Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al índice

Ir al contenido

Testigos de Jehová

LA ATALAYA (EN LENGUAJE SENCILLO) ABRIL DE 2013

Utilice la Biblia para su beneficio y el de los demás

“He considerado rectas todas las órdenes respecto de todas las cosas.” (SALMO 119:128)

1. ¿Por qué debemos confiar en la Biblia?

CUANDO un estudiante de la Biblia quiere empezar a predicar, debe demostrar con sus palabras y sus acciones que cree que la Biblia viene de Dios. * (Mire la nota.) En realidad, todos nosotros debemos demostrar que confiamos en la Biblia. ¿Por qué? Porque si confiamos en ella y aprendemos a usarla bien en la predicación, podremos ayudar a las personas a conocer a Jehová y a saber qué hacer para vivir para siempre.

2. ¿Por qué debemos seguir poniendo en práctica lo que hemos aprendido en la Biblia?

2 En una de sus cartas, el apóstol Pablo enseñó que la Biblia es muy importante. Le dijo a Timoteo: “Continúa en las cosas que aprendiste”. En otras palabras, Pablo le aconsejó que siguiera poniendo en práctica las enseñanzas que había aprendido en la Palabra de Dios. Esas enseñanzas ayudaron a Timoteo a tener fe en el mensaje de Cristo y también pueden ayudarnos a nosotros. Además, pueden darnos sabiduría y ayudarnos a conseguir la salvación (2 Timoteo 3:14, 15). En 2 Timoteo 3:16, Pablo enseñó que la Biblia viene de Dios (léalo). Pero ¿qué más podemos aprender de ese versículo? Vamos a estudiarlo frase por frase. Así estaremos más convencidos de que todas las enseñanzas de Jehová son buenas (Salmo 119:128).

 LA BIBLIA ES BENEFICIOSA “PARA ENSEÑAR”

3-5. a) ¿Qué hicieron muchas personas cuando Pedro les predicó durante la fiesta de Pentecostés? ¿Por qué hicieron eso? b) ¿Por qué se hicieron cristianas muchas personas en Tesalónica? c) ¿De qué se dan cuenta muchas personas cuando les predicamos?

3 Jesús prometió enviar maestros a la nación de Israel. Les dijo: “Les envío profetas y sabios e instructores públicos” (Mateo 23:34). Estos maestros fueron sus discípulos. Jesús les enseñó a usar las Escrituras cuando predicaran. Veamos cómo lo hicieron algunos de ellos. En el año 33, durante la fiesta de Pentecostés, el apóstol Pedro le predicó a un grupo grande de personas en Jerusalén. Durante su discurso citó varias veces de las Escrituras Hebreas. Cuando aquellas personas vieron cómo Pedro les explicó esos versículos, muchas se dieron cuenta de las cosas malas que habían hecho. Entonces se arrepintieron de sus pecados y le pidieron perdón a Dios. Ese día, unas tres mil personas se hicieron cristianas (Hechos 2:37-41).

4 Hablemos ahora del apóstol Pablo, quien predicó fuera de Jerusalén. En la ciudad de Tesalónica les predicó a unos judíos que estaban en su lugar de reunión. Allí estuvo tres sábados seguidos mostrándoles con las Escrituras que Cristo tenía que sufrir y morir, y luego resucitar. Algunos judíos y muchos griegos se hicieron cristianos (Hechos 17:1-4).

5 Hoy día, muchas personas se dan cuenta de que siempre usamos la Biblia para mostrarles lo que creemos. Por ejemplo, una hermana de Suiza le leyó un versículo a un hombre, y él le preguntó de qué religión era. La hermana respondió que ella y su compañera eran testigos de Jehová. El hombre dijo que no le extrañaba, porque solo los testigos de Jehová iban a su casa a leerle la Biblia.

6, 7. a) ¿Cuál es la mejor forma de usar la Biblia si estamos enseñando en la congregación? b) ¿Por qué es importante usar bien la Biblia cuando dirigimos un curso bíblico?

6 ¿Cuál es la mejor forma de usar la Biblia cuando estamos enseñando a otros? Si le asignan un discurso o  alguna otra participación en una reunión, utilice la Biblia. Pero no se limite a repetir de memoria lo que dicen los versículos o a leerlos de una hoja impresa o un aparato electrónico. Mejor pídales a las personas que los busquen y luego léalos directamente de la Biblia. Explíqueles qué significan y cómo les ayudan a acercarse a Jehová. En vez de poner ejemplos complicados o contar historias graciosas, aproveche el tiempo para explicar bien lo que dice la Biblia.

Cuando enseñamos, debemos leer los versículos directamente de la Biblia

7 ¿Y si está dirigiendo un curso bíblico? Pídale al estudiante que, al prepararse, lea en su Biblia los textos que aparecen en el libro y no estén copiados. Y durante el estudio, cuando vaya a explicarle algún versículo, no sea usted el único que hable, sino deje que el estudiante también hable. En vez de decirle lo que debe pensar o hacer, hágale preguntas para que llegue por sí solo a la conclusión correcta. Así él podrá entender lo que la Biblia enseña. * (Lea la nota.)

“PARA CENSURAR”

8. ¿Qué lucha tenía Pablo?

8 Censurar significa corregir. Los ancianos tienen la responsabilidad de censurar a quienes cometen pecados graves (1 Timoteo 5:20; Tito 1:13). Pero cada uno de nosotros también tiene que censurarse a sí mismo. ¿Por qué? Para entenderlo, pensemos en Pablo. Él era un buen cristiano y tenía la conciencia limpia (2 Timoteo 1:3). Pero reconoció que, debido a la imperfección, a veces tenía que luchar consigo mismo para no hacer cosas malas. ¿Qué hizo para luchar con sus debilidades? (Lea Romanos 7:21-25.)

9, 10. a) ¿Qué debilidades tal vez tenía Pablo? b) ¿Cómo luchaba Pablo con sus debilidades?

9 Pablo no dijo cuáles eran sus debilidades, pero sí reconoció que antes de hacerse cristiano había sido un “hombre insolente”, o sea, una persona orgullosa y de mal genio (1 Timoteo 1:13). Él mismo dijo que había maltratado a los cristianos porque los odiaba (Hechos 26:11). Con el tiempo aprendió a controlar su carácter. Pero tuvo que seguir esforzándose por controlar su corazón y su boca (Hechos 15:36-39). ¿Cómo luchaba con sus debilidades?

10 En su primera carta a los Corintios, Pablo dijo que tomaba medidas firmes para corregir su forma de ser (lea 1 Corintios 9:26, 27). Seguramente buscaba la guía de las Escrituras, le pedía ayuda a Jehová para seguir esa guía y luego hacía todo lo posible por mejorar. * (Lea la nota.) Como nosotros también tenemos que luchar con nuestras debilidades, podemos imitar su ejemplo.

Pablo siguió los consejos bíblicos para luchar con sus debilidades

11. Para ver si seguimos haciendo las cosas como Jehová quiere, ¿qué debemos hacer?

 11 Nunca pensemos que ya no tenemos que seguir luchando con nuestras debilidades. Para ver si seguimos haciendo las cosas como Jehová quiere, debemos examinarnos con frecuencia (2 Corintios 13:5). Por ejemplo, cuando leamos pasajes de la Biblia como Colosenses 3:5-10, preguntémonos: “¿Sigo luchando con mis debilidades con todas mis fuerzas? ¿O me están empezando a gustar cosas que Jehová odia? Si estoy en Internet y de repente aparece una página pornográfica, ¿la cierro al instante? ¿O me pongo a buscar páginas que no debo?”. Pensemos en cómo poner en práctica en nuestra vida lo que dice la Biblia. Así nos mantendremos despiertos y seremos capaces de controlar nuestras debilidades (1 Tesalonicenses 5:6-8).

“PARA RECTIFICAR LAS COSAS”

12, 13. a) ¿Qué significa “rectificar las cosas”? ¿Qué ejemplo nos dio Jesús? b) Si tenemos un malentendido con alguien y queremos “rectificar las cosas”, ¿qué no debemos hacer?

12 Cuando la Biblia habla de “rectificar las cosas”, se refiere a arreglar algo que está mal, como cuando alguien entiende mal algo que decimos o hacemos. Por ejemplo, cuando Jesús fue amigable con “los recaudadores de impuestos y pecadores”, los líderes religiosos judíos lo criticaron. ¿Qué hizo Jesús para “rectificar las cosas”? Les explicó que aquellas personas eran como enfermos que necesitaban la ayuda de un médico. Y luego dijo: “Aprendan lo que esto significa:  ‘Quiero misericordia, y no sacrificio’” (Mateo 9:11-13). Jesús también corrigió a quienes tenían ideas equivocadas sobre cómo es Dios. Les enseñó con paciencia a todas las personas que Jehová es misericordioso, paciente, confiable y muy bondadoso (Éxodo 34:6). Gracias a eso muchas personas humildes aceptaron el mensaje.

13 El ejemplo de Jesús puede ayudarnos cuando tenemos un malentendido con alguien y queremos “rectificar las cosas”. Estas palabras de 2 Timoteo 3:16 no significan que podamos hablar con dureza a los demás. La Biblia no nos da permiso para regañarlos ni para herir sus sentimientos. Si hiciéramos eso, sería como si los estuviéramos atacando con una espada. En vez de ayudarlos, solo lograríamos hacerles daño (Proverbios 12:18).

14-16. a) ¿Cómo pueden los ancianos ayudar a quienes tienen problemas a “rectificar las cosas”? b) ¿Por qué es importante que los padres usen los principios bíblicos para ayudar a sus hijos a “rectificar las cosas”?

14 ¿Cómo podemos usar la Biblia con bondad y paciencia para “rectificar las cosas”? Veamos algunos ejemplos. Imagine que un matrimonio que discute mucho le pide ayuda a un anciano. ¿Qué debe hacer él? ¿Ponerse de parte de alguno de ellos? ¿Decirles lo que él cree que deben hacer? No. Más bien, debe mostrarles principios bíblicos que pueden ayudarlos, como los del capítulo 3 del libro El secreto de la felicidad familiar. Cuando lea la información con ellos, el esposo y la esposa quizá vean que necesitan hacer algunos cambios. Más tarde, el anciano les preguntará si la situación está mejorando. Y si es necesario, les ofrecerá más ayuda.

 15 Veamos ahora cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a “rectificar las cosas”. Si usted tiene una hija adolescente, imagine que ella se hace amiga de alguien que a usted no le parece que sea una buena compañía. ¿Qué debe hacer usted? Primero, trate de saber más cosas sobre esa persona. Después, si sigue pensando que es una mala amistad, hable con su hija. Puede usar los principios bíblicos del volumen 2 del libro Los jóvenes preguntan. Luego trate de pasar más tiempo con ella. Fíjese en cómo se comporta cuando sale a predicar o cuando está con la familia. Si usted es paciente y bondadoso con su hija, ella notará que usted la ama y que se preocupa por ella. Así será más probable que siga sus consejos y no se meta en problemas.

Si los padres usan la Biblia con bondad para “rectificar las cosas”, será más probable que sus hijos no se metan en problemas ( vea el párrafo 15)

16 ¿A quiénes más podemos ayudar a “rectificar las cosas”? Por ejemplo, a quienes están enfermos, a quienes están deprimidos porque se han quedado sin trabajo y a quienes les cuesta entender algo que dice la Biblia. Cuando usamos la Biblia con bondad y paciencia para “rectificar las cosas”, todos salimos muy beneficiados.

“PARA DISCIPLINAR EN JUSTICIA”

17. ¿Por qué debemos ser agradecidos y aceptar la disciplina?

17 La Biblia reconoce que a nadie le gusta que lo disciplinen. A veces puede ser muy difícil de aceptar. Pero si aceptamos la disciplina y cambiamos, Jehová nos considerará justos y nos dará su aprobación (Hebreos 12:11). La mayoría de los hermanos que se criaron con padres Testigos reconocen que la disciplina de sus padres les ayudó mucho. La disciplina de los ancianos también  es muy beneficiosa, porque viene de Jehová y puede ayudarnos a vivir para siempre (Proverbios 4:13).

18, 19. a) ¿Por qué es importante que los ancianos sigan el consejo de Proverbios 18:13? b) ¿Qué puede ocurrir si los ancianos disciplinan con amor y bondad?

18 ¿Qué deben recordar los ancianos y los padres cuando tengan que disciplinar a alguien? Jehová dice que debemos disciplinar “en justicia” (2 Timoteo 3:16). Para disciplinar de esta manera debemos seguir los consejos de la Biblia. Por ejemplo, Proverbios 18:13 dice: “Cuando alguien responde a un asunto antes de oírlo, eso es tontedad de su parte y una humillación”. Por eso, si alguien les cuenta a los ancianos que un Testigo ha cometido un pecado grave, lo primero que deben hacer los ancianos es averiguar todos los hechos (Deuteronomio 13:14). Entonces podrán disciplinar “en justicia”.

Cuando disciplinan, los ancianos y los padres deben usar la Biblia

19 La Biblia también enseña que los ancianos deben disciplinar “con apacibilidad” (lea 2 Timoteo 2:24-26). Claro, cuando alguien comete un pecado grave, puede manchar el nombre de Jehová y hacer daño a otras personas. Pero el anciano no debe estar enojado cuando corrija a esa persona. Si se enoja, no podrá ayudarla. El anciano debe imitar a Dios y corregirla con amor y bondad. Entonces, puede que la persona se arrepienta de su pecado (Romanos 2:4).

20. ¿Qué consejos deben seguir los padres cuando disciplinen a sus hijos?

20 Los padres también deben seguir los consejos bíblicos cuando disciplinen a sus hijos (Efesios 6:4). Por ejemplo, imagine que alguien le dice a un hermano que su hijo ha hecho algo malo. ¿Qué debe hacer el padre? Antes de disciplinar a su hijo, debe averiguar todos los hechos. Jamás debe ponerse violento. La Biblia dice que “Jehová es muy tierno en cariño, y misericordioso”, y los padres deben imitar su forma de ser (Santiago 5:11).

LA BIBLIA ES UN VALIOSO REGALO DE JEHOVÁ

21, 22. ¿Qué palabras de Salmo 119:97-104 describen lo que usted siente por la Biblia?

21 Hace mucho, un siervo de Dios explicó por qué amaba las leyes de Dios (lea Salmo 119:97-104). Al estudiarlas, aprendió a analizar mejor las cosas para tomar buenas decisiones. Y al seguir sus consejos, evitó muchos errores que la gente comete. Le gustaba mucho estudiar las Escrituras. Sabía que sus consejos le beneficiaban mucho, y por eso estaba decidido a seguirlos toda la vida.

22 ¿Y usted? ¿Piensa también que la Biblia es muy valiosa? La Biblia nos ayuda a tener fe en que Dios cumplirá sus promesas. Nos ayuda a no cometer pecados graves que nos llevarían a la muerte. Y nos ayuda a enseñarles a otras personas lo que pueden hacer para agradar a Dios y vivir para siempre. Aprovechemos la Biblia para todas estas cosas y sigamos sirviendo a nuestro sabio y amoroso Dios, Jehová.

^ párr. 1 Vea las páginas 79 y 80 del libro Organizados para hacer la voluntad de Jehová.

^ párr. 7 Jesús solía preguntarles a las personas: “¿Qué les parece?”, y luego escuchaba su respuesta (Mateo 18:12; 21:28; 22:42).

^ párr. 10 En varias de sus cartas, Pablo animó a los cristianos a luchar con sus debilidades (Romanos 6:12; Gálatas 5:16-18). Sin duda, él puso en práctica sus propios consejos (Romanos 2:21).