Configuración de accesibilidad

Search

Seleccionar idioma

Ir al menú secundario

Ir al índice

Ir al contenido

Testigos de Jehová

español

Mi libro de historias bíblicas

 HISTORIA 25

La familia se muda a Egipto

JOSÉ ya no puede contenerse. Dice a todos sus siervos que salgan del cuarto. Cuando está solo con sus hermanos, José empieza a llorar. Podemos imaginarnos lo sorprendidos que están sus hermanos, porque no saben por qué él llora. Al fin, él dice: ‘Yo soy José. ¿Está vivo todavía mi padre?’

Sus hermanos quedan tan sorprendidos que no pueden hablar. Tienen miedo. Pero José dice: ‘Acérquense, por favor.’ Cuando lo hacen, dice: ‘Soy su hermano José, a quien vendieron a Egipto.’

José sigue hablando bondadosamente: ‘No se culpen porque me vendieron acá. En verdad fue Dios quien me envió a Egipto para salvar vidas de personas. Faraón me ha hecho el gobernante de todo el país. Por eso vuelvan aprisa a mi padre y díganle esto. Y díganle que venga a vivir aquí.’

Entonces José echa sus brazos alrededor de sus hermanos, y los abraza y besa a todos. Cuando Faraón oye que los hermanos de José han venido, le dice a José: ‘Que se lleven carretas y consigan a su padre y sus familias y vuelvan acá. Les daré la mejor tierra de todo Egipto.’

Eso fue lo que hicieron. Aquí puedes ver a José saludando a su padre cuando él vino a Egipto con toda su familia.

La familia de Jacob se había hecho muy grande. Juntos eran 70 cuando se mudaron a Egipto, contando a Jacob y sus hijos y nietos. Pero también estaban allí las esposas, y quizás muchos siervos además. Todos estos empezaron a vivir en Egipto. Se les llamó israelitas, porque Dios había cambiado el nombre de Jacob a Israel. Llegaron a ser un pueblo muy especial para Dios, como veremos después.