ARTÍCULO DE ESTUDIO 6

Seamos íntegros

Seamos íntegros

“¡Hasta que expire no quitaré de mí mi integridad!” (JOB 27:5).

CANCIÓN 29 Andaré en mi integridad

AVANCE *

1. ¿Cómo demostraron los tres Testigos mencionados en este párrafo que son leales a Jehová?

IMAGINEMOS tres situaciones. Una joven está en la escuela y el maestro le pide a toda la clase que participe en una celebración que ella sabe que desagrada a Dios, así que con respeto dice que no participará. Un joven va predicando y se da cuenta de que en la siguiente casa vive un compañero de escuela que antes se ha burlado de los testigos de Jehová. Aunque es tímido, va y toca a la puerta. Un padre de familia está en su lugar de empleo, y su jefe le pide que haga algo deshonesto o ilegal. Arriesgando su puesto de trabajo, le explica que es honrado y obedece la ley porque eso es lo que Dios espera de sus siervos (Rom. 13:1-4; Heb. 13:18).

2. ¿Qué preguntas responderemos en este artículo, y por qué?

2 ¿Qué cualidad diríamos que demuestran los tres Testigos de este ejemplo? Tal vez mencionemos varias, como la valentía y la honradez. Pero hay una que sobresale y los motiva a actuar como lo hacen: la integridad. Todos se esfuerzan por no fallarle a Jehová y por obedecer sus normas. De seguro que él se sentiría orgulloso de cada uno de ellos. Nosotros también queremos que nuestro Padre celestial se sienta orgulloso de nosotros. Por ello, respondamos estas preguntas: ¿Qué significa ser íntegro? ¿Por qué es importante que lo seamos? ¿Y cómo podemos fortalecer nuestro deseo de ser íntegros en estos tiempos tan difíciles?

QUÉ SIGNIFICA SER ÍNTEGRO

3. a) ¿Qué significa ser íntegro? b) ¿Qué ejemplos nos ayudan a entender lo que significa ser íntegro?

3 Ser íntegro significa sentir un amor y devoción inquebrantable a Jehová y hacer siempre lo que le agrada. En la Biblia, la palabra hebrea que se traduce “integridad” se usa para referirse a algo que está completo, entero o sano. Por ejemplo, la Ley decía que, cuando los israelitas le ofrecían a Jehová un animal en sacrificio, este tenía que estar sano (Lev. 22:21, 22). * Los siervos de Dios no podían ofrecerle un animal al que le faltara una pata, una oreja o un ojo, o que estuviera enfermo. Para Jehová era muy importante que el animal estuviera completo y sano (Mal. 1:6-9). ¿Por qué quiere Jehová que todo lo que le demos esté completo? El siguiente ejemplo nos ayudará a entenderlo. Cuando compramos una fruta, no queremos que tenga agujeros o que le falte un pedazo. Queremos que esté entera y sana. Pues bien, algo parecido pasa con nuestro amor y lealtad a Jehová. Él quiere que sea completo o íntegro.

4. a) Explique por qué no debemos ser perfectos para ser íntegros. b) Teniendo presente lo que dice Salmo 103:12-14, ¿qué no espera Jehová de nosotros?

4 Como sabemos que somos imperfectos y que cometemos muchos errores, puede que nos preguntemos: “¿Debemos ser perfectos para ser íntegros?”. Claro que no. Veamos dos motivos. Primero, porque Jehová no se concentra en nuestras faltas. Su Palabra nos dice: “Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie?” (Sal. 130:3). Él sabe que somos imperfectos y pecadores, y nos perdona con generosidad (Sal. 86:5). Segundo, porque Jehová conoce nuestras limitaciones y no espera de nosotros más de lo que podemos dar (lea Salmo 103:12-14). Entonces, ¿en qué sentido podemos ser completos o íntegros a sus ojos?

5. ¿Por qué es el amor la clave para que seamos íntegros?

5 La clave para que seamos íntegros es el amor. El amor y la lealtad que le mostramos a Jehová por ser nuestro Padre celestial deben ser completos. Si nuestro amor se mantiene intacto pese a las pruebas, entonces somos íntegros (1 Crón. 28:9; Mat. 22:37). Pensemos de nuevo en los tres Testigos del ejemplo del primer párrafo. Como es obvio, la joven no quiere aburrirse en la escuela, el joven no quiere pasar vergüenza predicando y el padre de familia no quiere perder su empleo. Entonces, ¿por qué hacen lo que hacen? Porque saben que las normas divinas son justas y lo que más les importa es agradar a su Padre celestial. El amor a Jehová los mueve a poner su criterio por encima de todo al tomar decisiones. Así demuestran que son íntegros.

POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE QUE SEAMOS ÍNTEGROS

6. a) ¿Por qué es tan importante que cada uno de nosotros sea íntegro? b) ¿Cómo demostraron Adán y Eva que no eran íntegros?

6 ¿Por qué es tan importante que cada uno de nosotros sea íntegro? Porque Satanás ha desafiado a Jehová y a cada uno de nosotros. En el jardín de Edén, ese ángel rebelde se convirtió en Satanás, que significa “Opositor”. Él manchó el buen nombre de Jehová dando a entender que es un gobernante malo, egoísta y corrupto. Por desgracia, Adán y Eva se pusieron del lado de Satanás y se rebelaron contra Dios (Gén. 3:1-6). Mientras vivían en Edén, habían tenido incontables oportunidades de fortalecer su amor por Jehová. Pero, cuando Satanás se rebeló, el amor que ellos sentían por Jehová no era completo o íntegro. Mucho tiempo después, en los días de Job, se planteó otra cuestión: ¿Habría seres humanos que fueran leales a Jehová por amor? En otras palabras, ¿son los seres humanos capaces de ser íntegros?

7. De acuerdo con Job 1:8-11, ¿cómo veía Jehová la integridad de Job, y cómo la veía Satanás?

7 Job vivió en la misma época en la que los israelitas estaban en Egipto. En aquel tiempo, no había ningún ser humano tan íntegro como él. Claro, era imperfecto y cometía errores, como todos nosotros. Pero Dios lo amaba por su integridad. Es probable que Satanás ya hubiera desafiado antes a Jehová afirmando que los seres humanos no son íntegros. Así que Dios le dijo que se fijara en Job. Su forma de vivir demostraba que Satanás era un mentiroso. Entonces, Satanás le exigió que lo dejara someter a prueba la integridad de Job. Jehová confiaba en su amigo Job, así que permitió que Satanás lo probara (lea Job 1:8-11).

8. ¿Cómo atacó Satanás a Job?

8 Satanás es cruel y un asesino. Le quitó a Job todo lo que tenía: su riqueza, sus siervos y su buena reputación. Además, le mató a sus diez hijos, a los que tanto amaba. Luego, lo golpeó con una enfermedad horrible que lo llenó de úlceras dolorosas de pies a cabeza. Su esposa estaba tan angustiada y abrumada por el dolor que le dijo que se rindiera, maldijera a Dios y muriera. Job llegó a desear la muerte, pero se mantuvo íntegro. Entonces, Satanás lo atacó de otra manera. Se valió de tres amigos de Job, que lo visitaron durante varios días pero no lo consolaron de ningún modo. En vez de eso, lo sermonearon y lo criticaron con crueldad. Afirmaron que Dios le estaba causando todo ese sufrimiento y que a él no le importaba si era íntegro o no. Hasta le dieron a entender que era una mala persona y que se merecía todo lo que le estaba pasando (Job 1:13-22; 2:7-11; 15:4, 5; 22:3-6; 25:4-6).

9. A pesar de tanta calamidad, ¿a qué se negó Job?

9 ¿Cómo reaccionó Job ante tanta calamidad? No era perfecto, así que se enojó y reprendió a sus falsos consoladores y dijo cosas que luego admitió que habían sido irreflexivas. Defendió más su propia justicia que la de Dios (Job 6:3; 13:4, 5; 32:2; 34:5). Pero, incluso en los peores momentos, se negó a darle la espalda a Jehová. Se negó a creer las mentiras de aquellos falsos amigos. Dijo: “¡Ni se piense de parte mía que yo los declare justos a ustedes! ¡Hasta que expire no quitaré de mí mi integridad!” (Job 27:5). Con estas importantes palabras, dio a entender que estaba decidido a ser íntegro pasara lo que pasara. Se negó a darse por vencido, y nosotros podemos hacer lo mismo.

10. ¿Qué relación tiene con cada uno de nosotros la cuestión que hizo surgir Satanás sobre Job?

10 ¿Qué relación tiene con cada uno de nosotros la cuestión que hizo surgir Satanás sobre Job? Él alega que no amamos de verdad a Jehová, que dejaremos de servirle con tal de salvar nuestra vida y que en realidad no somos íntegros (Job 2:4, 5; Rev. 12:10). ¿Cómo nos hace sentir esto? ¿No es cierto que nos duele? Pero pensemos en lo siguiente: Jehová confía tanto en nosotros que deja que Satanás nos pruebe para darnos la maravillosa oportunidad de demostrar que somos íntegros y que él es un mentiroso. Además, Dios promete ayudarnos a lograrlo (Heb. 13:6). ¡Qué honor es contar con la confianza del Rey del universo! ¿Vemos por qué es tan importante ser íntegros? Porque así desmentimos las acusaciones de Satanás y defendemos el buen nombre y la forma de gobernar de nuestro Padre celestial. Entonces, ¿cómo podemos fortalecer nuestro deseo de ser íntegros?

QUÉ PODEMOS HACER PARA SER ÍNTEGROS HOY DÍA

11. ¿Qué podemos aprender de Job?

11 Satanás ha intensificado sus ataques contra los siervos de Dios durante estos “últimos días” tan difíciles (2 Tim. 3:1). Por eso, ¿cómo podemos fortalecer hoy día nuestro deseo de ser íntegros? Una vez más, podemos aprender del ejemplo de Job. Mucho antes de que sufriera sus pruebas, ya había demostrado en diversas ocasiones que era íntegro. Veamos tres cosas que hizo y cómo podemos imitarlo.

¿Cuáles son algunas formas de fortalecer nuestro deseo de ser íntegros? (Vea el párrafo 12). *

12. a) Como indica Job 26:7, 8, 14, ¿qué hizo que Job sintiera admiración y respeto por Jehová? b) ¿Qué nos ayudará a nosotros a sentir admiración por Dios?

12 Fortaleció su amor a Dios cultivando admiración por él. Job dedicó tiempo a reflexionar en la maravillosa creación de Jehová (lea Job 26:7, 8, 14). Se quedó asombrado cuando pensó en la Tierra, el cielo, las nubes y el trueno, aunque reconoció que sabía muy poco sobre todo lo que Dios ha creado. También valoró mucho lo que Jehová le enseñaba, y por eso dijo: “He atesorado los dichos de su boca” (Job 23:12). La admiración y el respeto que sentía por Jehová lo motivaron a amarlo y a desear agradarlo. Esto a su vez fortaleció su deseo de ser íntegro. Como Job, debemos dedicar tiempo a reflexionar en la maravillosa creación de Jehová. Hoy día, el ser humano sabe mucho más sobre ella que en tiempos de Job. Además, tenemos la Biblia completa, que nos ayuda a conocer bien a Dios. Todo lo que aprendamos contribuirá a llenarnos de admiración y respeto por Jehová. Esto a su vez nos motivará a amarlo y obedecerlo, y fortalecerá nuestro profundo deseo de ser íntegros (Job 28:28).

Para fortalecer nuestro deseo de ser íntegros, debemos rechazar la pornografía. (Vea el párrafo 13). *

13, 14. a) Como indica Job 31:1, ¿en qué campo demostró Job que era obediente? b) ¿Cómo podemos imitar su ejemplo?

13 Se esforzó por ser obediente en todo campo de la vida. Job sabía que para ser íntegro tenía que obedecer a Jehová. De hecho, cada vez que demostramos obediencia, fortalecemos nuestro deseo de ser íntegros. Job se esforzó por ser obediente a Dios en su vida diaria. Por ejemplo, fue muy cuidadoso en su forma de tratar a las mujeres (lea Job 31:1). Como estaba casado, sabía que no estaba bien prestarle atención indebida a una mujer que no fuera su esposa. Hoy día, vivimos en un mundo que nos bombardea con tentaciones sexuales. ¿Haremos como Job y evitaremos prestarle atención indebida a cualquier persona que no sea nuestro cónyuge? ¿Nos negaremos a mirar cualquier tipo de imágenes sensuales o pornográficas donde sea que estén? (Mat. 5:28). Si todos los días ejercemos autodominio, fortaleceremos nuestro deseo de ser íntegros.

Para fortalecer nuestro deseo de ser íntegros, debemos tener un criterio equilibrado de las cosas materiales. (Vea el párrafo 14). *

14 Job también fue obediente a Jehová en su forma de ver las cosas materiales. Dijo que poner su confianza en sus posesiones habría sido un grave error que merecería el castigo de los jueces (Job 31:24, 25, 28). Hoy día, el mundo en el que vivimos es muy materialista. Si llegamos a tener un criterio equilibrado sobre el dinero y lo material, tal como nos aconseja la Biblia, fortaleceremos nuestro deseo de ser íntegros (Prov. 30:8, 9; Mat. 6:19-21).

Para fortalecer nuestro deseo de ser íntegros, debemos mantener viva nuestra esperanza. (Vea el párrafo 15). *

15. a) ¿Qué esperanza ayudó a Job a permanecer íntegro? b) ¿Por qué debemos recordar la esperanza que Jehová nos ofrece?

15 Se concentró en la esperanza de que Dios lo recompensaría. Job estaba convencido de que a Dios sí le importaba si era íntegro o no (Job 31:6). Pese a sus pruebas, confiaba en que Jehová al final lo recompensaría, y esto de seguro lo ayudó a permanecer íntegro. Jehová se sintió tan complacido con Job que lo bendijo con una recompensa extraordinaria mientras todavía era imperfecto (Job 42:12-17; Sant. 5:11). Y en el futuro recibirá bendiciones aún mayores. ¿Qué hay de nosotros? ¿Tenemos la firme esperanza de que Jehová nos recompensará por ser íntegros? Nuestro Dios no ha cambiado (Mal. 3:6). Recordar que él valora nuestra integridad mantendrá viva en nuestro corazón la esperanza de un futuro maravilloso (1 Tes. 5:8, 9).

16. ¿A qué tenemos que estar decididos?

16 Tenemos que estar decididos a nunca dejar de ser íntegros. Puede que a veces sintamos que somos los únicos que queremos lograrlo. Pero no estamos solos. En todo el mundo, hay millones de hermanos que también se esfuerzan por ser íntegros. Además, estaremos entre todos los hombres y mujeres de fe que fueron íntegros en el pasado incluso ante la amenaza de muerte (Heb. 11:36-38; 12:1). Que todos nosotros sigamos el ejemplo de Job y digamos como él: “¡Hasta que expire no quitaré de mí mi integridad!”. Y que nuestra integridad le dé gloria a Jehová para siempre.

CANCIÓN 43 ¡Firme, alerta y valiente!

^ par. 5 ¿Qué significa ser íntegros? ¿Por qué es importante para Jehová que sus siervos demuestren integridad? ¿Y por qué es importante que cada uno de nosotros muestre esta cualidad? Este artículo nos ayudará a ver la respuesta que da la Biblia a estas preguntas. También nos ayudará a fortalecer nuestro deseo de ser íntegros todos los días. Si lo hacemos, recibiremos grandes bendiciones.

^ par. 3 En hebreo, la palabra que se usa para decir que un animal está sano se relaciona con la palabra que se usa para decir que un ser humano es íntegro.

^ par. 50 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Vemos a Job cuando era joven enseñándoles a algunos de sus hijos las maravillosas creaciones de Jehová.

^ par. 52 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Un hermano se niega a mirar las imágenes pornográficas que le quieren enseñar sus compañeros de trabajo.

^ par. 54 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Un hermano resiste la tentación de comprar un televisor grande y caro que no necesita y que no puede pagar.

^ par. 56 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Un hermano dedica tiempo a orar y meditar en la esperanza del Paraíso.