Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al contenido

Testigos de Jehová

español

LOS JÓVENES PREGUNTAN

¿Qué debo tomar en cuenta al enviar mensajes de texto?

  • :-) Los mensajes de texto te mantienen en contacto con tus amigos.

  • :-( Los mensajes de texto pueden echar a perder una buena amistad y hacerte mala fama.

En este artículo verás por qué es importante pensar en lo siguiente antes de enviar un mensaje de texto.

Y también hallarás las siguientes secciones:

 A quién escribes

Al igual que muchos jóvenes, quizás pienses que no podrías vivir sin los mensajes de texto. Y la verdad es que te pueden servir para mantenerte en comunicación con toda tu lista de contactos; claro, con el consentimiento de tus padres.

“A mi papá no le gusta que mi hermana y yo hablemos con chicos. Si lo hacemos, tenemos que usar el teléfono fijo de la sala y asegurarnos de que haya alguien más presente.” (Lenore)

Lo que debes saber: Darle tu número a cualquiera puede meterte en problemas.

“Si le das tu número a todo el mundo, te expones a que te lleguen mensajes o fotos que no quieres recibir.” (Scott)

“Es muy fácil que te enamores de alguien con quien te escribes constantemente.” (Steven)

La Biblia dice: Sagaz es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3). Si tomas las debidas precauciones, te ahorrarás muchos dolores de cabeza.

Caso real: Un amigo y yo nos enviábamos mensajes a cada rato. Yo pensaba que éramos buenos amigos, y nada más. Pero un día me dijo que se había enamorado de mí. Ahora me doy cuenta de que no debí pasar tanto tiempo con él ni debí haberle mandado todos esos mensajes” (Melinda).

Piensa en esto: ¿Crees que esa amistad siguió igual después de que ella supo lo que sentía el chico?

Reescribe la historia: ¿Cómo habría podido Melinda evitar que el chico se enamorara de ella y conservar la amistad?

 Qué escribes

Recibir mensajes puede ser divertido, y mandarlos es superfácil. Pero así de fácil es olvidar que pueden malinterpretarse.

Lo que debes saber: Con los mensajes de texto, lo que dices puede malinterpretarse.

“En los mensajes de texto es difícil darse cuenta de las emociones o el tono, incluso cuando se le añaden caritas. Así empiezan los malentendidos.” (Briana)

“Conozco muchachas que se han hecho mala fama por los mensajes que mandaban a los chicos.” (Laura)

La Biblia dice: El bueno piensa antes de responder” (Proverbios 15:28, Traducción en lenguaje actual). ¿Cuál es la lección? Antes de enviar un mensaje, asegúrate de lo que estás diciendo.

 Cuándo escribes

Los buenos modales también son importantes a la hora de enviar y recibir mensajes de texto. El sentido común te ayudará a fijar tus propias normas.

Lo que debes saber: Si no cuidas tus modales, darás la impresión de ser un maleducado y ahuyentarás a la gente.

“Es fácil olvidarse de la cortesía. Yo misma me he puesto a escribir mensajes durante una cena o mientras estoy conversando con alguien.” (Allison)

“Textear mientras conduces es muy peligroso. Si te distraes, podrías causar un accidente.” (Anne)

La Biblia dice: Para todo hay un tiempo señalado, [...] tiempo de callar y tiempo de hablar” (Eclesiastés 3:1, 7). Y también hay un tiempo para leer o escribir mensajes.

 Consejos prácticos

A quién escribes

  • ;-) Obedece las reglas de tus padres (Colosenses 3:20).

  • ;-) No le des tu número a cualquiera. Aprender a negarte cortésmente a dar información privada —como tu número telefónico— te ayudará cuando seas adulto.

  • ;-) Al escribir a personas del sexo opuesto, evita enviar mensajes muy cariñosos. Si tus intenciones no son serias, causarás dolor y frustración.

“Mis padres han visto que uso el teléfono como ellos esperan. Como me he ganado su confianza, no están tan pendientes de a quiénes tengo en mi lista de contactos.” (Briana)

Qué escribes

  • ;-) Antes de escribir un mensaje, pregúntate: “¿Conviene decir esto en un mensaje de texto?”. Tal vez sea mejor llamar por teléfono a la persona o decírselo cara a cara.

  • ;-) Evita escribir cosas que no dirías en persona. “Si no te atreves a decirlo de frente, tampoco lo digas en un mensaje de texto”, señala Sarah, de 23 años.

“Si alguien te envía alguna foto atrevida, díselo a tus padres. Hacerlo te protegerá, y ellos confiarán más en ti.” (Sirvan)

Cuándo escribes

  • ;-) Ponte normas respecto a cuándo usar el teléfono. “No llevo el teléfono conmigo cuando me siento a la mesa ni mientras estudio la Biblia o hago mis tareas —comenta una chica llamada Olivia—. Y en las reuniones cristianas, lo apago. Así no me da con mirarlo a cada instante.

  • ;-) Sé cortés (Filipenses 2:4). Cuando estés conversando con alguien, olvídate de los mensajes de texto.

“Yo misma me he puesto algunas reglas, como la de no mandar mensajes cuando estoy con mis amigos, a menos que sea algo muy importante. Tampoco le doy mi número a gente que no conozco bien.” (Janelly)