Ir al contenido

Ir al índice

Jehová es el Dios de amor

Jehová es el Dios de amor

“Dios es amor.” (1 JUAN 4:8, 16)

CANCIONES 18 Y 51

1. a) ¿Cuál es la cualidad más sobresaliente de Dios? b) ¿Qué piensa usted de que el Creador sea un Dios de amor?

LA BIBLIA dice que “Dios es amor”. No dice que Dios tenga amor, sino que es amor (1 Juan 4:8). De todas las cualidades de Jehová, esa es la más sobresaliente. ¡Qué bueno es saber que el Creador de todo lo que existe en los cielos y en la Tierra es un Dios de amor! Todo lo que hace, lo hace por amor.

2. ¿De qué podemos estar completamente seguros? (Vea la ilustración del principio.)

2 El tierno cariño que Jehová siente por los seres humanos es una garantía de que todas las promesas que les ha hecho se cumplirán al pie de la letra. Por ejemplo, Jehová “ha fijado un día en que se propone juzgar la tierra habitada con justicia por un varón a quien ha nombrado”, Jesucristo, y podemos estar completamente seguros de que así será (Hech. 17:31). A todos los que acepten la autoridad de Dios y obtengan su aprobación les espera un futuro brillante y eterno.

¿QUÉ SE HA DEMOSTRADO A LO LARGO DE LA HISTORIA?

3. ¿Cómo cree usted que sería el futuro del universo si Dios no sintiera amor por nosotros?

3 ¿Puede imaginarse cómo sería nuestro futuro si el Creador no nos amara? Si no sintiera amor por nosotros, dejaría que el hombre y su cruel dios, el Diablo, siguieran causando desastres como lo han hecho hasta ahora (2 Cor. 4:4; 1 Juan 5:19; lea Revelación 12:9, 12). No cabe la menor duda: sin el amor de nuestro querido Dios, el futuro del universo sería espantoso.

4. ¿Por qué permitió Jehová que se rebelaran el Diablo y el hombre?

4 El Diablo se rebeló contra Jehová y consiguió que Adán y Eva hicieran lo mismo. Se atrevió a poner en duda que Dios tuviera el derecho de gobernar a su creación y dio a entender que a los seres humanos les iría mejor si él los gobernaba (Gén. 3:1-5). Aunque Jehová le dio permiso para que tratara de demostrar que tenía razón, el permiso fue temporal. Dios solo dio el tiempo suficiente para dejar bien claro que ningún gobierno aparte del suyo tiene la capacidad de hacernos felices. Y como lo ha demostrado la historia, ese objetivo se logró.

5. ¿Qué ha demostrado la historia más allá de toda duda?

5 Tan solo en los últimos cien años, las guerras han matado a más de cien millones de personas, y la situación mundial no ha dejado de empeorar. Eso es precisamente lo que la Biblia predijo que sucedería en “los últimos días” de este mundo: los hombres malos e impostores irían de mal en peor (2 Tim. 3:1, 13). A estas alturas no queda absolutamente ninguna duda. Como dice la Biblia, “al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jer. 10:23). Jehová no creó al ser humano ni con la capacidad ni con el derecho de independizarse de él.

6. ¿De qué ha servido el permiso temporal que Jehová le dio a Satanás?

6 Pero el permiso temporal que Jehová le dio a Satanás ha cumplido otro objetivo: ha servido de precedente. Nunca más se podrá volver a cuestionar el derecho y la capacidad de Dios de gobernarnos. Si después del fin de este mundo malvado alguien vuelve a intentarlo, no hará falta darle tiempo para que trate de probar sus acusaciones. ¿Por qué? Porque no es necesario demostrar el mismo punto dos veces. Jehová no tiene por qué volver a tolerar la maldad. Estará en la libertad de eliminar de inmediato a cualquier rebelde.

DIOS HA DEMOSTRADO QUE NOS QUIERE

7, 8. ¿De qué muchas maneras ha demostrado Dios que ama a la humanidad?

7 Jehová nos ha demostrado su gran amor de muchas maneras. Piense, por ejemplo, en el universo, tan hermoso y colosal. Contiene miles de millones de galaxias, cada una de ellas con miles de millones de estrellas y planetas. La galaxia en que vivimos, llamada Vía Láctea, contiene una estrella muy especial: el Sol. Sin él no existirían las innumerables formas de vida que existen en nuestro planeta. Todo lo anterior es prueba clara de que Jehová es un Dios único y de que su poder, sabiduría y amor son incomparables. Así es, “las cualidades invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder [eterno] y Divinidad” (Rom. 1:20).

8 Además, el Creador preparó la Tierra con todo lo necesario para que las plantas, los animales y el hombre pudieran habitarla. Y al hombre le regaló un bello jardín, así como una mente y un cuerpo perfectos, capaces de vivir para siempre (lea Revelación 4:11). Como bien dice la Biblia, él le “da alimento a [todo ser vivo]: porque su bondad amorosa es hasta tiempo indefinido” (Sal. 136:25).

9. Aunque Jehová es un Dios de amor, hay algo que odia. ¿Qué es?

9 Aunque Jehová es un Dios de amor, odia la maldad. La Biblia dice: “Oh Dios, la maldad no te agrada; [...] aborreces a todo el que hace lo malo”. Y luego añade que “detesta a los asesinos y a los engañadores” (Sal. 5:4-6, Nueva Traducción Viviente).

PRONTO DESAPARECERÁ LA MALDAD

10, 11. a) ¿Qué hará Jehová con los malvados? b) ¿Qué hará con los justos?

10 Como hemos visto, Jehová es un Dios de amor y odia el mal. Por eso limpiará su creación entera de maldad cuando lo considere oportuno. La Biblia promete: “Los malhechores mismos serán cortados, pero los que esperan en Jehová son los que poseerán la tierra. Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será”. Además asegura que los enemigos de Jehová desaparecerán como las flores de los prados y como el humo (Sal. 37:9, 10, 20).

11 Por otro lado, la Biblia promete: “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella” (Sal. 37:29). Ellos “hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz” (Sal. 37:11). Jehová cumplirá esta promesa porque ama a sus siervos y quiere lo mejor para ellos. Revelación 21:4 asegura que “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”. ¡Qué futuro tan maravilloso les espera a quienes reconocen la autoridad del Creador y lo obedecen!

12. ¿Quiénes son los inocentes?

12 En la Palabra de Dios leemos: “Vigila al [inocente] y mantén a la vista al recto, porque el futuro de ese hombre será pacífico. Pero los transgresores mismos ciertamente serán aniquilados juntos; el futuro de los inicuos verdaderamente será cortado” (Sal. 37:37, 38). El inocente es todo el que llega a conocer a Jehová y a Jesús, y obedece los mandatos de la Biblia (lea Juan 17:3). Esa persona se toma muy en serio las palabras de 1 Juan 2:17, que dice: “El mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. En vista de que el fin está cada vez más cerca, es urgente que confiemos en Jehová y andemos en sus caminos (Sal. 37:34).

LA MAYOR MUESTRA DE AMOR DE DIOS

13. ¿Cuál es la mayor muestra de amor de Jehová?

13 Es cierto que somos imperfectos, pero aun así podemos andar en los caminos de Dios. Además podemos ser sus amigos. ¿Cómo es eso posible? Gracias a la mayor muestra de amor que nos ha hecho: dejar que su Hijo muriera para rescatarnos del pecado y la muerte que heredamos de Adán (lea Romanos 5:12; 6:23). Jesús pasó millones de años en el cielo con su Padre y siempre lo obedeció. Por eso, Dios sabía que en la Tierra haría lo mismo. Como lo ama con todo el corazón, sufrió muchísimo al ver lo mal que lo trataron. Jesús defendió el derecho de Jehová a gobernarnos y demostró que un ser humano perfecto puede ser fiel a su Creador aun en las situaciones más difíciles.

Dios envió a su Hijo a la Tierra por amor. (Vea el párrafo 13.)

14, 15. ¿Qué se logró gracias a la muerte de Jesús?

14 Como vimos, Jesús defendió con ardor el derecho de Jehová a gobernarnos y fue fiel hasta la muerte. Gracias a eso pudo pagar el rescate que necesitaban los seres humanos para vivir en el nuevo mundo que Dios ha prometido. ¡Qué agradecidos debemos estar! El apóstol Pablo comprendía muy bien el amor que nos tienen Jesús y su Padre. Por eso dijo lo siguiente: “Cuando nosotros los pecadores no podíamos salvarnos, Cristo murió por nosotros. Murió en el tiempo escogido por Dios. En realidad, no es fácil que alguien esté dispuesto a morir en lugar de otra persona, aunque sea buena y honrada. Tal vez podríamos encontrar a alguien que diera su vida por alguna persona realmente buena. Pero aunque nosotros todavía éramos pecadores, Dios nos demostró su gran amor al enviar a Jesucristo a morir por nosotros” (Rom. 5:6-8, Biblia en Lenguaje Sencillo). Por su parte, el apóstol Juan escribió: “Por esto el amor de Dios fue manifestado en nuestro caso, porque Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que nosotros consiguiéramos la vida mediante él. El amor consiste en esto, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio propiciatorio por nuestros pecados” (1 Juan 4:9, 10).

15 Jesucristo mismo dijo: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). Jehová nos quiere tanto que estuvo dispuesto a pagar el precio más alto que existe con tal de ayudarnos, lo cual demuestra que siempre nos amará. Con razón Pablo escribió: “Estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni gobiernos, ni cosas aquí ahora, ni cosas por venir, ni poderes, ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor” (Rom. 8:38, 39).

EL REINO DE DIOS GOBIERNA YA

16. a) ¿Qué es el Reino mesiánico? b) ¿A quién ha encargado Dios la dirección del Reino?

16 El gobierno que Dios ha establecido en los cielos —el Reino mesiánico— es otra gran muestra de amor. Jehová ha encargado la dirección del Reino a Jesús, quien también tiene un amor inmenso por la humanidad y está perfectamente calificado para ser su rey (Prov. 8:31). Junto con él habrá 144.000 personas tomadas de la Tierra. Las experiencias que han vivido los ayudarán a ser compasivos con la humanidad (Rev. 14:1). Jesús hablaba del Reino siempre que tenía oportunidad. Era tan importante para él que les enseñó esta oración a sus discípulos: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra” (Mat. 6:9, 10). El día en que se cumpla esa oración, los siervos de Dios serán completamente felices.

17. ¿Qué diferencia hay entre el gobierno de Jesús y el de los hombres?

17 El gobierno de Jesús es muy diferente al de los hombres, que han ocasionado millones y millones de muertes con sus guerras. Jesús sí se interesa en sus súbditos e imita a la perfección las cualidades de su Padre, sobre todo el amor (Rev. 7:10, 16, 17). “Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré —invitó Jesús—. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera.” (Mat. 11:28-30.) ¡Qué hermosas palabras!

18. a) ¿Qué ha estado haciendo el Reino de Dios desde que comenzó a funcionar? b) ¿Qué preguntas contestará el siguiente artículo?

18 Las profecías de la Biblia muestran que el Reino de Dios comenzó a funcionar en el cielo en 1914, el año en el que comenzó la presencia de Cristo. En este período se ha estado reuniendo a los últimos miembros del grupo que reinará con Jesús, así como a “la gran muchedumbre” que sobrevivirá al fin de este mundo y vivirá en el Paraíso (Rev. 7:9, 13, 14). ¿Cuántas personas se han unido hasta ahora a la gran muchedumbre? ¿Qué necesitan hacer para salvarse? El siguiente artículo contestará estas dos preguntas.