Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al índice

Ir al contenido

Testigos de Jehová

¡DESPERTAD! OCTUBRE DE 2013

 EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO

La depresión

¿Qué es la depresión?

“Me he desconcertado, me he inclinado hasta grado extremo; todo el día he andado triste.” (Salmo 38:6)

LO QUE DICEN LOS EXPERTOS

Todos nos sentimos tristes de vez en cuando, pero la depresión clínica es un trastorno debilitante y continuo que interfiere con las actividades cotidianas de la persona. Aunque no todos los expertos concuerdan en lo que es una tristeza normal y lo que es un trastorno, la verdad es que algunas personas experimentan emociones extremadamente negativas, acompañadas a veces de sentimientos de inutilidad y de culpa desmedida.

LO QUE DICE LA BIBLIA

Algunos siervos de Dios tuvieron emociones negativas. Por ejemplo, Ana se sintió “amargada de alma”, expresión que también se ha traducido por “muy angustiada” (1 Samuel 1:10). Y en cierta ocasión, el profeta Elías se angustió tanto que le pidió a Dios que le quitara la vida (1 Reyes 19:4).

Los cristianos del siglo primero recibieron la exhortación de “habl[ar] confortadoramente a las almas abatidas” (1 Tesalonicenses 5:14). Según cierto comentario bíblico, la expresión “almas abatidas” puede referirse a “aquellos que pasan por períodos de agobio debido a los problemas de la vida”. Está claro que hasta algunos siervos fieles de Dios llegaron a sentirse deprimidos.

 ¿Puede decirse que la depresión es culpa de quien la padece?

“Toda la creación sigue gimiendo juntamente y estando en dolor juntamente.” (Romanos 8:22)

LO QUE DICE LA BIBLIA

Las enfermedades son consecuencia de la rebelión de nuestros primeros padres. Por ejemplo, Salmo 51:5 dice: “Con error fui dado a luz con dolores de parto, y en pecado me concibió mi madre”. Y Romanos 5:12 explica que “por medio de un solo hombre [Adán] el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado”. Como hemos heredado de Adán la imperfección, enfermamos física y emocionalmente. De ahí que Dios indique que “toda la creación sigue gimiendo juntamente y estando en dolor juntamente” (Romanos 8:22). Pero él también ofrece una esperanza que no nos puede ofrecer ningún médico: la de vivir en un nuevo mundo pacífico sin depresión ni ningún otro tipo de trastorno o enfermedad (Revelación [Apocalipsis] 21:4).

¿Qué ayudas hay para sobrellevar la depresión?

“Jehová está cerca de los que están quebrantados de corazón; y salva a los que están aplastados en espíritu.” (Salmo 34:18)

POR QUÉ ES IMPORTANTE SABERLO

Hay que reconocer que no siempre podemos controlar nuestras circunstancias y que nos van a pasar cosas malas (Eclesiastés 9:11, 12). Pero sí podemos tomar medidas para que los pensamientos negativos no nos controlen.

LO QUE DICE LA BIBLIA

Lucas 5:31 indica que los enfermos necesitan ir al médico. Así que si usted padece un trastorno psicológico debilitante como la depresión, no hay nada de malo en que busque atención médica. La Biblia también destaca el valor de la oración. Salmo 55:22 dice: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará. Nunca permitirá que tambalee el justo”. La oración no es una simple muleta psicológica. Jehová “está cerca de los que están quebrantados de corazón”, y cuando una persona le ora, realmente se está comunicando con él (Salmo 34:18).

Algo que también puede ayudarle es abrir su corazón a un buen amigo (Proverbios 17:17). Daniela, una testigo de Jehová, cuenta: “Un hermano en la fe, con mucha paciencia, logró hacerme hablar de mi depresión. Aunque había evitado ese tema por años, me di cuenta de que tenía que haberme desahogado desde el principio. Nunca pensé que eso me ayudaría tanto”.