Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al índice

Ir al contenido

Testigos de Jehová

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Génesis 1:1-31

1 En [el] principio*+ Dios*+ creó+ los cielos y la tierra.+ 2  Ahora bien, resultaba que la tierra se hallaba sin forma y desierta y había oscuridad sobre la superficie de [la] profundidad acuosa;*+ y la fuerza activa* de Dios se movía de un lado a otro+ sobre la superficie de las aguas.+ 3  Y Dios procedió a decir:*+ “Llegue a haber luz”. Entonces llegó a haber luz.+ 4  Después de eso Dios vio que la luz era buena, y efectuó Dios una división entre la luz y la oscuridad.+ 5  Y Dios empezó a llamar a la luz Día,+ pero a la oscuridad llamó Noche.+ Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día primero. 6  Y Dios pasó a decir: “Llegue a haber una expansión+ en medio de las aguas, y ocurra un dividir entre las aguas y las aguas”.+ 7  Entonces Dios procedió a hacer la expansión y a hacer una división entre las aguas que deberían estar debajo de la expansión y las aguas que deberían estar sobre la expansión.+ Y llegó a ser así. 8  Y Dios empezó a llamar a la expansión Cielo.+ Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día segundo. 9  Y Dios pasó a decir: “Que las aguas [que están] debajo de los cielos se reúnan en un mismo lugar y aparezca lo seco”.+ Y llegó a ser así. 10  Y Dios empezó a llamar a lo seco Tierra,+ pero a la reunión de aguas llamó Mares.+ Además, vio Dios que [era] bueno.+ 11  Y pasó Dios a decir: “Haga brotar la tierra hierba, vegetación que dé semilla,+ árboles frutales que lleven fruto según sus géneros,*+ cuya semilla esté en él,+ sobre la tierra”. Y llegó a ser así. 12  Y la tierra empezó a producir hierba, vegetación que da semilla según su género+ y árboles que llevan fruto, cuya semilla está en él según su género.+ Entonces Dios vio que [era] bueno. 13  Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día tercero. 14  Y Dios pasó a decir: “Llegue a haber lumbreras en la expansión de los cielos para hacer una división entre el día y la noche;+ y tienen que servir de señales y para estaciones y para días y años.+ 15  Y tienen que servir de lumbreras en la expansión de los cielos para brillar sobre la tierra”.+ Y llegó a ser así. 16  Y Dios procedió a hacer* las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominar el día y la lumbrera menor para dominar la noche, y también las estrellas.+ 17  Así las puso Dios en la expansión de los cielos para brillar sobre la tierra,+ 18  y para dominar de día y de noche y para hacer una división entre la luz y la oscuridad.+ Entonces vio Dios que [era] bueno.+ 19  Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día cuarto. 20  Y Dios pasó a decir: “Enjambren las aguas un enjambre de almas vivientes,*+ y vuelen criaturas voladoras por encima de la tierra sobre la faz de la expansión de los cielos”.+ 21  Y Dios procedió a crear* los grandes monstruos marinos+ y toda alma viviente* que se mueve,+ los cuales las aguas enjambraron según sus géneros, y toda criatura voladora alada según su género.+ Y llegó a ver Dios que [era] bueno. 22  Con eso los bendijo Dios, y dijo: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen las aguas en las cuencas de los mares,+ y háganse muchas las criaturas voladoras en la tierra”. 23  Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día quinto. 24  Y Dios pasó a decir: “Produzca la tierra+ almas vivientes según sus géneros, animal doméstico*+ y animal moviente+ y bestia salvaje*+ de la tierra según su género”. Y llegó a ser así. 25  Y Dios procedió a hacer la bestia salvaje de la tierra según su género y el animal doméstico según su género y todo animal moviente del suelo según su género.+ Y Dios llegó a ver que [era] bueno. 26  Y Dios* pasó a decir: “Hagamos*+ [al] hombre* a nuestra imagen,*+ según nuestra semejanza,+ y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”.+ 27  Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó;+ macho y hembra los creó.+ 28  Además, los bendijo+ Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos+ y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla,+ y tengan en sujeción+ los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve* sobre la tierra”. 29  Y Dios pasó a decir: “Miren que* les he dado toda vegetación que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra y todo árbol en el cual hay fruto de árbol que da semilla.+ Que les sirva de alimento.+ 30  Y a toda bestia salvaje de la tierra y a toda criatura voladora de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra en que hay vida como alma* he dado toda la vegetación verde para alimento”.+ Y llegó a ser así. 31  Después de eso vio Dios todo lo que había hecho y, ¡mire!, [era] muy bueno.+ Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día sexto.*

Notas

“En el principio.” Heb.: Bere’·schíth. En heb. este primer libro de la Biblia recibe su nombre de esta palabra de apertura. LXXVg llaman al libro: “Génesis”.
“Dios.” Heb.: אֱלהִים (’Elo·hím), sin el artículo definido. ’Elo·hím, “Dios”, con el artículo definido se halla por primera vez en 5:22. El título ’Elo·hím está en pl. para denotar excelencia o majestad, y no una personalidad múltiple ni varios dioses. Gr.: ὁ θεός (ho The·ós), sing. para denotar una sola persona, “Dios”. Compárese con Jue 16:23, n.
O: “las aguas agitadas; el océano primitivo”. Heb.: thehóhm; gr.: a·býs·sou, “abismo”; lat.: a·býs·si. Véase 7:11, n: “Acuosa”. Compárese con 6:17, n: “Diluvio”.
“Y [...] fuerza activa (espíritu).” Heb.: werú·aj. Además de traducirse “espíritu”, rú·aj también se traduce “viento” y mediante otras palabras que denotan una fuerza activa invisible. Véanse 3:8, n: “Airosa”; 8:1, n.
“Y [...] procedió a decir.” Heb.: wai·yó’·mer. El primero de más de 40 casos en el capítulo 1 de Génesis en que la acción progresiva se indica mediante un verbo heb. en el estado imperfecto. Véase Ap. 3C.
Lit.: “según su género”. Heb.: lemi·nóh; gr.: gué·nos; lat.: gé·nus. Aquí el término “género” significa un género creado o familia genérica, su significado o definición más antigua, y no el que le atribuyen los evolucionistas de la actualidad.
“Y [...] procedió a hacer.” Heb.: wai·yá·as (de ‛a·sáh). Diferente de “crear” (ba·rá’), que se halla en los vv. 1, 21, 27; 2:3. Se indica acción progresiva mediante el estado imperfecto. Véase Ap. 3C.
“De almas vivientes.” Gr.: ψυχῶν ζωσῶν (psy·kjón zo·són, pl.); heb.: né·fesch jai·yáh, sing., se refiere a animales marinos. En heb. se emplea la misma expresión con referencia al hombre en 2:7. Véase Ap. 4A.
“Y [...] procedió a crear.” Heb.: wai·yiv·rá’ (de ba·rá’). Se indica acción progresiva mediante el estado imperfecto. Véase Ap. 3C.
Alma viviente.” Heb.: né·fesch ha·jai·yáh, sing.; gr.: ψυχὴν ζῴων (psy·kjén [sing.] zói·on [pl.], “alma de vivientes”).
O: “animal manso”. Heb.: behe·máh, sing. Compárese con Job 40:15, n.
O: “y criatura viviente”. Heb.: weja·yethóh. También “criatura viviente” en el v. 28.
“Dios.” Heb.: ’Elo·hím. Véase v. 1, n: “Dios”.
Hagamos.” Heb.: na·aséh. Véase v. 16, n.
O léase: “hombre terrestre”. Heb.: ’a·dhám, sin el artículo definido.
“A nuestra imagen (sombra; parecido).” Heb.: betsal·mé·nu.
O: “que se arrastra”. Heb.: ha·ro·mé·seth; lat.: quae mo·vén·tur.
Heb.: hin·néh.
Lit.: “alma viviente”. Heb.: né·fesch jai·yáh, que también se vierte “alma(s) viviente(s)” en el v. 20 y 2:7.
Lit.: “un día, el sexto”.