CAPÍTULO 15

Disfrute de su trabajo

Disfrute de su trabajo

“Que todo hombre [...] vea el bien por todo su duro trabajo” (ECLESIASTÉS 3:13).

1-3. a) ¿Qué piensan de su trabajo muchas personas? b) ¿Qué preguntas responderemos en este capítulo?

EN TODO el mundo, las personas trabajan mucho para mantenerse a sí mismas y a sus familias. A muchos no les gusta su trabajo, y a algunos hasta les angustia ir a trabajar. Si ese es su caso, ¿qué puede hacer para sentirse contento con su trabajo y disfrutarlo más?

2 Jehová nos dice: “Que todo hombre coma y realmente beba y vea el bien por todo su duro trabajo. Es el don de Dios” (Eclesiastés 3:13). Jehová nos creó con la necesidad y el deseo de trabajar, y quiere que disfrutemos de lo que hacemos (Eclesiastés 2:24; 5:18).

3 Entonces, ¿qué puede ayudarnos a disfrutar del trabajo? ¿Qué tipos de trabajo no deberíamos aceptar? ¿Cómo podemos cumplir con nuestro trabajo sin descuidar nuestra adoración a Jehová? ¿Y cuál es el trabajo más importante que podemos hacer?

LOS DOS MEJORES TRABAJADORES

4, 5. ¿Qué piensa Jehová del trabajo?

4 A Jehová le gusta mucho trabajar. Génesis 1:1 dice: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”. Después de crear la Tierra y todo lo que hay en ella, dijo que lo que había hecho era “muy bueno” (Génesis 1:31). Jehová se sintió feliz al ver lo que había creado (1 Timoteo 1:11).

5 Jehová nunca deja de trabajar. Jesús dijo: “Mi Padre ha seguido trabajando hasta ahora” (Juan 5:17). Aunque no sabemos todas las cosas maravillosas que Jehová ha estado haciendo, sí conocemos algunas de ellas. Sabemos que ha estado escogiendo a los que gobernarán en el cielo con su Hijo, Jesucristo (2 Corintios 5:17). Jehová también guía y cuida a los seres humanos. Por ejemplo, gracias a la predicación mundial, millones de personas están conociendo a Jehová y tienen la esperanza de vivir para siempre en la Tierra transformada en un paraíso (Juan 6:44; Romanos 6:23).

6, 7. ¿Cómo sabemos que Jesús es un buen trabajador?

6 A Jesús también le gusta mucho trabajar. Antes de venir a la Tierra, fue el “obrero maestro” de Dios y participó en la creación de todas las cosas en el cielo y en la Tierra (Proverbios 8:22-31; Colosenses 1:15-17). Jesús siguió trabajando mucho cuando estuvo en la Tierra. En su juventud, aprendió a ser un buen carpintero, y seguro que hizo muebles y construyó casas. Era tan bueno en su oficio que lo conocían como “el carpintero” (Marcos 6:3).

7 Pero el trabajo más importante que hizo Jesús en la Tierra fue predicar las buenas noticias del Reino y enseñar a las personas sobre su Padre. Tenía tres años y medio para llevar a cabo su ministerio, y trabajó desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche (Lucas 21:37, 38; Juan 3:2). Caminó cientos de kilómetros por caminos polvorientos para predicar a todas las personas que pudiera (Lucas 8:1).

8, 9. ¿Por qué disfrutaba Jesús de su trabajo?

8 Jesús sentía que trabajar para Jehová era como el alimento que le daba fuerzas y energías. De hecho, algunos días trabajaba tanto que no se detenía ni para comer (Juan 4:31-38). Aprovechaba cualquier oportunidad para hablarles de su Padre a otras personas. Por eso pudo decirle a Jehová: “Yo te he glorificado sobre la tierra, y he terminado la obra que me has dado que hiciera” (Juan 17:4).

9 Como vemos, Jehová y Jesús trabajan mucho y disfrutan de lo que hacen. Y nosotros queremos imitar a Dios y seguir los pasos de Jesús “con sumo cuidado y atención” (1 Pedro 2:21; Efesios 5:1). Por esta razón nos esforzamos al máximo en todo lo que hacemos.

¿CÓMO DEBERÍAMOS VER NUESTRO TRABAJO?

10, 11. ¿Qué nos ayudará a tener una actitud positiva hacia nuestro trabajo?

10 Los siervos de Jehová trabajamos mucho para cubrir nuestras necesidades y las de nuestra familia. Queremos disfrutar de nuestro trabajo, pero a veces puede ser difícil. Entonces, ¿qué podemos hacer si no nos gusta nuestro empleo?

Si tiene una actitud positiva, disfrutará más de cualquier trabajo.

11 Tengamos una actitud positiva. Tal vez no podemos controlar dónde o cuánto trabajamos, pero sí podemos cambiar nuestra actitud. Algo que puede ayudarnos es entender lo que Jehová espera de nosotros. Por ejemplo, Jehová quiere que el cabeza de familia cuide de los suyos lo mejor que pueda. De hecho, la Biblia dice que alguien que no mantiene a su familia “es peor que una persona sin fe” (1 Timoteo 5:8). Si usted es el cabeza de familia, se esfuerza por cubrir las necesidades de los suyos. Sea que le guste o no su trabajo, puede estar seguro de que al cuidar de su familia está agradando a Jehová.

12. ¿Cómo nos beneficia ser honrados y trabajadores?

12 Seamos honrados y trabajadores. Esto puede ayudarlo a disfrutar de su trabajo (Proverbios 12:24; 22:29). Por ejemplo, su jefe confiará en usted. Los trabajadores honrados son muy valorados, pues no roban dinero ni materiales, ni hacen otras cosas en horario de trabajo (Efesios 4:28). Y lo más importante es que Jehová ve que usted es honrado y trabajador. Saber que agrada a Dios le permitirá tener “una conciencia honrada” (Hebreos 13:18; Colosenses 3:22-24).

13. ¿Qué otros resultados puede producir nuestra buena conducta en el trabajo?

13 Recordemos que nuestra conducta en el trabajo puede dar gloria a Jehová. Esta es otra razón por la que podemos sentirnos contentos con nuestro trabajo (Tito 2:9, 10). Incluso algún compañero de empleo podría empezar a estudiar la Biblia gracias a nuestro buen ejemplo (lea Proverbios 27:11; 1 Pedro 2:12).

¿QUÉ EMPLEO DEBERÍAMOS ESCOGER?

14-16. ¿En qué debemos pensar al escoger un empleo?

14 En la Biblia no hay una lista de trabajos que los cristianos debamos aceptar o rechazar, pero sí hay principios que nos ayudan a tomar buenas decisiones sobre el empleo (Proverbios 2:6). Usemos los principios bíblicos para responder a las siguientes preguntas.

Busque un empleo que no vaya en contra de las normas de Jehová

15 ¿Tendré que hacer en este trabajo algo que Jehová dice que está mal? Ya hemos visto que Jehová odia prácticas como robar y mentir (Éxodo 20:4; Hechos 15:29; Efesios 4:28; Apocalipsis 21:8). Así que tenemos que rechazar cualquier trabajo que vaya en contra de las normas de Jehová (lea 1 Juan 5:3).

16 ¿Apoya o promueve este trabajo alguna práctica que Jehová condena? Por ejemplo, ¿qué haría usted si le ofrecieran trabajar de recepcionista en una clínica especializada en abortos? No hay nada de malo en ser recepcionista, pero usted sabe lo que Jehová piensa del aborto. Así que, aunque usted no practicara personalmente los abortos, ¿no cree que Jehová también podría considerarlo culpable? (Apocalipsis 18:4).

17. ¿Qué nos ayudará a tomar decisiones que agraden a Dios?

17 Si usamos los principios de la Biblia, estaremos entre los que tienen “sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos 5:14). Pregúntese: “Si aceptara este trabajo, ¿haría tropezar a otros? ¿Tendría que irme a vivir lejos de mi cónyuge y mis hijos, incluso a otro país? ¿Qué efecto tendría en ellos?”.

ASEGURÉMONOS DE “LAS COSAS MÁS IMPORTANTES”

18. ¿Por qué podría ser difícil poner nuestra adoración en primer lugar?

18 No es fácil poner en primer lugar la adoración a Jehová en estos “tiempos críticos, difíciles de manejar” (2 Timoteo 3:1). Encontrar trabajo y conservarlo puede ser muy difícil. Es cierto que tenemos que cuidar de nuestra familia, pero sabemos que nuestra adoración es lo primero. No debemos permitir que las cosas materiales tengan demasiada importancia en nuestra vida (1 Timoteo 6:9, 10). Así que, ¿cómo podemos asegurarnos de “las cosas más importantes” y al mismo tiempo cuidar bien de nuestra familia? (Filipenses 1:10).

19. ¿Cómo nos ayuda la confianza en Jehová a ver el trabajo de la manera correcta?

19 Confiemos por completo en Jehová (lea Proverbios 3:5, 6). Sabemos que Jehová conoce muy bien lo que necesitamos y que se preocupa mucho por nosotros (Salmo 37:25; 1 Pedro 5:7). La Biblia dice: “Que su modo de vivir esté exento del amor al dinero, y estén contentos con las cosas presentes”. Y Dios nos promete: “De ningún modo te dejaré y de ningún modo te desampararé” (Hebreos 13:5). Jehová no quiere que nos angustiemos pensando en cómo cuidar de nuestra familia. Vez tras vez ha demostrado que puede cubrir las necesidades de sus siervos (Mateo 6:25-32). Por eso, sea cual sea nuestra situación laboral, no descuidamos el estudio de la Biblia, la predicación y la asistencia a las reuniones (Mateo 24:14; Hebreos 10:24, 25).

20. ¿Qué podemos hacer para llevar una vida sencilla?

20 Mantengamos el ojo bien enfocado (lea Mateo 6:22, 23). Esto significa que debemos llevar una vida sencilla para poder concentrarnos en servir a Jehová. Sabemos que no sería sabio dejar que el dinero, una vida cómoda o los últimos aparatos electrónicos fueran más importantes que nuestra amistad con Dios. Entonces, ¿qué nos ayudará a poner en primer lugar lo más importante? Hagamos todo lo posible por no endeudarnos. Si ya tenemos deudas, podemos planificar cómo reducirlas o cancelarlas. Si no tenemos cuidado, puede que las cosas materiales nos roben mucho tiempo y energías, y no dediquemos suficiente tiempo a orar, estudiar o predicar. En vez de complicarnos la vida con las cosas materiales, queremos aprender a estar contentos con las cosas básicas, como el “sustento y con qué cubrirnos” (1 Timoteo 6:8). Y, sea cual sea nuestra situación, es bueno que examinemos de vez en cuando nuestras circunstancias para ver cómo podemos hacer más en nuestro servicio a Jehová.

21. ¿Por qué debemos tener claro lo que es más importante?

21 Tengamos claro lo que es más importante. Debemos usar bien el tiempo, las energías y las cosas materiales. Si no tenemos cuidado, cosas menos importantes, como la educación o el dinero, nos quitarán nuestro valioso tiempo. Jesús dijo: “Sigan, pues, buscando primero el reino” (Mateo 6:33). Nuestras decisiones, costumbres, actividades diarias y metas demuestran lo que ocupa el primer lugar en nuestro corazón.

EL TRABAJO MÁS IMPORTANTE

22, 23. a) ¿Qué es lo más importante que podemos hacer? b) ¿Qué nos ayudará a disfrutar de nuestro trabajo?

22 Lo más importante que podemos hacer es servir a Jehová. Una de las principales maneras de servirle es predicar las buenas noticias del Reino (Mateo 24:14; 28:19, 20). Al igual que Jesús, queremos hacer todo lo posible en esta obra. Algunos cristianos se han ido a vivir donde se necesitan más predicadores. Otros están aprendiendo un idioma para predicar a las personas que lo hablan. ¿Por qué no conversa con ellos? Seguro que le dirán que ahora tienen una vida más feliz y con más sentido (lea Proverbios 10:22).

Servir a Jehová es lo más importante que podemos hacer.

23 Quizás tengamos que pasar muchas horas en uno o incluso en varios trabajos tan solo para cubrir las necesidades básicas de nuestra familia. Jehová lo ve, y valora todo lo que hacemos para cuidar de ella. Así que, sin importar el trabajo que tengamos, sigamos imitando a Jehová y a Jesús siendo buenos trabajadores. Y recordemos que servir a Jehová y predicar las buenas noticias del Reino son las cosas más importantes que podemos hacer. Eso es lo que nos hará realmente felices.