Ir al contenido

Ir al índice

Que Jehová dé éxito a todos tus planes

Que Jehová dé éxito a todos tus planes

“Deléitate exquisitamente en Jehová, y él te dará las peticiones de tu corazón” (SAL. 37:4).

CANCIONES: 24, 54

1. a) ¿Qué deben decidir los jóvenes sobre el futuro? b) ¿Por qué no deben tener miedo? (Mira las fotos del principio).

JOVEN, de seguro estás de acuerdo en que es bueno planear adónde ir antes de comenzar un viaje. La vida es como un viaje, y el momento de planear adónde ir es la juventud. Claro, hacer planes puede ser difícil. Una joven llamada Heather dice: “Me da miedo pensar en lo que haré el resto de mi vida”. Si te sientes igual, recuerda lo que dice Jehová: “No mires por todos lados, porque soy tu Dios. Yo ciertamente te fortificaré. Yo cierta y verdaderamente te ayudaré” (Is. 41:10).

2. ¿Por qué sabes que Jehová quiere que tengas un futuro feliz?

2 Jehová te anima a hacer buenos planes para el futuro (Ecl. 12:1; Mat. 6:20). Él quiere que seas feliz. Puedes darte cuenta de ello cuando ves, oyes y saboreas las cosas maravillosas que ha creado. Piensa también en que él nos cuida y nos enseña la mejor manera de vivir. Fíjate en lo que les dice a los que rechazan sus consejos: “Escogieron la cosa en que no tuve deleite”. Y añade: “¡Miren! Mis propios siervos se regocijarán, pero ustedes mismos sufrirán vergüenza. ¡Miren! Mis propios siervos clamarán gozosamente a causa de la buena condición de corazón” (Is. 65:12-14). Cuando tomamos buenas decisiones, le damos gloria a Jehová (Prov. 27:11).

QUÉ PLANES TE AYUDARÁN A SER FELIZ

3. ¿Qué te recomienda hacer Jehová?

3 ¿Qué te recomienda Jehová? Piensa en esto. Él creó a los animales para que estén contentos con comer, beber y reproducirse. Pero a nosotros nos creó para que nos hagan felices otras cosas, como conocerlo y servirle con fidelidad (Sal. 128:1; Mat. 5:3). La Biblia dice que él es el “Dios de amor” y el “Dios feliz”, y que creó a los seres humanos “a su imagen” (2 Cor. 13:11; 1 Tim. 1:11; Gén. 1:27). Así que serás feliz si imitas a Dios. Su Palabra dice: “Hay más felicidad en dar que en recibir” (Hech. 20:35). ¿Lo has experimentado alguna vez? Esta es una verdad básica sobre la vida. Así pues, Jehová desea que tus planes demuestren el amor que sientes por él y por el prójimo (lee Mateo 22:36-39).

4, 5. ¿Por qué era feliz Jesús?

4 Jesucristo es el ejemplo perfecto para ti. Cuando era niño, jugaba y se divertía. Como dice la Palabra de Dios, hay “tiempo de reír” y “tiempo de dar saltos” (Ecl. 3:4). Pero Jesús también estudió las Escrituras y así cultivó la amistad con su Padre. Cuando tenía 12 años, los maestros del templo estaban “asombrados de su entendimiento y de sus respuestas” sobre asuntos espirituales (Luc. 2:42, 46, 47).

5 Cuando era adulto, Jesús era feliz porque hacía lo que Dios deseaba. Por ejemplo, su Padre quería que les llevara “buenas nuevas a los pobres” y “un recobro de vista a los ciegos” (Luc. 4:18). El Salmo 40:8 indica cómo se sentía Jesús: “En hacer tu voluntad, oh Dios mío, me he deleitado”. A él le gustaba enseñarles a las personas cosas sobre su Padre celestial (lee Lucas 10:21). En cierta ocasión, le enseñó a una mujer cómo adorar a Dios. Después, les dijo a sus discípulos: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra” (Juan 4:31-34). Mostrar amor a Dios y a los demás lo hizo feliz. Y eso también puede hacerte feliz a ti.

6. ¿Por qué es bueno que le cuentes tus planes a un cristiano maduro?

6 Muchos cristianos se hicieron precursores cuando eran jóvenes, y esto los hizo felices. ¿Por qué no le cuentas tus planes a alguno de ellos? Proverbios 15:22 dice que las cosas salen bien si uno consulta con otras personas. Estos hermanos maduros de seguro te dirán que en el servicio de tiempo completo aprenderás cosas que te servirán toda la vida. Jesús aprendió mucho de su Padre mientras estuvo en el cielo. Pero siguió aprendiendo cuando predicó en la Tierra. Por ejemplo, vio que lo hacía feliz llegar al corazón de la gente con el mensaje y mantenerse fiel ante las pruebas (lee Isaías 50:4; Heb. 5:8; 12:2). ¿Por qué te hará feliz a ti servir a tiempo completo? Veamos.

POR QUÉ NOS DA FELICIDAD HACER DISCÍPULOS

7. ¿Por qué les gusta a muchos jóvenes la obra de hacer discípulos?

7 Jesús dijo que los cristianos debemos ir y hacer discípulos enseñándoles la verdad (Mat. 28:19, 20). Si piensas dedicar tu vida a realizar esta obra, serás muy feliz y darás honra a Dios. Por supuesto, igual que sucede con otras cosas de la vida, necesitarás tiempo para llegar a ser hábil. Fíjate en lo que dijo hace poco un hermano llamado Timothy, que se hizo precursor cuando era adolescente: “Me gusta servir a Jehová a tiempo completo porque así le expreso mi amor. Al principio, no logré comenzar ningún curso bíblico. Pero más adelante me fui a otro lugar, donde comencé varios cursos de la Biblia en menos de un mes. Uno de los estudiantes comenzó a ir al Salón del Reino. Después asistí durante dos meses a la Escuela Bíblica para Varones Solteros, * y me enviaron a otro lugar. Allí empecé cuatro cursos bíblicos. Me encanta enseñarles la verdad a las personas porque puedo ver cómo el espíritu santo les va cambiando la vida” (1 Tes. 2:19).

8. ¿Qué han hecho algunos jóvenes para predicar a más personas?

8 Algunos jóvenes han aprendido otro idioma. Por ejemplo, un hermano de Norteamérica llamado Jacob escribe: “Cuando tenía siete años, muchos de mis compañeros de clase eran de Vietnam. Quería hablarles de Jehová, así que después de un tiempo me puse a aprender su idioma. Lo aprendí sobre todo comparando la edición en inglés de La Atalaya con la vietnamita. También me hice amigo de hermanos de una congregación vietnamita que estaba cerca de mi casa. A los 18 años me hice precursor. Más tarde, asistí a la Escuela Bíblica para Varones Solteros. Esta escuela me preparó para todo lo que hago en el grupo vietnamita en el que sirvo, donde soy precursor y el único anciano. Muchos vietnamitas se asombran de que haya aprendido su idioma. Me invitan a su casa, y muchas veces empiezo cursos de la Biblia. Algunos ya se han bautizado” (compara con Hechos 2:7, 8).

9. ¿Qué te enseña la obra de hacer discípulos?

9 La obra de hacer discípulos te enseña muchas cosas. Por ejemplo, aprenderás a tener buenos hábitos de trabajo, a comunicarte bien, a tener confianza en ti mismo y a tratar a las personas con tacto (Prov. 21:5; 2 Tim. 2:24, nota). Pero esta obra también te hace feliz porque te ayuda a conocer mejor lo que dice la Biblia sobre lo que crees. Además, aprendes a colaborar estrechamente con Jehová (1 Cor. 3:9).

10. ¿Por qué puedes ser feliz haciendo discípulos aunque casi nadie escuche el mensaje donde vives?

10 ¿Y si vives en un lugar donde casi nadie escucha el mensaje de las buenas nuevas? Aun así, la obra de hacer discípulos puede hacerte feliz. ¿Por qué? Porque todos los miembros de la congregación colaboramos para encontrar a las personas de buen corazón. Aunque solo un hermano encuentre a alguien que acepte la verdad, todos participamos en la búsqueda y todos nos alegramos. Por ejemplo, un hermano llamado Brandon pasó nueve años sirviendo de precursor en una zona donde pocas personas escuchaban el mensaje del Reino. Dice: “Me gusta predicar las buenas nuevas porque es lo que Jehová nos pide que hagamos. Empecé el precursorado poco después de terminar la educación obligatoria. Me encanta animar a los jóvenes de la congregación y ver cómo crecen en la verdad. Después de asistir a la Escuela Bíblica para Varones Solteros, me enviaron a servir de precursor a otro lugar. Es cierto que no he logrado ayudar a nadie a bautizarse, pero otros hermanos sí. Estoy contento de haber decidido participar a tiempo completo en la obra de hacer discípulos” (Ecl. 11:6).

OPORTUNIDADES QUE SE PODRÁN PRESENTAR ANTE TI

11. ¿En qué forma de servicio sagrado participan muchos jóvenes?

11 Hay muchas maneras de servirle a Jehová más plenamente. Por ejemplo, muchos jóvenes trabajan de voluntarios en la construcción. Se necesitan cientos de nuevos Salones del Reino. Trabajar en su construcción es una obra sagrada que da gloria a Dios y puede hacerte feliz. Igual que ocurre en otras formas de servicio sagrado, estar con los hermanos te da alegría. Construir lugares donde servir a Dios puede enseñarte muchas cosas, como trabajar de manera segura, ser un buen trabajador y colaborar con los encargados.

Los que se hacen siervos de tiempo completo tienen muchas bendiciones. (Vea los párrafos 11 a 13).

12. ¿Qué oportunidades se pueden presentar ante ti si te haces precursor?

12 Un hermano llamado Kevin dice: “Cuando era niño, tenía el deseo de algún día servir a Jehová a tiempo completo. Logré hacerme precursor a los 19 años. Para mantenerme, trabajaba a tiempo parcial con un hermano que era constructor. Aprendí a instalar techos, ventanas y puertas. Más tarde, estuve dos años ayudando a reconstruir Salones del Reino y casas de hermanos después de un huracán. Cuando oí que en Sudáfrica había mucha necesidad en la construcción, hice una solicitud, y me invitaron. En África, paso unas semanas en la construcción de un salón y luego voy a la de otro salón. Los que trabajamos en el grupo de construcción somos como una familia. Vivimos juntos, estudiamos la Biblia juntos y trabajamos juntos. También me gusta predicar con los hermanos de la localidad todas las semanas. Los planes que hice cuando era pequeño me han hecho feliz de maneras que no imaginaba”.

13. ¿Por qué hace felices a los jóvenes servir en Betel?

13 Muchos hermanos que cumplieron sus planes de ser precursores están ahora en Betel. Servir en Betel da mucha felicidad, pues todo lo que se hace allí es para Jehová. Además, la familia Betel ayuda a que todos recibamos el alimento espiritual. Un betelita llamado Dustin cuenta: “Cuando tenía nueve años, me puse la meta de servir a tiempo completo. Empecé el precursorado cuando terminé la educación obligatoria. Año y medio después, me invitaron a Betel. Aquí aprendí a trabajar con prensas rotativas y a programar computadoras. Algo que me gusta es que en Betel recibimos informes sobre el progreso de la obra de hacer discípulos en todo el mundo. Me encanta estar aquí porque con nuestro trabajo ayudamos a las personas a hacerse amigas de Jehová”.

¿QUÉ PLANES HARÁS PARA EL FUTURO?

14. ¿Cómo puedes prepararte para servir a Jehová a tiempo completo?

14 ¿Cómo puedes prepararte para servir a tiempo completo? Sobre todo, cultiva cualidades espirituales. Estas te ayudarán a servirle a Jehová de la mejor manera. Por eso, estudia la Palabra de Dios con regularidad, medita con atención en lo que dice y esfuérzate por expresar tu fe comentando en las reuniones. Mientras estés en la escuela, puedes adquirir experiencia y mejorar tus habilidades en la predicación. Aprende a mostrar interés en las personas preguntándoles su opinión con respeto y escuchando sus respuestas. También puedes ofrecerte a hacer tareas como limpiar y mantener el Salón del Reino. A Jehová le gusta usar a quienes son humildes y están dispuestos a ayudar (lee Salmo 110:3; Hech. 6:1-3). El apóstol Pablo invitó a Timoteo a ser misionero porque los hermanos “daban buenos informes acerca de él” (Hech. 16:1-5).

15. ¿Cómo puedes prepararte para ganarte la vida?

15 Por regla general, los siervos de tiempo completo necesitan un empleo para mantenerse (Hech. 18:2, 3). En tu caso, quizá puedas hacer un curso corto que te permita encontrar un trabajo a tiempo parcial donde vives. Pregúntales a otros precursores de tu circuito y al superintendente viajante qué tipo de trabajo puede ser práctico. Y, como dice la Biblia, “haz rodar sobre Jehová mismo tus obras, y tus planes serán firmemente establecidos” (Prov. 16:3; 20:18).

16. ¿Para qué puede prepararte servir a tiempo completo cuando eres joven?

16 Puedes estar seguro de que Jehová quiere que tengas un futuro feliz (lee 1 Timoteo 6:18, 19). Cuando estás en el servicio de tiempo completo, pasas tiempo con otros siervos de tiempo completo. Esto te ayudará a ser un cristiano maduro. Muchos han descubierto que servir a Jehová plenamente durante la juventud los ha ayudado cuando se han casado. A menudo, los que son precursores antes de casarse pueden seguir siéndolo junto con su cónyuge (Rom. 16:3, 4).

17, 18. ¿Qué relación hay entre los planes que hacemos y nuestro corazón?

17 Nuestros planes reflejan lo que tenemos en el corazón. El Salmo 20:4 dice de Jehová: “Que te dé conforme a tu corazón, y todo tu consejo te lo cumpla”. Así que piensa en lo que quieres hacer con tu vida, en lo que Dios está haciendo ahora y en lo que puedes hacer en su servicio. Luego, planea hacer lo que le agrada a Jehová.

18 Servir a Jehová plenamente te hará muy feliz, pues usarás tu vida para honrarlo. Así es, “deléitate exquisitamente en Jehová, y él te dará las peticiones de tu corazón” (Sal. 37:4).

^ párr. 7 Esta escuela ha sido sustituida por la Escuela para Evangelizadores del Reino.