CAPÍTULO 17

Continúe en el amor de Dios

Continúe en el amor de Dios

“Ustedes, amados, edificándose sobre su santísima fe, [...] manténganse en el amor de Dios” (JUDAS 20, 21).

1, 2. ¿Qué debemos hacer para continuar en el amor de Dios?

TODOS queremos mantenernos sanos y fuertes, así que tratamos de alimentarnos bien, hacer ejercicio con regularidad y cuidar nuestro cuerpo. Aunque esto requiere esfuerzo, lo hacemos porque nos beneficia. Pero también tenemos que estar sanos y fuertes en otro sentido.

2 Aunque ya hemos dado los primeros pasos para conocer a Jehová, debemos seguir fortaleciendo nuestra amistad con él. Cuando el discípulo Judas les dijo a los cristianos que continuaran “en el amor de Dios”, les explicó que para lograrlo debían seguir “edificándose sobre su santísima fe” (Judas 20, 21). Entonces, ¿cómo podemos fortalecer nuestra fe?

SIGA FORTALECIENDO SU FE

3-5. a) ¿Qué quiere Satanás que usted piense de las normas de Jehová? b) ¿Qué piensa usted de las leyes y los principios de Jehová?

3 Es importante que usted esté seguro de que obedecer a Jehová es lo mejor. Satanás quiere que usted piense que vivir de acuerdo con las normas de Jehová es demasiado difícil y que sería más feliz si decidiera por sí mismo lo que está bien y lo que está mal. Satanás ha intentado hacer que las personas crean esto desde el comienzo de la humanidad (Génesis 3:1-6). Y todavía sigue intentándolo.

4 Pero ¿tiene razón Satanás? ¿Son demasiado estrictas las normas de Jehová? Claro que no. Para entenderlo, pongamos un ejemplo. Imagine que está paseando por un parque y ve una cerca muy alta que le impide pasar a cierta zona. Quizás piense: “¿Qué hace aquí una cerca?”. Pero entonces oye a un león rugiendo desde el otro lado. ¿Qué piensa de la cerca ahora? Se siente agradecido de tener esa protección, pues evita que usted sea la siguiente comida del león. Las normas de Jehová son como esa cerca y Satanás es como ese león. La Biblia nos advierte: “Mantengan su juicio, sean vigilantes. Su adversario, el Diablo, anda en derredor como león rugiente, procurando devorar a alguien” (1 Pedro 5:8).

5 Jehová desea que tengamos la mejor vida posible. Como no quiere que Satanás nos engañe, nos ha dado leyes y principios que nos protegen y nos ayudan a ser felices (Efesios 6:11). Santiago escribió: “El que mira con cuidado en la ley perfecta que pertenece a la libertad, y persiste en ella [...] será feliz al hacerla” (Santiago 1:25).

6. ¿Qué nos ayudará a estar convencidos de que obedecer a Jehová es lo mejor?

6 Obedecer a Jehová hace que nuestra vida mejore y que nuestra amistad con él sea más fuerte. Por ejemplo, aceptar su invitación de orarle con frecuencia nos hace bien (Mateo 6:5-8; 1 Tesalonicenses 5:17). También nos sentimos felices cuando obedecemos su mandato de reunirnos para adorarlo y animarnos unos a otros, y cuando participamos al máximo en la obra de predicar y hacer discípulos (Mateo 28:19, 20; Gálatas 6:2; Hebreos 10:24, 25). Al pensar en cómo nos ha beneficiado hacer estas cosas, nuestra fe se fortalece y nos sentimos aún más convencidos de que obedecer a Jehová es lo mejor.

7, 8. ¿Qué nos ayudará a no preocuparnos por pruebas que podamos tener en el futuro?

7 Quizás nos preocupe que en el futuro tengamos que enfrentarnos a pruebas demasiado difíciles. Si alguna vez se siente así, recuerde lo que nos dice Jehová: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar. ¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río, y tu justicia como las olas del mar” (Isaías 48:17, 18).

8 Si obedecemos a Jehová, nuestra paz será como el agua de un río que nunca deja de correr, y nuestra justicia será como las olas del mar, que nunca dejan de llegar a la orilla. Sin importar lo que nos pase, podemos ser fieles a Dios. La Biblia promete: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará. Nunca permitirá que tambalee el justo” (Salmo 55:22).

ESFUÉRCESE POR SER UN CRISTIANO MADURO

9, 10. ¿Qué significa ser maduro?

9 A medida que fortalezca su amistad con Jehová, avanzará hacia la madurez cristiana (Hebreos 6:1). ¿Qué significa ser maduro?

10 La madurez cristiana no se logra solo con el paso de los años. Ser maduro significa que Jehová es nuestro mejor amigo y que tratamos de ver las cosas como él las ve (Juan 4:23). Pablo escribió: “Los que están en conformidad con la carne fijan la mente en las cosas de la carne; pero los que están en conformidad con el espíritu, en las cosas del espíritu” (Romanos 8:5). Un cristiano maduro no piensa que disfrutar de placeres o tener cosas materiales sea lo más importante. Más bien, se centra en servir a Jehová y toma buenas decisiones en la vida (Proverbios 27:11; lea Santiago 1:2, 3). No deja que lo convenzan para hacer lo malo, pues sabe lo que es correcto y está decidido a hacerlo.

11, 12. a) ¿Qué dijo Pablo sobre las “facultades perceptivas” de los cristianos? b) ¿Qué ejemplo nos ayuda a entender lo que se necesita para ser un cristiano maduro?

11 Para ser maduros, tenemos que esforzarnos. El apóstol Pablo escribió: “El alimento sólido pertenece a personas maduras, a los que mediante el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos 5:14). Puede que la palabra “entrenadas” nos haga pensar en el entrenamiento de un atleta.

12 Sabemos que, para llegar a ser un buen atleta, hay que dedicar mucho tiempo y energías a entrenar. Nadie nace siendo atleta. De hecho, cuando nacemos, ni siquiera sabemos usar bien los brazos y las piernas. Pero con el tiempo aprendemos a sostener objetos y a caminar. Y, con entrenamiento, alguien incluso podría llegar a ser un atleta. De forma parecida, hace falta tiempo y entrenamiento para llegar a ser un cristiano maduro.

13. ¿Qué nos ayudará a ver las cosas como las ve Jehová?

13 En este libro, hemos aprendido a ver las cosas como las ve Jehová. Hemos aprendido a valorar y amar sus normas. Al tomar decisiones, nos preguntamos: “¿Qué leyes y principios de la Biblia están relacionados con esta situación? ¿Cómo puedo ponerlos en práctica? ¿Qué quiere Jehová que haga?” (lea Proverbios 3:5, 6; Santiago 1:5).

14. ¿Qué tenemos que hacer para seguir fortaleciendo nuestra fe?

14 Fortalecer la fe en Jehová es un proceso constante. Igual que comer alimento nutritivo nos ayuda a fortalecer el cuerpo, aprender de Jehová nos ayuda a fortalecer la fe. Cuando empezamos a estudiar la Biblia, aprendimos verdades básicas sobre Jehová y sus normas. Pero con el tiempo tenemos que aprender verdades más profundas. Eso es lo que quiso decir Pablo cuando escribió que “el alimento sólido pertenece a personas maduras”. Al poner en práctica lo que aprendemos, nos hacemos más sabios. La Biblia nos dice: “La sabiduría es la cosa principal” (Proverbios 4:5-7; 1 Pedro 2:2).

15. ¿Por qué debemos amar a Jehová y a nuestros hermanos?

15 Una persona que está sana y fuerte sabe que, para mantenerse así, debe seguir cuidándose. De forma parecida, un cristiano maduro sabe que debe seguir esforzándose por mantener fuerte su amistad con Jehová. Pablo escribió: “Sigan poniéndose a prueba para ver si están en la fe, sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son” (2 Corintios 13:5). Pero no solo necesitamos una fe fuerte. También debe seguir creciendo nuestro amor por Jehová y por nuestros hermanos. Pablo dijo: “Si tengo [...] conocimiento, y si tengo toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy” (1 Corintios 13:1-3).

CÉNTRESE EN SU ESPERANZA

16. ¿Cómo quiere Satanás que nos sintamos?

16 Satanás quiere hacernos creer que nunca podremos agradar a Jehová. Quiere que nos desanimemos y que pensemos que nuestros problemas no tienen solución. No quiere que confiemos en los hermanos ni que seamos felices (Efesios 2:2). Él sabe que los pensamientos negativos nos hacen daño a nosotros y dañan nuestra amistad con Jehová. Pero Dios nos ha dado algo que nos ayuda a vencer los pensamientos negativos. Nos ha dado la esperanza.

17. ¿Por qué es tan importante la esperanza?

17 En 1 Tesalonicenses 5:8, la Biblia compara la esperanza al yelmo o casco que protegía la cabeza de un soldado durante la batalla y llama a este casco “la esperanza de la salvación”. La esperanza en las promesas de Jehová protege nuestra mente y nos ayuda a luchar contra los pensamientos negativos.

18, 19. ¿Cómo fortaleció a Jesús la esperanza?

18 Tener esperanza fortaleció a Jesús. En su última noche en la Tierra, pasó por muchas situaciones difíciles. Uno de sus amigos lo traicionó, otro negó conocerlo y otros lo abandonaron y huyeron. Además, gente de su propia nación se puso en su contra y pidió que lo torturaran hasta matarlo. ¿Qué ayudó a Jesús a aguantar todo este sufrimiento? La Biblia dice: “Por el gozo que fue puesto delante de él aguantó un madero de tormento, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2).

19 Jesús sabía que, si se mantenía fiel, daría gloria a su Padre y demostraría que Satanás es un mentiroso. Pensar en esa esperanza lo alegraba mucho. También sabía que muy pronto volvería al cielo junto a su Padre, y esta esperanza lo ayudó a aguantar. Debemos imitar a Jesús y centrarnos en nuestra esperanza. Esto nos ayudará a aguantar cualquier cosa que nos pase.

20. ¿Qué podemos hacer para mantener la esperanza?

20 Jehová ve la fe y el aguante que usted demuestra (Isaías 30:18; lea Malaquías 3:10). La Biblia promete: “Él te dará las peticiones de tu corazón” (Salmo 37:4). Así que céntrese en su esperanza. Satanás quiere que usted pierda su esperanza y que crea que las promesas de Jehová nunca se cumplirán. Pero no permita que esos pensamientos negativos lo dominen. Si siente que su esperanza no es tan real como antes, pídale ayuda a Jehová. Recuerde lo que dice Filipenses 4:6, 7: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús”.

21, 22. a) ¿Cómo será la vida en el nuevo mundo? b) ¿Qué está decidido a hacer usted?

21 Medite con frecuencia en el maravilloso futuro que nos espera. Muy pronto, todos adoraremos a Jehová (Revelación [Apocalipsis] 7:9, 14). Piense en cómo será la vida en el nuevo mundo. Será mucho mejor de lo que podamos imaginar. Satanás, los demonios y la maldad desaparecerán. Ya no habrá enfermedades ni muerte. En vez de eso, todos los días nos despertaremos llenos de energía y felices de estar vivos. Todos trabajaremos unidos para convertir la Tierra en un paraíso y tendremos alimento saludable y un lugar seguro donde vivir. Las personas ya no serán crueles ni violentas, sino amables unas con otras. Con el tiempo, todos los seres humanos disfrutarán de “la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Romanos 8:21).

22 Jehová quiere ser su mejor amigo. Por eso, haga todo lo posible para obedecerle y fortalecer su amistad con él todos los días. Que todos continuemos en el amor de Dios para siempre (Judas 21).