Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al índice

Ir al contenido

Testigos de Jehová

español

¡DESPERTAD! JULIO DE 2013

 ¿CASUALIDAD O DISEÑO?

El resistente cerebro de la ardilla terrestre del Ártico

CUANDO un animal hiberna, su temperatura corporal disminuye. ¿Hasta qué punto? Al parecer, un grupo de ardillas terrestres del Ártico han roto el récord, pues la temperatura de sus cuerpos llegó a los -2,9°C (26,8°F). A esta temperatura se suponía que sus cerebros se congelaran. ¿Cómo sobrevive este animalito?

Piense en lo siguiente: Cada dos o tres semanas, la ardilla comienza a temblar hasta que su cuerpo alcanza una temperatura de 36,4°C (97,5°F) y la mantiene de doce a quince horas. Los investigadores explican que este período, aunque corto, es fundamental para la supervivencia del cerebro de la ardilla. Además, parece que su cabeza se mantiene un poco más caliente que el resto del cuerpo durante el período de hibernación. En las pruebas de laboratorio que se les hicieron a las ardillas mencionadas antes, se descubrió que la temperatura de sus cuellos nunca bajó a más de 0,7°C (33,3°F).

Cuando la ardilla despierta, su cerebro vuelve a la normalidad en cuestión de dos horas. De hecho, según un estudio, funciona incluso mejor después de la hibernación. Los científicos están perplejos con este proceso y dicen que es tan sorprendente como si un bosque se regenerara en cuestión de días después de un incendio.

Los investigadores esperan que este estudio les ayude a comprender mejor el potencial del cerebro humano. Su objetivo es aprender a prevenir e incluso reparar el daño celular provocado por enfermedades cerebrales como el alzhéimer.

¿Qué le parece? ¿Es el resistente cerebro de la ardilla terrestre del Ártico producto de la evolución, o fue diseñado?