Configuración de accesibilidad

Ir al menú principal

Ir al menú secundario

Ir al contenido

Testigos de Jehová

¿Cómo puedo dejar de pensar en el sexo?

Lo que puedes hacer

Elige bien tus compañías. Si tus amigos o compañeros de clase empiezan a hablar de sexo, participar en la conversación hará que te cueste más trabajo mantener bajo control tus pensamientos. Muchas veces encontrarás la forma de librarte de la conversación sin convertirte en el blanco de las burlas y sin parecer que te crees mejor que ellos.

¿Verdad que nadie dejaría que un virus se introdujera en su computadora? ¿Por qué dejar entonces que los pensamientos inmorales entren en la mente?

Evita el entretenimiento inmoral. Gran parte del entretenimiento actual fomenta la inmoralidad. ¿Qué nos aconseja la Biblia? “Limpiémonos de toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” (2 Corintios 7:1.) Así pues, evita cualquier forma de diversión que alimente los deseos inmorales.

Recuerda: Los deseos sexuales no son malos en sí mismos. Dios creó al hombre y a la mujer para que se sintieran atraídos el uno por el otro y para que pudieran satisfacer esos deseos, eso sí, dentro del matrimonio. El que tengas fuertes impulsos sexuales no significa que seas una mala persona ni que vayas a caer en la inmoralidad.

Conclusión: Es posible mantener bajo control tus pensamientos. Si te lo propones, tus actos y tus pensamientos pueden ser puros y castos.