ARTÍCULO DE ESTUDIO 5

Cualidades que reflejamos al asistir a las reuniones

Cualidades que reflejamos al asistir a las reuniones

“Siguen proclamando la muerte del Señor, hasta que él llegue” (1 COR. 11:26).

CANCIÓN 18 El fiel amor de Dios

AVANCE *

1, 2. a) ¿Qué ve Jehová cuando millones de personas se reúnen con motivo de la Cena del Señor? (Vea la foto de la portada). b) ¿Qué vamos a analizar en este artículo?

¿QUÉ ve Jehová cuando millones de personas se reúnen en todo el mundo con motivo de la Cena del Señor? Ve más que un grupo grande de gente; se fija en cada uno de los presentes. Por ejemplo, ve a quienes asisten todos los años. Entre ellos tal vez haya algunos que lo hacen pese a que afrontan dura persecución. Otros no asisten semanalmente a las reuniones, pero consideran una obligación ir a la Conmemoración. Jehová también se fija en los que asisten por primera vez, quizás movidos por la curiosidad.

2 De seguro que a Jehová le complace que tantas personas vayan a la Conmemoración (Luc. 22:19). Sin embargo, su principal interés no es cuántos asisten, sino por qué lo hacen. En este artículo, analizaremos una cuestión de suma importancia: ¿Por qué no asistimos solo a la celebración anual de la Cena del Señor, sino también a las reuniones que Jehová prepara todas las semanas para quienes lo aman? Veamos qué cualidades nos motivan a asistir a las reuniones.

(Vea los párrafos 1 y 2) *

LA HUMILDAD NOS MOTIVA A IR A LAS REUNIONES

3, 4. a) ¿Por qué asistimos a las reuniones? b) ¿Qué cualidad reflejamos al asistir a las reuniones? c) En vista de lo que dice 1 Corintios 11:23-26, ¿por qué no deberíamos perdernos la Conmemoración?

3 Asistimos a las reuniones sobre todo porque forman parte de nuestra adoración a Dios. También vamos porque en ellas Jehová nos enseña. Las personas orgullosas no creen que nadie tenga que enseñarles nada (3 Juan 9). En cambio, nosotros deseamos que Jehová y su organización nos enseñen (Is. 30:20; Juan 6:45).

4 Al asistir a las reuniones, demostramos que somos humildes y que estamos dispuestos a que Dios nos instruya. Vamos a la Conmemoración de la muerte de Cristo no porque pensemos que es nuestra obligación, sino porque somos humildes y queremos obedecer este mandato de Jesús: “Sigan haciendo esto en memoria de mí” (lea 1 Corintios 11:23-26). Esta reunión fortalece nuestra esperanza y nos recuerda cuánto nos ama Jehová. Sin embargo, él sabe que no es suficiente con que recibamos ánimo y consuelo una vez al año. Por eso, nos suministra reuniones todas las semanas y nos manda asistir a ellas. La humildad nos impulsa a obedecerlo. Dedicamos muchas horas a la semana a preparar las reuniones y asistir a ellas.

5. ¿Por qué aceptan las personas humildes la invitación de Jehová?

5 Todos los años, muchas personas aceptan con humildad la invitación que les hace Jehová para que aprendan de él (Is. 50:4). A menudo, primero asisten a la Conmemoración y luego empiezan a ir a las demás reuniones (Zac. 8:20-23). Tanto a nosotros como a los nuevos discípulos nos encanta recibir la guía y la instrucción de Dios, quien nos ayuda y nos rescata (Sal. 40:17). Sin duda, no hay nada mejor y más importante que aceptar la invitación a las reuniones para que nos enseñen Jehová y Jesús, el Hijo al que tanto ama (Mat. 17:5; 18:20; 28:20).

6. ¿Cómo le ayudó la humildad a un señor a asistir a la Conmemoración?

6 Año tras año, nos esforzamos por invitar a cuantos podemos a la Conmemoración de la muerte de Jesús. Muchas personas humildes se han beneficiado de aceptar nuestra invitación. Veamos un ejemplo. Hace varios años, un hermano le entregó a un señor la invitación, pero este le dijo que no le sería posible asistir. La noche de la Conmemoración, el hermano se llevó la sorpresa de verlo entrar en el Salón del Reino. Al señor le impresionó tanto el recibimiento que le dieron que comenzó a ir a todas las reuniones. De hecho, en un año se perdió solo tres reuniones. ¿Qué lo ayudó a cambiar de opinión y reaccionar tan bien? El hermano que lo invitó dijo tiempo después: “Es una persona muy humilde”. Es obvio que Jehová atrajo a este señor para que formara parte de su pueblo. Hoy día, es un Testigo bautizado (2 Sam. 22:28; Juan 6:44).

7. ¿Cómo nos ayuda a ser humildes lo que aprendemos en las reuniones y lo que leemos en la Biblia?

7 Lo que aprendemos en las reuniones y lo que leemos en la Biblia nos ayuda a ser humildes. En las semanas anteriores a la Conmemoración, las reuniones se centran en analizar el ejemplo de Jesús y la humildad que demostró al sacrificar su vida por nosotros. Y, durante los días previos a la Conmemoración, se nos anima a leer los relatos de la Biblia sobre los sucesos relacionados con su muerte y resurrección. Toda esta instrucción hace que sintamos una mayor gratitud por su sacrificio. Como consecuencia, nos sentimos motivados a imitar su humildad y a hacer la voluntad de Dios, incluso cuando resulta difícil (Luc. 22:41, 42).

LA VALENTÍA NOS AYUDA A ASISTIR A LAS REUNIONES

8. ¿Cómo demostró Jesús que era valiente?

8 Otra cualidad de Jesús que deseamos imitar es la valentía. Pensemos en cómo la demostró en los días que precedieron a su muerte. Sabía muy bien que pronto sus enemigos lo humillarían, le darían latigazos y lo ejecutarían (Mat. 20:17-19). Aun así, estuvo dispuesto a afrontar la muerte. Cuando llegó ese momento, les dijo a los apóstoles fieles, que estaban con él en el jardín de Getsemaní: “Levántense, vámonos. ¡Miren! El que me traiciona se ha acercado” (Mat. 26:36, 46). Y, cuando una muchedumbre armada fue a detenerlo, dio un paso adelante, dijo quién era y mandó a los soldados que dejaran que se fueran los apóstoles (Juan 18:3-8). ¿Verdad que demostró que era muy valiente? Hoy día, tanto los cristianos ungidos como las otras ovejas nos esforzamos por imitar su valor. ¿Cómo?

La valentía que mostramos al asistir a las reuniones da fuerzas a nuestros hermanos. (Vea el párrafo 9). *

9. a) ¿Por qué es posible que necesitemos valor para ir a las reuniones con regularidad? b) ¿Qué efecto tiene nuestro ejemplo en los hermanos que están presos debido a sus creencias?

9 Quizás haya circunstancias que hagan difícil que asistamos con regularidad a las reuniones. Si ese es el caso, necesitamos valor. Algunos hermanos sufren problemas de salud, una profunda tristeza o desánimo. Otros soportan fuerte oposición de parte de sus familiares o de los gobiernos. Meditemos por un momento en los hermanos que están presos debido a sus creencias. ¿Habíamos pensado alguna vez en que nuestro ejemplo puede ayudarlos? (Heb. 13:3). Cuando se enteran de que seguimos sirviendo a Jehová pese a los problemas, sienten las fuerzas necesarias para mantener su fe, valor e integridad. Esto le sucedió al apóstol Pablo. Cuando estaba preso en Roma, se alegraba cada vez que oía que sus hermanos servían fielmente a Dios (Filip. 1:3-5, 12-14). Poco antes de su liberación o inmediatamente después, escribió la carta a los Hebreos. En ella, mandó a sus fieles hermanos que no dejaran de reunirse y les dijo: “Que su amor fraternal continúe” (Heb. 10:24, 25; 13:1).

10, 11. a) ¿A quién debemos invitar a la Conmemoración? b) ¿Qué razón nos da Efesios 1:7 para hacerlo?

10 También mostramos valor cuando invitamos a la Conmemoración a familiares, compañeros de trabajo y vecinos. ¿Por qué lo hacemos? Porque estamos muy agradecidos por lo que Jehová y Jesús han hecho por nosotros. Además, queremos que estas personas aprendan cómo pueden beneficiarse de la “bondad inmerecida” de Jehová gracias al rescate (lea Efesios 1:7; Rev. 22:17).

11 Cuando vamos a las reuniones, demostramos otra valiosa cualidad. Tanto Jehová como Jesús la han demostrado de maneras sobresalientes.

EL AMOR NOS IMPULSA A ASISTIR A LAS REUNIONES

12. a) ¿Por qué fortalecen nuestro amor por Jehová y Jesús las reuniones? b) ¿Cómo podemos imitar a Jesús, según 2 Corintios 5:14, 15?

12 El amor que sentimos por Jehová y Jesús nos impulsa a ir a las reuniones, y estas, por su parte, fortalecen dicho amor. ¿Por qué? Porque en las reuniones se nos recuerda con frecuencia lo que ellos han hecho por nosotros (Rom. 5:8). La Conmemoración en particular nos recuerda lo profundo que es su amor, incluso por los que aún no valoran el rescate. Nosotros sentimos una inmensa gratitud, y por eso tratamos de imitar a Jesús en nuestra manera de vivir cada día (lea 2 Corintios 5:14, 15). Además, el corazón nos impulsa a alabar a Jehová por dar la vida de su Hijo. Una forma de hacerlo es ofreciendo de corazón nuestros comentarios en las reuniones.

13. Explique cómo podemos demostrar lo mucho que amamos a Dios y a su Hijo.

13 Demostramos lo mucho que amamos a Dios y a su Hijo estando dispuestos a hacer sacrificios por ellos. A menudo, asistir a las reuniones exige de nosotros hacer distintos sacrificios. Por ejemplo, muchas congregaciones tienen la reunión de entre semana al final de un día de trabajo, cuando es muy probable que estemos cansados. Y la otra reunión se celebra durante el fin de semana, cuando las personas están descansando. ¿Se da cuenta Jehová de que asistimos a las reuniones aunque estamos agotados? Claro que sí. Es más, mientras mayor sea el esfuerzo que hagamos, más valorará Jehová el amor que le mostramos (Mar. 12:41-44).

14. ¿Qué ejemplo perfecto nos dio Jesús?

14 Jesús nos dio el ejemplo perfecto de lo que significa sacrificarse a favor de los demás por amor. Y no solo porque estuvo dispuesto a morir por sus seguidores, sino porque todos los días puso los intereses de ellos por encima de los suyos propios. Por ejemplo, se reunió con ellos a pesar de que estaba cansado y angustiado (Luc. 22:39-46). Y se centró en lo que podía dar a los demás, no en lo que podía recibir de ellos (Mat. 20:28). Si nuestro amor por Jehová y nuestros hermanos es así de fuerte, haremos lo posible por asistir a la Cena del Señor y a todas las demás reuniones.

15. ¿A quiénes en especial queremos ayudar?

15 Pertenecemos a la única hermandad cristiana verdadera y con mucho gusto dedicamos el mayor tiempo posible a invitar a las personas a formar parte de ella. No obstante, queremos ayudar en especial a “los que están relacionados con nosotros en la fe” pero se han hecho inactivos (Gál. 6:10). Les demostramos nuestro amor animándolos a venir a las reuniones, sobre todo a la Conmemoración. Igual que a Jehová y Jesús, a nosotros nos causa una inmensa alegría que alguien que ha estado inactivo regrese a nuestro Pastor y Padre amoroso (Mat. 18:14).

16. a) ¿A qué debemos animarnos unos a otros, y a qué nos ayudarán las reuniones? b) ¿Por qué es ideal esta época del año para recordar las palabras de Jesús que leemos en Juan 3:16?

16 Durante las próximas semanas, debemos invitar a cuantas personas podamos a que nos acompañen en la Conmemoración la noche del viernes 19 de abril de 2019 (vea el recuadro “ ¿Invitaremos a otras personas?”). Y, a lo largo del año, animémonos unos a otros a asistir con regularidad a las reuniones. Cada vez estamos más cerca del fin. Por ello, es necesario que vayamos a las reuniones, las cuales nos ayudarán a seguir mostrando humildad, valentía y amor (1 Tes. 5:8-11). Demostremos a Jehová cuánto agradecemos el gran amor que tanto él como su Hijo sienten por nosotros (lea Juan 3:16).

CANCIÓN 33 ¡No los temas!

^ par. 5 La Conmemoración de la muerte de Cristo, que se celebrará la noche del viernes 19 de abril de 2019, será la reunión más importante del año. ¿Por qué asistiremos a esta reunión especial? No hay duda de que deseamos agradar a Jehová. En este artículo, vamos a analizar qué cualidades reflejamos al asistir a la Conmemoración y a las reuniones semanales.

^ par. 50 FOTO DE LA PORTADA. Por todo el mundo, se les da la bienvenida a millones de personas que asisten a la Cena del Señor

^ par. 52 DESCRIPCIÓN DE LAS IMÁGENES. Un hermano encarcelado por sus creencias se siente animado al leer una carta de su familia. Le alegra saber que no lo olvidan y que ellos también son fieles a Jehová a pesar de los disturbios que hay en el lugar donde viven.