Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al índice

Ir al contenido

Testigos de Jehová

español

LA ATALAYA NOVIEMBRE DE 2012

 Consejos para las familias

Cómo afrontar las deudas

Giannis: * “Mi negocio se fue a pique durante la crisis financiera de Grecia. Ya no teníamos dinero para pagar la hipoteca ni las tarjetas de crédito. Estaba tan agobiado que por las noches no pegaba el ojo”.

Katerina: “Me angustiaba la idea de perder la casa en la que habíamos invertido tanto cariño. Giannis y yo discutíamos vez tras vez sobre cómo íbamos a afrontar las deudas”.

LAS deudas crean mucha tensión y pueden llegar a destrozar familias. Así lo confirma el especialista Jeffrey Dew, quien observó que las parejas endeudadas pasan menos tiempo juntas, se pelean más a menudo y son menos felices. Las discusiones sobre temas de dinero suelen durar más, llevar a más gritos o golpes y provocar nuevas disputas. No es de extrañar, por tanto, que los desacuerdos económicos se hayan convertido en una de las principales causas de divorcio.

Por si fuera poco, las deudas también suponen un riesgo para la salud. Producen, entre otras cosas, insomnio, dolores de cabeza y de estómago, ataques cardíacos y depresión. Una mujer llamada Marta comenta: “Mi esposo, Luís, estaba tan deprimido que se pasaba durmiendo casi todo el día. No quedaba ni rastro del hombre con quien siempre había podido contar”. Para algunos, la tensión se vuelve insoportable. Ese fue el caso de una esposa y madre del sureste de la India. Según la BBC, se quitó la vida porque se había atrasado en el pago de préstamos y debía el equivalente a 840 dólares. Había  pedido prestado el dinero para cubrir los gastos médicos de sus hijos.

Pues bien, ¿cómo pueden los matrimonios afrontar las deudas y la tensión que generan? Veamos algunos de los problemas que suelen surgir y los principios bíblicos que pueden ayudar a resolverlos.

PROBLEMA 1: “Nos echamos la culpa el uno al otro”.

Lukasz confiesa: “Yo acusaba a mi esposa de derrochar el dinero, y ella me echaba en cara que yo no tuviera trabajo todo el año”. ¿Cómo pueden los matrimonios evitar que las deudas los distancien?

Recomendación: Trabajen en equipo.

Hacerle reproches a su cónyuge, aunque este sea el responsable de la deuda, no servirá de nada. Es especialmente importante seguir el consejo de Efesios 4:31: “Que se quiten toda amargura maliciosa y cólera e ira y gritería y habla injuriosa, junto con toda maldad”.

Luchen contra la deuda, no contra su cónyuge. Un hombre llamado Stephanos comenta: “Mi esposa y yo veíamos la deuda como nuestro enemigo común”. La Biblia fomenta el trabajo en equipo. En Proverbios 13:10 dice: “Con los que consultan juntos hay sabiduría”. En lugar de actuar cada uno por su cuenta, hablen del problema abiertamente y traten de resolverlo juntos.

En todo esto, no excluyan a sus hijos. Edgardo, un padre de familia que vive en la Argentina, relata: “Mi hijo quería una bicicleta nueva, pero le explicamos que no nos alcanzaba el dinero. Le dimos una que había sido de su abuelo, y no había quién lo bajara de ella. Me di cuenta del valor de que todos en la familia colaboren”.

¿POR QUÉ NO INTENTAN ESTO? Busquen un momento para hablar con calma y franqueza. Reconozcan cualquier error que hayan cometido, pero no le den más vueltas de las necesarias. Más bien, concéntrense en los principios bíblicos que pueden ayudarles a tomar mejores decisiones en el futuro (Salmo 37:21; Lucas 12:15).

PROBLEMA 2: “Parece que nunca saldremos de las deudas”.

“Debido a mi negocio, contraje una deuda cuantiosa que se hizo aun mayor con la crisis financiera de la Argentina —recuerda Enrique—. Entonces mi esposa tuvo que ser operada. Pensé que jamás podríamos salir de las deudas. Era como estar atrapado en una telaraña.” Roberto, que vive en Brasil, invirtió todos sus ahorros en un proyecto que se vino abajo y quedó debiendo dinero a 12 bancos. Él comenta: “Me daba vergüenza encontrarme con mis amigos. Me sentía un fracasado”.

¿Cómo combatir estos sentimientos de desánimo, culpa o vergüenza?

Recomendación: Pongan en orden sus finanzas. *

 

1. Calculen su presupuesto. Anoten todo el dinero que entra y sale de su casa en un período de dos semanas (o un mes, si lo ven más práctico). Añadan a esta lista un promedio mensual de gastos menos frecuentes, como impuestos, seguros o ropa.

2. Aumenten los ingresos. Quizá puedan hacer horas extras, turnos adicionales o trabajos de temporada, dar clases particulares, recoger productos reciclables para venderlos o convertir su pasatiempo en un trabajo. Eso sí, no permitan que esto les robe tiempo de cosas más importantes, como las actividades espirituales.

Hay muchas maneras en que todos pueden colaborar

3. Reduzcan los gastos. No se dejen deslumbrar por las ofertas. Compren solo lo que necesiten (Proverbios 21:5). Enrique, citado antes, recomienda: “Es bueno dejar pasar algún tiempo antes de comprar algo, pues así ves si realmente lo necesitas o si es un simple capricho”. He aquí otras sugerencias:

  •   Vivienda: De ser posible, múdense a una vivienda más económica. También intenten ahorrar en luz, agua, calefacción y otros servicios.

  • Comida: Llévense de su casa el almuerzo o la merienda para no tener que comer fuera. Al hacer la compra, aprovechen los cupones de descuento y las ofertas. Joelma, que reside en Brasil, cuenta lo que hace ella: “Las frutas y las verduras me salen más baratas si las compro poco antes de que cierren los mercados”.

  • Transporte: Vendan los vehículos que no necesiten y mantengan en buen estado el que ya tienen en lugar de andar cambiándolo por un modelo más reciente. Otra opción sería usar el transporte público o, siempre que sea posible, ir a pie.

Una vez que hayan reducido los gastos, podrán decidir cómo dar buen uso al dinero que les queda.

4. Analicen las deudas y tomen medidas. Primero averigüen la tasa de interés de cada deuda, así como los pagos mínimos y las penalizaciones por retraso o incumplimiento. Lean la letra pequeña de los préstamos o facturas para evitar que los estafen. En Estados Unidos, una entidad que ofrecía préstamos a corto plazo afirmaba cobrar un interés del 24% cuando en realidad superaba el 400%.

El segundo paso es decidir qué deudas saldar primero. Una estrategia sería liquidar la deuda que tenga la tasa de interés más alta. Otra estrategia consistiría en empezar cancelando las deudas menores. Esto reduciría la cantidad de facturas mensuales, lo cual contribuiría a subirles un poco la moral. En caso de que tengan préstamos con tasas de interés muy altas, tal vez les convenga pedir otro préstamo a un interés más bajo para pagarlos.

Por último, si no les es posible cumplir con los pagos, intenten negociar un nuevo plan de pagos con sus acreedores. Podrían pedirles una extensión del plazo de pago o una tasa de interés menor. Quizás accedan a liquidar la deuda si se les paga una cantidad menor de golpe. Es importante que sean amables y honrados a la hora de explicar su situación financiera (Colosenses 4:6; Hebreos 13:18). Todos los acuerdos deben ponerse por escrito. No se rindan si no consiguen nada en el primer intento (Proverbios 6:1-5).

Ahora bien, sean realistas. Hasta los mejores planes pueden venirse abajo debido a circunstancias que escapan a su control. Como advierte la Biblia, el dinero “se hac[e] para sí alas como las de un águila y vuel[a] hacia los cielos” (Proverbios 23:4, 5).

¿POR QUÉ NO INTENTAN ESTO? Cuando ya hayan preparado un presupuesto, hablen en familia sobre cómo puede contribuir   cada uno a reducir los gastos o a aumentar los ingresos. Ver que todos hacen sacrificios los unirá en su lucha contra la deuda.

PROBLEMA 3: “No pensamos en otra cosa”.

La preocupación por las deudas puede desviar su atención de asuntos más relevantes. Un señor llamado Georgios admite: “Lo peor fue que, como todo giraba en torno a las deudas, descuidamos cosas que de verdad importaban”.

Recomendación: No le den al dinero más importancia de la que tiene.

Recuerden que, por mucho que se esfuercen, no podrán saldar las deudas de la noche a la mañana. Lo que sí pueden hacer es mantener los asuntos en la debida perspectiva. En lugar de obsesionarse con el dinero que les hace falta, mediten en lo que recomienda la Biblia: “Teniendo, pues, sustento y con qué cubrirnos, estaremos contentos con estas cosas” (1 Timoteo 6:8).

La felicidad no depende del dinero sino de estar contentos con lo que tenemos

Aceptar su situación económica les ayudará a que “se aseguren de las cosas más importantes” (Filipenses 1:10). Estas “cosas más importantes” incluyen la amistad con Dios y la vida de familia. Georgios explica: “Aunque mi esposa y yo aún no hemos liquidado las deudas, ya no son el centro de nuestra vida. Ahora somos más felices gracias a que dedicamos más tiempo a nuestros hijos, a nuestra relación de pareja y a hacer cosas juntos que fortalecen nuestra espiritualidad”.

¿POR QUÉ NO INTENTAN ESTO? Anoten cosas que les parecen muy valiosas, pero que no se pueden comprar con dinero. Después piensen en maneras de dedicarles más tiempo y atención.

Es cierto que las deudas generan mucha preocupación y requieren hacer sacrificios, pero el esfuerzo vale la pena. Andrzej, que vive en Polonia, cuenta: “Mi esposa avaló a una compañera de trabajo para que recibiera una gran suma de dinero, y luego esta desapareció sin pagar. Cuando me enteré, el ambiente en casa estaba más que tenso”. Sin embargo, ellos manejaron bien la situación. Él recuerda: “En realidad aquello nos unió: no el problema en sí, sino el hecho de afrontarlo juntos”.

^ párr. 3 Se han cambiado algunos nombres.

^ párr. 17 Hallarán más sugerencias en la serie de portada “Cómo administrar el dinero”, de la revista ¡Despertad! de septiembre de 2011, editada por los testigos de Jehová.

PREGUNTAS PARA PENSAR

  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi familia a saldar las deudas?

  • ¿Cómo podemos evitar que las deudas afecten o incluso rompan nuestra relación?