que en el pasado, Jehová sigue odiando esta conducta.

16, 17. ¿Qué prácticas deshonestas debemos evitar?

16 A todos se nos presentan situaciones en las que podríamos vernos tentados a ser deshonestos, como por ejemplo al solicitar un empleo, al completar formularios oficiales o al tener exámenes en la escuela. Muchos creen que no hay nada de malo en mentir, exagerar o dar respuestas engañosas. Esto no nos sorprende, pues la Biblia predijo que en nuestros días las personas se amarían a sí mismas y amarían el dinero en vez de amar lo que es bueno (2 Timoteo 3:1-5).

17 A veces, podría parecernos que a las personas que no son honradas les va muy bien (Salmo 73:1-8). Además, por ser honrados, los cristianos podríamos perder el empleo, sufrir dificultades económicas o ser maltratados en el trabajo. Pero, como veremos a continuación, cualquier sacrificio que hagamos para ser honrados vale la pena.

LOS BENEFICIOS DE SER HONRADOS

18. ¿Por qué es tan valiosa una buena reputación?

18 Tener la reputación de ser honrado y confiable es algo muy valioso y a la vez muy poco común (Miqueas 7:2). Todos podemos tener una reputación así. Tal vez algunas personas se rían de usted o digan que es tonto, pero otros valorarán su honradez y confiarán en usted. En todo el mundo, a los testigos de Jehová se nos conoce por nuestra honradez. Hay quienes prefieren contratar a Testigos porque saben que serán honrados. Y, cuando se despide a algunos trabajadores por no serlo, los Testigos muchas veces conservan el empleo.

Si somos buenos trabajadores, daremos gloria a Jehová.

19. ¿Cómo se sentirá Jehová si somos honrados?

19 Si somos honrados siempre, tendremos una conciencia tranquila y paz mental. Podremos decir lo mismo que Pablo: “Confiamos en que tenemos una conciencia honrada” (Hebreos 13:18). Pero lo más importante es que nuestro Padre, Jehová, verá y valorará los esfuerzos que hagamos por ser honrados en todas las cosas (lea Salmo 15:1, 2; Proverbios 22:1).