Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al contenido

Testigos de Jehová

español

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Cómo motivarme para hacer ejercicio?

Hasta la Biblia reconoce que “está bien que te ejercites físicamente” (1 Timoteo 4:8, Nueva Biblia al Día). Por desgracia, aunque muchos jóvenes saben que tienen que hacer ejercicio, a la mayoría no les atrae la idea.

“Era increíble la cantidad de chicos que no pasaban la clase de Educación Física en secundaria. ¡Y eso que era la más fácil!” (Richard, de 21 años.)

“Algunos piensan que no tiene sentido salir a correr bajo el sol hasta quedar sudado y sin aire si pueden hacer algo parecido con un videojuego.” (Ruth, de 22 años.)

¿Eres uno de los que piensa así? En tal caso, te conviene recordar las ventajas que tiene el ejercicio regular. Fíjate en estas tres.

Ventaja 1. Aumenta tus defensas. Mi padre siempre dice que si no tienes tiempo para hacer ejercicio, te conviene ir buscando tiempo para enfermarte”, cuenta Raquel, de 19 años.

Ventaja 2. Hace que el cerebro produzca sustancias tranquilizantes. Cuando tengo muchas cosas en la cabeza, correr es lo que más me ayuda —reconoce Emily, de 16 años—. Me da energías y me relaja mentalmente.

Ventaja 3. Puede ser divertido. Me gusta pasar tiempo fuera —explica Ruth, de 22 años—; por eso practico senderismo, natación, snowboard y ciclismo.

El secreto: Elige algún tipo de ejercicio intenso que te guste y dedícale un mínimo de veinte minutos tres veces a la semana.

Recuerda: Es cierto que los genes influyen en la salud, pero tu condición física depende mucho de ti y del estilo de vida que elijas. Así que la próxima vez que digas: “Tengo que hacer ejercicio”, recuerda que la decisión está en tus manos.